Un buen reclutador debe tener la habilidad de hacer sentir al candidato cómodo para que éstos se abran y revelen el máximo número de aspectos sobre su personalidad. Aun así, como candidato, hay que ser precavido puesto que un comentario fuera de lugar puede costar el puesto de trabajo.

Hay que tener en cuenta que es el reclutador quien hablará después del candidato para recomendarle, o no, para una determinada vacante. Por esta razón, aunque se pueda estar relajado y mostrarse natural, no se debe perder la profesionalidad y la seriedad que se requiere durante un proceso de selección.

Durante los procesos de reclutamiento se deben evitar decir estas cinco frases:

ACEPTO TODO LO QUE ME DES

Tras un periodo largo en búsqueda de trabajo, el candidato suele mostrarse hastiado por no encontrar un empleo. A pesar de ello, tiene que evitar parecer desesperado por cualquier oferta y no aceptar todo lo que se le ofrezca. Los reclutadores optarán siempre por los candidatos que más apasionados parezcan con la labor a desempeñar y no por aquellos que acepten cualquier cosa por desesperación o dinero. Si es así, el candidato no tiene que decirlo.

ESTE PUESTO ES TEMPORAL

El demandante no puede hacer ver que para el empleo al que aspira supondría algo transitorio para mantenerse a flote hasta que encuentre otra vacante que le interese más.

CRITICAR TU ANTIGUA EMPRESA

Hablar mal de la última compañía en la que se trabajó no es buena idea. Lo más probable es que el reclutador pregunte al solicitante de empleo por qué se marchó de su último puesto de trabajo pero ello no significa que éste tenga que ventilar sus frustraciones contra la empresa. Si lo hace, no estará dando una buena imagen de sí mismo.

AUNQUE HAGA LA ENTREVISTA, NO VOY A ACEPTAR EL PUESTO

Muchas veces, los candidatos acuden a los procesos de selección sabiendo de antemano que no van a aceptar el puesto. El motivo es entendible: no quieren cerrarse futuras puertas. A pesar de ello, no se lo diga al reclutador porque éste se sentirá frustrado por perder su tiempo y esfuerzo.

ACUDO AL PROCESO PERO ESPERO UNA CONTRAOFERTA DE MI EMPRESA

No hay mejor manera de recordar a los jefes que, en cualquier momento, un empleado se puede marchar a la competencia. Acudir a otras compañías en busca de trabajo puede ser un medio efectivo de llamar la atención de sus  superiores y conseguir aumentos de sueldo, mayor flexibilidad, puestos de responsabilidad… A pesar de ello, nunca se debe reconocer porque los reclutadores sentirán que solo son un peón más en el juego.

compartiendo información y creando sinergias

fuente: http://www.observatoriorh.com/seleccion/5-cosas-que-nunca-debes-decir-a-un-responsable-de-seleccion.html