En este artículo te presento un listado con 70 herramientas de aprendizaje y técnicas de formación que puedes utilizar en tus sesiones, cursos y talleres de entrenamiento.

Hay muchos profesionales para los que una hacer una sesión de formación consiste en realizar una presentación con PowerPoint y resolver dudas al final. Lo hacen así por comodidad, porque no tienen tiempo para plantear otro tipo de formación o, simplemente, porque es como ellos mismos fueron entrenados en el colegio o la universidad y creen que es la mejor manera.

Y entiéndeme bien. Una lectura magistral bien hecha es una herramienta de aprendizaje extraordinaria. Pero esto no implica que no estemos abiertos a explorar y emplear otras técnicas de formación que pueden servir como complemento, ser más efectivas en determinadas situaciones o mejorar la experiencia de los participantes.

Cómo fomentar la participación de los asistentes en cursos y talleres de formación

Ok. Y si no hacemos una presentación con PowerPoint, entonces ¿cómo podemos hacerlo?

En primer lugar, estructurando la sesión para aumentar el protagonismo de los asistentes y su participación.

Una de las muchas estructuras que hay es el modelo PAF que ya hemos comentábamos en el artículo “Cómo diseñar sesiones de formación realmente efectivas utilizando el modelo PAF” . Puedes dividir tu curso o taller en bloques que sigan esta estructura sencilla:

  • Presentación: se realiza la exposición de los contenidos.
  • Aplicación: los participantes experimentan. Aquí usarías ejercicios y dinámicas que permitan a los participantes aplicar lo explicado en la presentación.
  • Feedback: está es la parte en la que se reflexiona en grupo sobre las experiencias vividas y se obtienen conclusiones.

Puedes usar variaciones de esta estructura. Por ejemplo, Nacho Téllez comentaba que en sus cursos para aprender a hablar en público eficazmente suele utilizar esta otra. Primero planteas un problema a los participantes que intentan resolverlo. A continuación, presentas el contenido y explicas de qué manera  se podría haber resuelto. Los participantes vuelven a realizar el ejercicio aplicando los nuevos conocimientos. Y finalmente, se reflexiona y comparten las conclusiones.

Para decidir la duración más adecuada de cada parte, hay que tener en cuenta distintos factores como el tipo de curso, el número de asistentes o la experiencia previa de los participantes. En mi caso, suelo aplicar la estructura PAF en sesiones de 45 minutos (de 10 a 15 minutos para presentar, entre 15 y 25 minutos para resolver el problema y de 10 a 15 minutos para la parte de feedback).

Estas estructuras son solo una propuesta. Hay muchísimas otras que puedes aplicar. Con tu experiencia irás improvisando otras nuevas. Comprobarás  cuáles funcionan mejor en tus cursos y con el tipo de asistentes que participan. Lo importante es tener presente que, para que se produzca un verdadero aprendizaje, los participantes deben tener oportunidad de practicar y de vivir experiencias.

Cómo elegir la técnica de formación más adecuada.

Una vez que hemos decidido un tipo de estructura podemos seleccionar la técnica de formación que vamos a utilizar para facilitar ese proceso aprendizaje.

A la hora de seleccionar una herramienta u otra, te recomiendo que consideres algunos factores importantes como:

  • Propósito. Cada técnica de formación tiene sus ventajas y desventajas. Algunas funcionan mejor para conseguir un determinado tipo de objetivos. A la hora de elegir una técnica siempre debemos preguntarnos ¿qué quiero conseguir con este ejercicio? ¿Explorar ideas? ¿Desarrollarlas? ¿Analizar un tema? ¿Priorizar? ¿Recolectar apreciaciones? ¿Mejorar algo?
  • Nivel de participación. Hay técnicas de formación que facilitan una mayor participación. Ante la duda, elige aquella que posibilite mayor implicación por parte de los asistentes. Puede que debido a las condiciones de la formación (tiempo disponible, número de participantes, cantidad de contenidos, etc.) tengamos que optar por técnicas menos participativas.En radiología, hay una norma básica de seguridad que cualquier radiólogo conoce: ALARA (As Low As Reasonably Achievable). Se refiere a reducir la radiación al paciente cuando se toman imágenes de rayos X al nivel “tan bajo como sea razonablemente alcanzable”. Cuando realices tu próxima formación, recuerda aplicar ALARA. Intenta mantener la pasividad e inacción de los participantes al nivel “tan bajo como sea razonablemente alcanzable”.
  • Entorno o condiciones en la que se va a desarrollar la formación. ¿La formación se va a realizar de forma presencial, online o combinando ambas (el famoso blended learning)? ¿La formación va a realizarse en tiempo real para fomentar la interacción (síncrona), se va a grabar y editar los contenidos para que puedan estar accesibles (asíncrona), o se van a ejecutar ambas opciones?
  • Recursos para la preparación. Algunas técnicas de formación requieren un mayor tiempo de preparación y dedicación. Por ejemplo, contactar con ponentes, confirmar disponibilidad de fechas, valorar y reservar opciones de desplazamiento, alojamiento, diseñar y preparar materiales audiovisuales, configurar un sistema LMS, etc. Otras técnicas en cambio únicamente dependen de ti. Valora los recursos de los que dispones (tiempo y presupuesto).Ya sabes la relación entre calidad, coste y rapidez. Si quieres algo rápido y de calidad, será caro. Si quieres algo de calidad pero barato, será lento.

    Si quieres algo rápido y de calidad, será caro. Si quieres algo de calidad pero barato, será lento.

  • Recursos para la ejecución. Hay técnicas que pueden tener costes económicos asociados y que pueden ser un factor limitante: honorarios y gastos de desplazamiento de expertos, desplazamiento de los participantes, alquiler de espacios o medios audiovisuales, pago de herramientas software, etc.

Por si te sirve de ayuda, este es el flujo de trabajo y las preguntas a las que respondo cuando necesito seleccionar una técnica de formación:

  1. ¿Tienes claros los objetivos de tu formación? Si no es así, piensa en ello primero.
  2. Escoge una técnica de formación que creas puede ayudar a tus participantes a alcanzar dichos objetivos y teniendo en cuenta los recursos disponibles, el entorno de trabajo y el tipo de participantes.
  3. ¿Estarán cómodos los participantes con la técnica que has elegido? ¿Estarás tú cómodo con la técnica que has elegido?
  4. ¿Es práctica la técnica escogida? ¿Ofrece resultados?
  5. ¿Podrás llevar a cabo la técnica elegida? ¿Cuentas con los recursos necesarios para ponerla en marcha? (recursos económicos, tiempo, contactos, etc.)
  6. ¡A por ello! ¡Mucho éxito!

A continuación te ofrezco un listado con técnicas de formación y herramientas que puedes utilizar tanto en la presentación de contenidos como en la aplicación de los conocimientos, habilidades o actitudes que estés trabajando con tus participantes. Espero que te sean útiles o que al menos te hagan reflexionar sobre cómo puedes mejorar tus cursos y talleres de formación.

 

Técnicas de formación para la presentación de contenidos.

#1 Cesta de preguntas.

Se puede ofrecer a los participantes 5 minutos para que escriban sus preguntas y luego leerlas. O también, si el curso de formación dura varios días, se puede dejar la cesta (o una hoja de rotafolios en la pared) siempre disponible para que cualquiera, en cualquier momento del taller, pueda dejar una pregunta. El formador, puede ir leyendo las preguntas en las pausas y dedicar un poco de tiempo a responderlas al comenzar la siguiente sesión.Los participantes escriben una o varias preguntas en notas adhesivas y las van pegando en una pared o las introducen en una cesta. A continuación, el formador lee las notas y bien, responde a las cuestiones o plantea las preguntas al grupo de participantes para discutir y ser respondida entre todos. Este ejercicio se puede realizar de muchas formas.

#2 Charla.

Se trata de una presentación oral que puede ir o no acompañada de algún tipo de soporte audiovisual (un objeto, rotafolios, presentación PowerPoint, vídeo, música, etc.). Hay charlas muy breves de unos 5 minutos hasta otras más extensas de unos 20 minutos (como las ya famosas charlas TED).  Por cierto, hace no mucho, El Mundo Today anunciaba que “En 2020, todos los españoles habrán dado una charla TED” así que vete preparando la tuya.

#3 Coloquio.

Es una versión del panel de expertos en la que se incluyen a los propios alumnos en el panel. La idea es que estos últimos planteen preguntas, propongan temas y hagan comentarios para que los expertos den su opinión.

#4 Conferencia.

Conferencia

Se trata de una presentación oral que puede estar apoyada o no por material audiovisual. A diferencia de las charlas, las conferencias suelen tener una extensión mayor. Debido a esta mayor duración es clave controlar el nivel de energía de los asistentes para mantener su atención (haciendo preguntas, cambios de entonación, contando anécdotas, teatralizando, moviéndote por la sala, etc.).

#5 Cuestionario.

Los participantes rellenan un cuestionario, respondiendo preguntas que les hacen reflexionar sobre el tema a tratar. Permite a los asistentes darse cuenta de su nivel de conocimientos y experiencia sobre el mismo. Les ayuda a pasar de ese estado de incompetencia inconsciente a incompetencia consciente de la escalera del aprendizaje.

#6 Cuestionario dinámico.

En este caso, el formador plantea preguntas y las correspondientes posibles respuestas a los participantes. Estos deben responder situándose físicamente en lugar que representa una respuesta.
Por ejemplo, la parte derecha de la sala puede representar la respuesta “verdadero” y la parte izquierda la respuesta “falso”. Este ejercicio es útil para elevar el nivel de energía de los participantes en cursos o sesiones donde permanecen mucho tiempo sentados.

#7 Cuestionario sobre documentos.

Los participantes reciben uno o varios documentos y una serie de preguntas cortas relacionadas con estos. Deben responder a las cuestiones usando sus propios conocimientos y los obtenidos del análisis del texto. Los documentos pueden ser texto, artículos de periódicos, fotos, imágenes prediseñadas, viñetas humorísticas, mapas, gráficos, infografías, etc.

#8 Debate.

Dos personas, o dos grupos de participantes, defienden posturas opuestas sobre un mismo asunto. Se van alternando los turnos. El objetivo del ejercicio es poder explorar la máxima cantidad de aspectos relevantes sobre el tema.

#9 Demostración.

Los asistentes observan como el formador o instructor realiza los pasos para conseguir un resultado. Puede ser una demostración en directo o grabada en vídeo.

Dos personas mantienen una conversación sobre un tema mientras que el resto observa. Puede tratarse de dos participantes hablando informalmente o dos personas actuando. Pueden hablar de puntos opuestos o simplemente tratar distintos aspectos del tema. El objetivo es explorar ideas y conceptos relacionados.

#11 Discusión grupal.

Los participantes tratan distintos aspectos de un tema. El formador hará de moderador para facilitar el turno de palabra de todo el mundo e ir resumiendo las conclusiones que vaya obteniendo el grupo.

#12 Discusión por parejas.

En este caso, el formador ofrece unos minutos para que los participantes, reunidos por parejas, hablen sobre un tema propuesto. Tras la discusión, se ponen en común las conclusiones de cada pareja.

#13 Dramatización.

Se asigna a varios participantes voluntarios un papel para que interpreten una escena teatralizada sobre la que, posteriormente, poder comentar y extraer conclusiones. Algunas empresas contratan incluso actores profesionales para llevar a cabo estas escenas y generar un mayor realismo e impacto en los asistentes.

#14 Entrevista.

Se invita a una persona experta o relacionada con uno de los temas del curso y los participantes pueden hacerle preguntas. Por ejemplo, si se están tratando temas de inclusión, el entrevistado podría ser una persona con alguna discapacidad a la que los alumnos pudieran preguntar por sus experiencias. La entrevista puede ser conducida por una sola persona y el resto hacen de observadores. O todos pueden plantear sus preguntas.

#15 Foro.

Tras la presentación de un determinado tema, los participantes discuten y responden a preguntas sobre el mismo. Para grupos grandes es recomendable la figura de un moderador. En el caso de un foro en línea se puede asignar o rotar la función de moderadores entre los participantes para evitar enfrentamientos no productivos en los distintos hilos de conversación.

#16 Historias.

Aunque quizá estés algo saturado de tanto oír hablar del storytelling, la verdad es que las narraciones, cuentos y relatos han sido desde siempre una de las herramientas de aprendizaje y transmisión del conocimiento más importantes del ser humano.
Puedes utilizarlas para introducir un tema, facilitar la reflexión o transmitir una enseñanza importante a los participantes. También, puedes pedir a los asistentes que cuenten o elaboren sus propias historias.

#17 Historia incompleta.

Consiste en plantear el final de una historia inventada o de un suceso real. Los participantes deben hacer preguntas para averiguar la información que falta y como se ha llegado a ese desenlace. Se puede limitar el tiempo y el número de preguntas de los participantes.

Esta es una de las muchas formas que usaban los monitores para entretenernos a los chavales durante las largas caminatas. Historias del tipo: “En pleno bosque, ha sido encontrado muerto un hombre en la copa de un árbol quemado. Llevaba puesto traje de buceo, aletas y gafas. ¿Qué ha ocurrido?” o “Un hombre está viendo la tele. De pronto, ve una noticia por televisión: un enorme accidente, donde muchas personas han muerto. El hombre se queda estupefacto y muy afectado. Se levanta, apaga la televisión, enciende la luz y se suicida… ¿Qué ha sucedido?”.

En Amazon puedes encontrar los juegos Black Stories con cientos de historias supercuriosas. Son un entretenimiento estupendo si tienes que hacer un viaje largo con la familia o quieres pasar una velada divertida entre amigos.

Puedes generar tus propias historias relacionadas con el curso a partir de anécdotas, curiosidades, casos de éxito o fracasos.

#18 Lectura conjunta.

Se les da un texto (artículo, resumen, guía, manual, etc.) a los participantes que deben leer o revisar para poner en común las ideas principales obtenidas por cada uno. La lectura se puede realizar de forma individual o en común, leyendo el formador o un participante en voz alta.

#19 Lectura previa.

Una buena forma de ir generando expectación en los asistentes antes del curso, consiste en enviarles algo de información previa. Puede ser una lectura sencilla o un ebook breve que esté relacionado con la temática del curso.
En algunos cursos este prereading también se utiliza para asegurar que los participantes parten de unos conocimientos mínimos y van a poder aprovechar realmente los contenidos del taller. Recuerda que la información previa debe ser breve y estar muy bien seleccionada. Debe estimular al alumno a querer aprender más, no desmotivarle o saturarle antes de empezar.

El uso de metáforas o la construcción de imágenes mentales potentes es una excelente herramienta de aprendizaje. Una metáfora no es más que una representación en la que trasladamos el significado de un concepto a otro, estableciendo una relación de semejanza entre ambos. Las metáforas ayudan a presentar conceptos y memorizarlos más fácilmente.

#21 Modelos de comportamiento (análisis).

Se presenta a los participantes una escena en la que va a analizar el comportamiento de una persona. Por ejemplo, el de un empleado con un cliente o con otro empleado. Esta escena se puede presentar de forma teatralizada por el formador y un asistente, con un vídeo o con un audio (por ejemplo, una grabación telefónica del servicio de atención al cliente).

A continuación se debate en conjunto o por grupos que elementos del comportamiento del sujeto de estudio habría que mantener, qué cosas se deberían dejar de hacer y qué cosas se deberían incorporar.

#22 Objetos.

El uso de objetos durante un curso o un taller de formación también facilita el aprendizaje de los participantes. Por una parte, el objeto lleva al asistente al plano físico, con algo que puede tocar, oler e incluso, saborear. Esto ayuda a reforzar las conexiones mentales con los contenidos.

Hace unos años, en una sesión sobre anatomía del cráneo, el formador entró en la clase disfrazado con una calavera gigante de corcho. Aunque la cabeza debía proceder de alguna tienda de disfraces estaba suficientemente bien hecha y pintada como para distinguir las suturas y poder desarrollar el tema. Además de pasar un rato divertido, es una experiencia que no se olvida fácilmente.

#23 Palabras y acrónimos.

Otra de las herramientas para fomentar el aprendizaje de los asistentes es el uso de palabras o acrónimos que permitan recordar conceptos. Por ejemplo, en el artículo sobre los ejercicios rompehielos, mencionábamos que un buen icebreaker debe ser MÍTICO (Movido, Interesante, Testado, Importante, Corto y Original). O algo mucho más conocido, al plantear un objetivo este debe ser SMART (Specific, Measurable, Attainable, Relevant & Time-bound), o en castellano: Especifico, Medible, Alcanzable, Importante y Medible en el tiempo.

El acrónimo no siempre tiene por qué formar una palabra conocida. A veces, para llamar la atención del participante también puede ser útil formar acrónimos que no signifiquen nada. Al ser una palabra completamente original despertará su curiosidad.

#24 Panel de expertos.

En esta técnica, un grupo de expertos discuten sobre un tema mientras que los asistentes observan. Normalmente, hay un moderador que mantiene viva la discusión planteando preguntas. Los asistentes pueden tener también la opción de preguntar al final de la conversación.
Cuando asisten muchos asistentes puede resultar interesante utilizar aplicaciones como Socialqa.com o Sli.do para que la audiencia pueda proponer y votar las mejores preguntas desde su móvil.

#25 Panel de expertos con silla caliente.

Se trata de un panel de expertos en el que un asiento queda libre para que cualquier asistente pueda ocuparlo durante un momento dado para intervenir. Tras su aportación, la silla queda libre para otro participante que quiera intervenir.

#26 Phillips 66

En grupos de 6 personas, los participantes tratan un tema durante 6 minutos. Deben consensuar sus conclusiones para luego ponerlas en común. Esta es una técnica sencilla, rápida y que facilita la participación de todos al poder tratar los temas en grupos reducidos.

27 Reflexión.

También se puede ofrecer un elemento que haga de iniciador de la reflexión, como una palabra, una frase inspiradora, una fotografía, una canción, etc.El formador da tiempo a los participantes para que puedan reflexionar sobre un tema determinado. Seguidamente, los participantes pueden poner en común sus ideas. Si dispones de acceso a un espacio abierto o un entorno natural, se puede ofrecer a los participantes la posibilidad de reflexionar paseando o que busquen un sitio donde se encuentren cómodos.

#28 Representaciones gráficas.

El formador presenta una representación visual o gráfica que muestra las relaciones entre hechos, términos o ideas relacionadas con un tema. Esta representación puede tomar la forma de mapas mentales, esquemas, diagramas, líneas temporales o plantillas (como las que puedes encontrar en los ejercicios que propone Desarrollo e Impacto). El formador puede utilizar estas representaciones tanto para introducir un tema como para identificar los contenidos esenciales.

#29 Simposio.

Un simposio reúne una serie de presentaciones relacionadas con un tema. Cada presentador muestra un aspecto del mismo. Suele haber un moderador que hace la introducción de los ponentes y además puede resumir los contenidos o puntos más importantes. Los participantes también pueden plantear sus preguntas al final.

#30 Videotutorial.

En este caso el formador graba en vídeo una demostración con los pasos a seguir y poder realizar una determinada tarea. Aporta flexibilidad porque los alumnos pueden ver los vídeos cuando quieran y repetirlos las veces que necesiten. Los videotutoriales funcionan muy bien como herramienta de aprendizaje de aplicaciones software, ya que si el alumno cuenta con la misma versión que el profesor, este debería ser capaz de reproducir resultados iguales o muy parecidos.

#31 Visita de campo.

Los participantes son llevados al lugar en el que se llevan a cabo las tareas que están aprendiendo o actividades relacionadas. Para que sea realmente útil la visita debe ser planificada de principio a fin. Para el aprendizaje es clave el análisis posterior que se haga una vez finalizada la visita y poner en común las observaciones, preguntas y conclusiones de los participantes.

#32 Webinar.

Un webinar o seminario web es una presentación online a la que se pueden conectar cientos o miles de personas a la vez. Normalmente, los asistentes hacen sus preguntas al formador por escrito a través de un chat. En el artículo 101 herramientas para formadores encontrarás un apartado con sugerencias de aplicaciones para realizar seminarios online.

Ahora está de moda que empresas y profesionales independientes ofrezcan webinars pregrabados dentro de su estrategia de contenidos y aprovechando las facilidades que ofrecen las herramientas de automatización para crear embudos de conversión. Este tipo de webinars no son más que un vídeo que se reproduce a una hora determinada en una página web y por tanto no hay interacción de los participantes con el formador.

Aunque no es mi opción favorita, si el contenido está trabajado y es de calidad, también puede ser una herramienta de aprendizaje excelente. Es más, puede haber webinarsautomáticos que sean más útiles por su contenido de gran calidad que otros con el formador participando en tiempo real.

 

Técnicas de formación para la aplicación de conocimientos, habilidades y actitudes.

#33 Caso clínico.

Los participantes deben analizar la información facilitada sobre un determinado problema para establecer una hipótesis con las causas de dicho problema y plantear el mejor tratamiento.

Si alguna vez has visto la serie del Dr. House, habrás visto como los pobres médicos del equipo intentan resolver los casos clínicos extraños que les llegan y como le proponen hipótesis a House. Mientras, este les va dando collejas por ser tan tontos. Bueno, no es exactamente así pero más o menos.

#34 Caso de estudio

Este es el método utilizado por muchas escuelas de negocio. Consiste en plantear una situación o un problema a los participantes para que, de forma individual o en grupos, realicen sus recomendaciones. Estos casos de estudio pueden referirse a situaciones ficticias o ser problemas reales a las que se han enfrentado empresas, organizaciones o individuos.

Normalmente, hay muchos datos que se omiten a la hora de presentar el caso, por lo que este tipo de ejercicio requiere que los participantes utilicen toda su capacidad de análisis así como estudiar el entorno para hacer asunciones razonables.

#35 Caso de estudio exprés.

Esta es una variación del caso de estudio en la que se reduce la información aportada hasta dejar únicamente los datos claves. Mientras que la búsqueda de información, discusión y resolución de un caso de estudio puede llevar días e incluso semanas, la idea del caso exprés es realizar las tareas clave para resolverlo en una o dos horas.

#36 Coaching.

(Coachs del mundo, no os tiréis de los pelos por mis muy posibles fallos en esta descripción. ¡Allá voy!) El coaching es un proceso de aprendizaje, en el que el entrenador (coach) facilita el crecimiento personal y/o profesional de los entrenados (coachees) mediante el acompañamiento y conversaciones periódicas que estimulan la reflexión, el cambio de creencias y el desarrollo de las capacidades.

A diferencia del mentor, el coach no tiene por qué ser experto en el área en el que trabaja el coachee. Sin embargo, debe conocer y emplear eficazmente los mecanismos que facilitan el desarrollo de la persona para que esta pueda encontrar su propio camino. Se puede realizar coaching tanto a grupos como de forma individual.

#37 Crítica.

Los participantes analizan las fortalezas y debilidades de un determinado producto, servicio, sistema, proceso, etc. Y plantean ideas y sugerencias de mejora.

#38 Examen.

El examen es una prueba para comprobar el nivel de aprendizaje de los participantes. El examen puede ser oral, escrito o práctico. En el caso de un examen escrito los participantes deberán desarrollar un tema, responder un cuestionario, o resolver problemas. En el caso de un examen práctico el participante debe demostrar que sabe hacer la tarea o tareas exigidas por el examinador.

#39 Examen cruzado.

Se divide a los participantes en grupos. Cada grupo debe preparar un examen con varias preguntas sobre los contenidos del curso. A continuación, los exámenes rotan, y cada grupo debe responder el examen preparado por otro. El formador debe orientar sobre el tipo de preguntas a plantear y el nivel de dificultad aceptable.

#40 Gamificación.

Este es otro término estrella del que todo el mundo habla. Al contrario de lo que mucha gente piensa, no se trata de incluir juegos en la formación sino en incluir la propia dinámica de los juegos. Es decir, introducir elementos como reglas de interacción, premios e incentivos que motiven a los participantes a querer explorar y aprender.

#41 Generación y prueba de hipótesis.

Los participantes utilizan sus conocimientos sobre un tema para ampliarlos y generar otros nuevos. Este ejercicio puede hacerse de varias formas. Por ejemplo, los participantes pueden realizar varias experiencias preparadas por el formador y de ahí, tener que deducir una regla general o una conclusión.

Otra forma, es solicitar a los participantes que planteen su hipótesis sobre cómo resolverían un determinado problema. A continuación, deben experimentar y comprobar si su hipótesis es válida. Por último, se realiza una puesta en común para obtener las principales conclusiones.

#42 Guía paso a paso.

En este ejercicio se plantea un problema a los participantes y se ofrece una guía con los pasos que deben seguir para resolverlo. Se puede realizar de forma individual o en grupo. Dependiendo del tipo de formación, puede ser interesante omitir algún paso o incluir una explicación incorrecta, para que los participantes tengan que discurrir y plantear la alternativa más adecuada.

#43 Guía paso a paso deconstruida.

Los participantes reciben varias notas. En cada una se incluye uno de los pasos del proceso para lograr un resultado. Los participantes deben averiguar el orden de las notas razonando y experimentando con diferentes combinaciones.

#44 Ejercicio práctico.

Los participantes deben poner en práctica la habilidad demostrada por el instructor, ya sea de forma individual o en grupo. El formador puede facilitar una hoja de comprobación del desempeño o una rúbrica para que los alumnos puedan evaluar el grado de desarrollo de la habilidad.

#45 Flipped training.

El profesor prepara y busca los contenidos de estudio (generalmente audiovisuales) que los alumnos ven en casa. Así, el tiempo en el aula se emplea para la realización de ejercicios, experimentos, discusiones y trabajos de grupo. La idea es que el profesor pueda participar en la parte más activa del aprendizaje de los alumnos. Es decir, cuando estos realmente están haciendo y poniendo en práctica los conocimientos.Flipped classroom es una de las metodologías de las que más se habla en el ámbito de la educación y la enseñanza. La idea es “darle la vuelta” a la clase tradicional que hemos vivido casi todos en el colegio.

Esta técnica de aprendizaje también se podría aplicar en un curso intensivo en el entorno de la empresa. Y digo intensivo refiriéndome a varios días completos de entrenamiento en el que sepamos que los participantes van a disponer de tiempo para revisar los contenidos individualmente una vez finalizado el taller.

#46 Juego.

La idea del juego es afianzar los conocimientos, habilidades y actitudes aprendidas de una forma amena y divertida. Existen infinidad de juegos y clasificaciones (cooperativos, competitivos, de acción secuencial, de acción simultánea, con información completa, información incompleta, etc.). La elección de un juego dependerá de los objetivos de aprendizaje buscados.

#47 Laboratorio.

El entorno se prepara para que los participantes puedan hacer pruebas sobre los conocimientos, habilidades y actitudes adquiridas. Aquí es clave el diseño del experimento. Es decir, establecer las variables que intervienen, las condiciones, cuál es la hipótesis a comprobar y cómo se va a validar el experimento.

#48 Lego Serious Play.

¿Sabes que hay gente que se gana la vida jugando con piezas de Lego? Pues esto (y mucho más) es lo que hacen los profesionales que utilizan la metodología Lego Serious Play para desarrollar la innovación en empresas, fomentar el aprendizaje colaborativo en grupos de trabajo o resolver problemas de forma creativa.

Una de las posibles formas de trabajo es la siguiente. Los participantes se sientan alrededor de una mesa con muchísimas (cientos o miles) piezas de Lego. El formador actúa durante el taller como facilitador, realizando preguntas clave a las que los participantes responden construyendo libremente con las piezas. Esas respuestas se ponen en común y se plantean nuevas preguntas al grupo, para seguir profundizando.

#49 Mentoring.

El mentor es un experto en un campo determinado que acompaña y da soporte a los mentorizados mientras estos realizan las tareas o desarrollan las habilidades que están aprendiendo. Los mentorizados van resolviendo sus dudas con el mentor conforme tienen que enfrentarse a los problemas reales. El mentor guía al mentorizado para que este pueda adquirir sus conocimientos y desarrollar las habilidades y actitudes clave.

Si alguna vez tienes que elegir mentor, ya sabes: “sigue únicamente a aquel que ha llegado donde tú quieres llegar”.

Sigue únicamente a aquel que ha llegado donde tú quieres llegar.

#50 Modelar.

En este ejercicio el formador o un invitado experto muestra un nuevo concepto o habilidad que los participantes observan e imitan. Este ejercicio se puede utilizar para mostrar cómo realizar una tarea de forma más eficiente o enseñar a pensar estableciendo nuevos modelo de pensamiento (mindset).

#51 Pecera.

Los participantes se sitúan en dos círculos concéntricos. Los del círculo interior discuten sobre un tema propuesto mientras que los del círculo exterior observan. Al finalizar la discusión los observadores realizan sus comentarios y aportaciones.

#52 Preguntas.

Las buenas preguntas se caracterizan por ser breves, concisas, claras, y directas. Provocan la reflexión y se ajustan a las características (edad, intereses, nivel de estudios, entorno social, etc.) y experiencia de los participantes.Sócrates, considerado como uno de los más grandes maestros de la historia, se caracterizaba por su forma de enseñar haciendo preguntas. Las preguntas ayudan a los participantes a conectar conceptos, a estar más atentos, fomentan el pensamiento creativo, a estimular la discusión y a profundizar en los conocimientos. Además, las preguntas se pueden utilizar dentro de otras técnicas formativas.

#53 Proyectos.

Los proyectos facilitan que los participantes puedan demostrar y aplicar sus conocimientos. Los proyectos se inician con una pregunta abierta o un reto. Los participantes deben investigar, analizar, experimentar y construir su propia solución. Por ejemplo, en la universidad, el proyecto de fin de carrera es la culminación de toda esa etapa de aprendizaje.

#54 Realidad aumentada.

La realidad aumentada (RA) facilita ver y escuchar información y contenidos a través de un dispositivo electrónico (normalmente un móvil, tablet o unas gafas), superpuestos en el entorno físico donde se encuentra el usuario. Generalmente se utiliza algún tipo de seguidor (tracker) para que la aplicación de RA superponga los objetos.

La realidad aumentada puede servir como herramienta de aprendizaje enriqueciendo con información relevante el entorno en el que los participantes están trabajando. Por ejemplo, para unos estudiantes de medicina, la RA podría servir para aprender sobre anatomía proyectando las imágenes anatómicas sobre un maniquí (como en este video) o sobre el propio paciente como en este otro video:

 

Aunque existen muchísimas aplicaciones gratuitas (como Augment o Layar) y de pago para poder crear tus propios proyectos de realidad aumentada (Aumentaty Author es con la que mejores resultados he obtenido), todavía no es sencillo para el usuario no experto, crear y animar con realismo modelos en 3D que usar en estas aplicaciones.

En mayo tuve oportunidad de probar las gafas de realidad aumentada Hololens de Microsoft. Tengo que reconocer que es una experiencia increíble y totalmente diferente a utilizar una aplicación de AR en el móvil. Lo que más me sorprendió es que puedes situar objetos 3D, videos, textos, imágenes, etc. en cualquier ubicación física, ya sea una habitación o en toda una planta de un edificio.

Esta funcionalidad permitiría a varios participantes colaborar simultáneamente para construir objetos o explorar conjuntamente un entorno. Imaginas lo que supondría para un estudiante ponerse unas gafas y poder recorrer el Coliseo de Roma, viendo su estado original y observando como miles de personas en las gradas vitorean a los gladiadores que luchan en la arena. Todo llegará.

#55 Realidad virtual.

La realidad virtual (RV) como herramienta de aprendizaje me recuerda a los adolescentes hablando de sexo, todos hablan de ello pero ninguno ha hecho nada. Existen bastantes aplicaciones orientadas a la presentación de contenidos, pero no hay muchas que permitan una interacción fluida de varias personas simultáneamente.

Todavía existen barreras para la utilización de la RV como una herramienta común. Algunos factores que frenan su expansión son el coste del equipamiento necesario (precio de las gafas de visualización (Oculus RiftHTC Vive y Sony PlayStation VR son las más populares), interfaces táctiles muy básicas, la falta de movilidad de los sistemas (normalmente todos requieren estar conectados con un cable a un ordenador con una tarjeta gráfica potente que procesa las imágenes) y por último, la dificultad para que el usuario no experto pueda crear entornos virtuales con calidad e interactividad.

Cuando estas limitaciones se superen y se desarrollen más aplicaciones prácticas, los sistemas de RV y su aplicación en el campo de la educación van a tener un crecimiento exponencial. Algunos estiman que el mercado total (aplicaciones, dispositivos, redes, etc.) de la RV moverá una suma de 200 mil millones para el año 2020 a nivel mundial (fuente). Aunque pueda sorprender a más de uno, algunos expertos afirman que junto con los videojuegos, la industria del porno va a ser uno de los mayores impulsores de la realidad virtual.

Al igual que la RA, la realidad virtual aplicada al campo de la formación tiene infinitas aplicaciones como simular entornos en los que los participantes puedan explorar, o en los que puedan practicar una y otra vez las habilidades a desarrollar, vivir experiencias impactantes que les ayuden a fijar los contenidos, colaborar con compañeros situados a miles de kilómetros, etc.

Mi primera experiencia de RV fue con las Oculus Rift y su aplicación de demo, Oculus Dreamdeck en la que vas pasando distintas escenas. La sensación de inmersión es increíble. Si además dispones de algún dispositivo como el Leap Motion con el que puedas ver en tiempo real tus manos interactuando en el entorno virtual, la sensación de inmersión es muchísimo mayor.

#56 Representación mental.

En este caso los participantes son guiados por el formador para cerrar los ojos e ir imaginando como van realizando una determinada tarea o los pasos de un proceso. La idea es utilizar esta técnica como un refuerzo a la práctica real.

#57 Representantes expertos o el sindicato.

Se forman grupos de participantes para resolver un problema. A cada miembro del grupo se le asigna una especialidad sobre algún aspecto del tema a tratar. En primer lugar, hay un tiempo para que cada miembro de cada grupo se reúna con los especialistas de los otros, y puedan discutir y poner en común las ideas principales.

De vuelta a los grupos originales, cada miembro aporta los conocimientos adquiridos en la puesta en común con los especialistas de los otros grupos. La idea es que todos los miembros del grupo puedan ofrecer ideas desde distintas perspectivas.

#58 Revisión por parejas.

En este ejercicio, los participantes se juntan por parejas. Una persona de la pareja realiza o lleva a cabo la tarea o tareas, mientras que su compañero evalúa la ejecución y le da feedback.

#59 Revista, boletín, blog.

Otra propuesta es que los participantes preparen artículos individualmente o en grupos. Estos se pueden recopilar en una revista digital o un blog para que todos puedan leerlos. Al escribir un artículo tendrán que reflexionar, buscar información y organizar los contenidos. Y al leer los post de otros compañeros tendrán oportunidad de comentar, discutir y aprender.

#60 Roleplay clásico.

Para que esta dinámica sea productiva es importante que el formador defina bien los papeles que van a asumir los dos o tres participantes voluntarios. También es importante que de indicaciones al resto de los asistentes que harán de observadores para orientar su atención en los elementos que se desee trabajar.Este es también uno de los ejercicios más usados en formaciones dentro de las empresas. Consiste en plantear una situación realista en la que los participantes pueden aplicar las habilidades o conocimientos adquiridos, asumiendo determinados roles o papeles.

Una vez finalizado el roleplay se hará una puesta en común de la experiencia, tanto por parte de las personas que asumieron los papeles como de los observadores. Ten en cuenta que puede haber algunos participantes que hayan tenido malas experiencias previas realizando otros roleplays y muestren rechazo. Puede que alguno se sintió en ridículo, que no obtuviera ningún beneficio del ejercicio, que no le guste ser observado, etc. Es muy importante que el roleplay tenga un objetivo claro y como formador, sepas la experiencia de aprendizaje que deseas aportar.

#61 Roleplay doblado.

Esta es una variación del roleplay clásico que además de hacer visible el mensaje real que se quiere comunicar, puede llegar a ser una dinámica muy divertida. Como en el roleplayclásico hay dos voluntarios que representan dos papeles. Y además, se añaden otros dos voluntarios que acompañaran a los anteriores y representarán la voz de su pensamiento o su conciencia. Estos “dobladores” irán traduciendo o mostrando los sentimientos de la persona a la que están subtitulando.

Hay dos formas de hacer el doblaje. En una primera variante, cada doblador interviene justo después del participante al que dobla. Una secuencia podría ser como sigue. (Advertencia: este es un diálogo ficticio. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia)

  • Participante 1 (papel de vendedor): Muchas gracias por atenderme Sr. Y. Como sé que anda justo de tiempo se lo presentaré brevemente.
  • Participante 2 (doblador vendedor): Después de 9 días llamándote y 10 emails para concertar esta cita, hoy no te me escapas.
  • Participante 3 (papel de cliente): Sí, disculpe que no haya podido contestar a sus llamadas y correos. Cuénteme.
  • Participante 4 (doblador cliente): Voy a atender a este para que me suelte el rollo y pueda continuar con mis asuntos.

En una segunda variante, los participantes con el papel hablan primero una vez cada uno y luego intervienen los dobladores.

#62 Roleplay cruzado.

En esta variante del roleplay clásico, durante el ejercicio el formador hace una pausa y los participantes deben intercambiar papeles y continuar en el punto donde lo dejaron. Este ejercicio ayuda a los participantes que están actuando a ponerse en el lugar del otro (ver la situación desde sus zapatos) y es también muy interesante de analizar para los observadores (al cambiar papeles ¿hay más colaboración? ¿menos? ¿cómo de cerca está cada participante de conseguir su objetivo?).

#63 Si fuera…

T

Esta herramienta fomenta el pensamiento lateral y la creatividad. Tras tratar un tema en grupos, el formador pide a los participantes que resuman y materialicen las conclusiones en algo físico.
Por ejemplo, podría ofrecer arcilla o plastilina de colores y pedir a los participantes que representen en un objeto que es lo que han aprendido o los puntos clave de un tema. O podrían representarlo en un dibujo o incluso preparando una comida.

También es interesante que, a la hora de que cada uno o cada grupo presente sus creaciones, el resto de asistentes intenten adivinar que se buscaba representar.

#64 Similitudes y diferencias.

En este ejercicio los participantes deben comparar dos elementos: situaciones, productos, servicios, sistemas, etc., y hacer visibles las fortalezas y los puntos de mejora. También es un buen ejercicio para explorar nuevos conceptos e ideas.

Por ejemplo, hay un libro muy interesante titulado si “Si Disney dirigiera tu hospital: 9 ½ cosas que harías de forma diferente” (If Disney Ran Your Hospital: 9 1/2 Things You Would Do Differently)) que aborda como sería la atención a los pacientes aplicando la atención al cliente que ofrece Disney es sus parques temáticos.

En esta línea también de buscar similitudes y diferencias, “¿Cómo lo haría Google?” (What Would Google Do?: Reverse-Engineering the Fastest Growing Company in the History of the World) plantea cómo serían distintos servicios tradicionales (universidades, aerolíneas, restaurantes, etc.) si fuera Google quien los ofreciera.

#65 Simulacro.

En un simulacro se crea un escenario lo más real posible para que los participantes puedan realizar las tareas de la forma más verosímil. Las simulaciones son utilizadas por muchas especialidades cuyo aprendizaje requiere muchas horas de práctica, para las que las consecuencias pueden ser críticas o que requieren la colaboración de muchas personas (pilotos de aeronaves, especialistas médicos, cuerpos de seguridad, equipos de rescate, etc.).

#66 Taller práctico (workshop).

El formador muestra a los participantes las acciones a seguir para conseguir un determinado resultado o producto, y los participantes van realizando cada paso con su ayuda.
Esta es una de mis técnicas preferidas ya que ofrece a los asistentes la oportunidad de real de comprobar si están aprendiendo y cuánto están aprendiendo.

#67 Tormenta o lluvia de ideas.

Esta es una técnica clásica para la generación de ideas. El formador plantea un tema o un problema y los participantes van aportando sus ideas espontáneamente. Durante la generación de ideas estas no se juzgan ni evalúan. Una vez terminada esta fase de aportación, se agrupan y se clasifican. La propuesta de ideas se puede hacer de forma grupal o individual.

En grupo, los participantes van diciendo sus ideas y alguien las apunta. De forma individual, cada persona apunta en uno o varias notas adhesivas sus ideas y se van pegando en un panel. Personalmente prefiero la segunda opción para facilitar que todo el mundo participe. Cuando se hace de forma grupal pueda haber asistentes que no den sus ideas por considerarlas peores o por ser más tímidos.

Por ejemplo, en un curso con vendedores, se podría utilizar la lluvia de ideas para generar el mapa de empatía del cliente. O por ejemplo, también se puede utilizar una lluvia de ideas para completar un análisis DAFO. Es tan importante la fase de generación de ideas como la fase de evaluación, para examinarlas, agrupar ideas similares y consensuar cuáles son las más relevantes.

#68 Trabajo por grupos.

Consiste en proponer un tema común y dividir a los participantes en grupos para que en cada uno lo desarrolle. Posteriormente, los grupos ponen en común las conclusiones principales del trabajo realizado. Es muy importante que los grupos estén equilibrados para que todos los asistentes participen y no haya perfiles dominantes que tomen el control o adquieran demasiado protagonismo.

#69 Tutoría.

En cursos de larga duración el formador puede nombrar tutor o tutores a algunos alumnos para que estos colaboren dando soporte a sus compañeros. Este soporte puede ir desde recoger las dudas de los compañeros, ayudar a la generación de materiales de apoyo o detectar y transmitir necesidades del grupo.

#70 Visual thinking (pensamiento visual).

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. El pensamiento visual o visual thinkinges una técnica que permite procesar la información (ideas y conceptos) de forma gráfica a través de dibujos sencillos, algunas palabras y conectores (flechas, agrupaciones, símbolos, etc.). Esta herramienta tiene múltiples usos, pudiendo facilitar el diseño y mejora de procesos, análisis de datos o generación de prototipos.

Si piensas que esta técnica no es para ti porque no sabes dibujar, desecha esa idea. Te recomiendo que leas alguno de estos libros sobre visual thinking¡Dibújalo! (Acción empresarial) de Fernando de Pablo Martínez y Miren Lasa, Tu mundo en una servilleta de Dan Roam y The Sketchnote Handbook: The Illustrated Guide to Visual Notetaking de Mike Rohde.


AUTOR:  

FUENTE: LEARNING LEGENDARIO  – Formación para formadores extraordinarios

VER + EN: https://learninglegendario.com/herramientas-aprendizaje-tecnicas-formacion/