Currículum IT

Cuando se trata de mostrar las capacidades y valía de una persona en poco espacio, como es un currículum, conviene tener en cuenta una serie de consejos, máxime si estamos hablando de los perfiles de tipo tecnológico, tan en boga pero a la vez complicados y específicos.

  1. Orientación adecuada

El sector tecnológico es uno de los que más se mueven, con avances y nuevas aplicaciones prácticamente a diario, por lo que conviene personalizar el perfil técnico, dejando muy claro cuál es el ámbito de preparación y competencias para el que es está preparado, a la vez que se muestra la capacidad para adaptarse y estar al día.

Es decir, que dependiendo de la demanda de trabajo que sea, se puede incidir y destacar la parte correspondiente del currículum tecnológico al respecto, por ejemplo si es para programación, resaltando los conocimientos, preparación y experiencia en este terreno, lo mismo que si se trata de un perfil orientado al mantenimiento, a la administración de espacios, etc. En cada caso habrá que especificar y resaltar aquello para lo que se demanda el puesto.

  1. Actualización

Si el tiempo pasa para todos, para los perfiles tecnológicos la obsolescencia está a la orden del día, y lo que en su día fue lo último o más vanguardista en lenguaje de programación puede que hoy ya no se utilice. Por eso que el currículum tecnológico debe ofrecer un perfil en continua renovación, es decir, no anclado en lo que se aprendió o en lo que se trabajó en su día, sino atento a las novedades y tendencias en este sector tan movido; reflejando, por tanto, la capacidad de aprendizaje con la que se cuenta.

  1. Humanizado

Tampoco se trata de que el currículum sea únicamente técnico, sino que deberá tener también contenido que informe sobre el perfil humano de la persona que está detrás de esas referencias. Al fin y al cabo, no se trata de fichar a una máquina o robot sino a alguien que se va a integrar en una empresa o negocio y en un equipo de trabajo, con personas al fin y al cabo. Por tanto, se debe procurar transmitir también información descriptiva sobre los puestos de trabajo desempeñados, no solo en el sentido de dominio técnico sino también como miembro o integrante del correspondiente equipo de trabajo que, a su vez, formaba parte de la organización de la empresa. Situarse en esos contextos indica la visión y papeles del posible candidato, lo que aporta y facilita la selección, en caso de que el perfil más personal también encaje dentro del correspondiente clima laboral, pues suponer solución más que problema es fundamental en cualquier proceso de selección.

  1. Ordenado

Un currículum desorganizado es como tirar el tiempo y las oportunidades, ya que en los procesos de selección precisamente no están para perder el suyo, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de ofertas que reciben. Por tanto, un currículum mal presentado, sea para un perfil tecnológico u otro cualquiera, está irremediablemente condenado al fracaso.

Por eso que se debe tener en cuenta ciertas normas de presentación, sobre todo relativas a la claridad de exposición y a su estructura adecuada. Sobre la claridad inciden los puntos antes señalados, mientras que, en cuento a la estructura, lo primero a tener en cuenta es organizar la información por los apartados correspondientes y que mejor reflejen ese perfil que se pretende describir.

La estructura clásica apunta hacia un bloque con los datos personales, otro para la formación, otro para la experiencia y otro para los méritos más relevantes. Si bien es un esquema clásico, también hay que tener en cuenta que el objetivo del currículum es que se fijen en el mismo, por lo que quizá empezar por lo más destacado puede ser una buena estrategia, lo mismo que destacar lo más relacionado con el tipo de trabajo o de demanda de que se trata, así como presentarlo sin que parezcan compartimentos estancos, sino relacionando cada uno de los bloques o apartados de información.

No hay que olvidar que la primera impresión es la que cuenta, o al menos muy importante, por lo que ordenar y presentar el currículum puede ser una buena inversión de atención y tiempo.

  1. Cualificación 

Por muchos méritos que se tengan, el currículum siempre resulta un espacio limitado y concreto de exponerlos, por lo que debe reflejar lo más adecuadamente posible lo cualificado que se está para desempeñar el puesto de trabajo. Eso no suele depender de un punto clave o en concreto del currículum sino, en general, de todo él en su conjunto. La eficacia se demuestra en la práctica y la primera experiencia e impresión son, precisamente, las que transmite este formulario de presentación profesional.

No se trata de hacer o presentar florituras, sino que la capacidad y cualificación personal y como trabajador sean los protagonistas del contenido que se expone.


FUENTE: Redacción CepymeNews |  

VER + EN: https://cepymenews.es/consejos-para-hacer-curriculum-de-perfil-tecnologico/