Cada vez más emprendedores deciden crear empresas en Internet. Sin lugar a dudas el entorno 2.0 constituye una atractiva salida ante el estancamiento que ha sufrido el canal físico en los últimos años.

Internet es de los pocos sectores que en la actualidad es capaz de crear riqueza y empleo. Se trata de un canal que permite llegar a unpúblico universal superando las restricciones propias de los negocios locales. Si a esto añadimos unos costes que por norma general son inferiores a los de mantener una tienda física operativa el resultado es que cada vez más emprendedores deciden crear una empresa en Internet.

Pero conseguir que esa empresa que hemos lanzado a Internet funcione no es tan sencillo como parece. Muchas veces cometemos el error de pensar que automáticamente y sin ningún esfuerzo nuestra tienda online va a estar llena de clientes dispuestos a comprar nuestros productos. Además, a pesar de ser cierto que los costes de una tienda online son reducidos no son nulos como solemos pensar. Ello hace que muchas veces aparezcan costes imprevistos a los que tendremos que hacer frente.

Por ese motivo en IEBS hemos decidido aglutinar los principales pasos a seguir para crear una empresa en Internet.

¿Cómo vamos a generar ingresos? Todo comienza con la idea de negocio.

Antes de lanzar una empresa a Internet debemos tener bien claro cómo pretendemos generar dinero. Hay que estar seguros de este punto ya que comprometerá y condicionará todas nuestras acciones realizadas a posteriori. Por lo general, existen 5 formas distintas de crear ingresos en Internet:

  • Vender artículos o prestar servicios.
  • Generar ingresos por publicidad atrayendo un importante volumen de tráfico a nuestro sitio web.
  • Ofrecer servicios Fremium para que los usuarios prueben una versión básica pero funcional con el objetivo de que acaben contratando la versión completa. La mayoría de las herramientas de Internet como Majestic SEO, Hootsuite e, incluso, redes sociales como Linkedin generan ingresos por esta vía.
  • Convertirse en un afiliado, vendiendo bienes y servicios de otras marcas.

Pero la idea de negocio no termina con delimitar la vía de generación de ingresos. Debemos definir quién va a ser nuestro público objetivo y cómo vamos a venderles.

Hay que definir nuestro ámbito de actuación.

Como adelantábamos al principio Internet es un canal universal: cualquier usuario puede comprar en nuestra tienda con independencia de su ubicación geográfica. Pero…  ¿Realmente tenemos capacidad para atender a todo el mundo? Por lo general la mayoría de empresas que se crean en Internet (al igual que en el canal físico) son pequeñas PYMES con escasos recursos y, por norma general, hasta que la empresa funcione su actuación estará restringida al ámbito nacional o local.

La elección de nuestros socios, clave en la viabilidad del proyecto.

Una mala elección de un socio es motivo más que suficiente para condenar el proyecto al fracaso. Por ejemplo, si la empresa que distribuye nuestros productos entrega los paquetes tarde y en mal estado va a repercutir muy negativamente en nuestra imagen corporativa.

Pero es más, si incurrimos en altos costes por elegir mal la empresa de hosting o cualquier otro proveedor no seremos todo lo eficientes que podemos llegar a ser. Este exceso de coste acabará repercutiendo en el precio de cada uno de nuestros productos.

Y, llevando esta cuestión al extremo, imagina que creas una empresa online y alojas tu página en un mal proveedor de hosting… ¿Te imaginas que tu servidor está fallando continuamente? ¿O que tu pagina web es excesivamente lenta? Recuerda que un  aumento de la velocidad de carga de tan sólo unas décimas de segundo puede hacer que muchos potenciales clientes abandonen el sitio web.

Emprender en Internet requiere recursos y financiación.

Pocos son los casos en los que se cuentan con los suficientes recursos como para emprender sin recurrir a la financiación externa. Por lo general, será necesario recurrir a financiación bancaria o intentar optar por alguna  de las subvenciones concedidas para emprender que se ofrecen en nuestro país.

Construye una página web usable y orientada a la conversión.

Sólo con los aspectos anteriores bien cubiertos podremos comenzar a montar una página web orientada a la conversión de nuestros objetivos.

Para ellos es elemental optimizar la usabilidad del sitio web: la navegación tiene que ser sencilla e intuitiva y la consecución de los objetivos (generalmente la venta) debe simplificarse al máximo. El tema de la usabilidad es una de las asignaturas pendientes del comercio electrónico dejando escapar ventas casi seguras. Ponte siempre en el lugar del usuario facilitándole una compra satisfactoria.

También tendrás que implementar el sistema de comercio electrónico y la pasarela de pago ofreciendo las garantías necesarias para la venta. Un aspecto crucial es el cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos en los casos en los que manejes los datos de tu cliente.

La seguridad, clave en los e-commerce.

La gran mayoría de los internautas reconocen que la falta de seguridad les ha hecho vacilar a la hora de comprar en una tienda online. Por ello, solo los e-commerce que muestren garantías suficientes de seguridad van a ganarse la confianza de los clientes consiguiendo que proporcionen su número de tarjeta.

La respuesta a este dilema la tenemos en los certificados digitales SSL. Estos certificados proporcionan autentificación y privacidad de la información permitiendo a los clientes verificar la autenticidad de un sitio web.

Pasos legales para lanzar una empresa en Internet.

Emprender en Internet no es excesivamente complejo… pero conviene tener en cuenta los requerimientos legales que hay que cumplir para hacerlo. Sin ánimo de extendernos demasiado (si quieres más información entra en este artículo) nos limitaremos a enumerar los requisitos generales que requiere montar una empresa online.

  • Crear la personalidad jurídica (empresa) o darse de alta como autónomo.
  • Darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Declaración del IVA.
  • Publicar una serie de datos recogidos en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico en España.
  • Cumplir la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Cómo vamos a atraer usuarios: el marketing de atracción.

Como comentábamos al principio no vamos a tener nuestra web llena de clientes por arte de magia. Tenemos que atraer clientes y conseguir que compren.

El marketing de atracción se encarga de atraer clientes a nuestra página web de una forma no intrusiva aportándoles valor. En primer lugar tendremos que trabajar para  posicionar nuestro contenido en los motores de búsqueda ya sea mediante posicionamiento natural SEO o posicionamiento de pago SEM.

El posicionamiento SEM es inmediato, tan sólo tenemos que pagar por aparecer posicionados en las primeras posiciones. Sin embargo, dejaremos de recibir tráfico por esta vía si ponemos fin a la inversión.

Conseguir tráfico gracias al posicionamiento SEO no es tan inmediato: detrás de las primeras posiciones suele haber muchos meses de trabajo. Sin embargo, el tráfico obtenido por estas vías se irá incrementando con el tiempo.

Y, por último, podemos promocionar nuestro contenido en las redes sociales para conseguir atraer tráfico cualificado ya sea mediante la inversión publicitaria o trabajando nuestras propias páginas corporativas.

¿Te ha gustado este post? En nuestro Postgrado de Creación de Empresas te preparamos para lanzar tu propia startup en Internet… ¿Estás preparado?

Artículo escrito por: 

fuente: http://comunidad.iebschool.com/iebs/general/crear-empresa-internet/#.UfTkuY0vn9U