A medida que comenzamos a transitar los últimos meses del año empiezan también esos balances internos: hacia dónde vamos, qué deseamos y qué estamos haciendo para conseguirlo.

A muchos de nosotros ese balance anual nos hace caer en la cuenta de que tal vez sea necesario realizar algunos cambios en nuestro camino para alcanzar esos objetivos profesionales o personales que tanto anhelamos.

Por eso, te queremos proponer 5 buenas maneras de comenzar a reinventarnos a partir de hoy:

  1. No busques excusas, ¡empieza ya! Si no estás avanzando en un camino que te haga feliz no hay excusa para seguir mirando hacia otro lado. Pero, ¡cuidado! Reinventarse no significa echar todo por la borda, sino tener un plan para saber hacia dónde avanzar. Ahora que todavía faltan unos meses para el próximo año –y teniendo en cuenta que todos los inicios son estimulantes para renovarse- es un gran momento para comenzar a dar ese giro mental necesario. Quizás este empleo, esta relación o este estudio que ahora tienes hayan sido buenos durante un tiempo y te hayan dado contactos, experiencias y satisfacciones, pero si han dejado de ser buenos para los objetivos que te has propuesto para tu futuro es el momento de comenzar pensar cómo solucionarlo.
  2. Involúcrate con tu vida: Tal vez no sea el empleo actual el que no te permite ser feliz sino el modo en que tú lo desempeñas, cómo te relacionas con el resto de tus compañeros, el compromiso o la responsabilidad que asumes en tu puesto. Lo mismo vale para una relación de pareja, amigos o cualquier otro ámbito de la vida. Quizás, lo que realmente no te hace feliz hoy es el modo en que tú enfrentas estas cuestiones. Haz un balance justo. Piensa atentamente en cuáles son los pros y los contras de tu situación actual y cómo aprovechar lo positivo para transformar lo negativo.
  3. Conocete: Muchas de las transformaciones que deseas necesitan de un buen examen de auto-conocimiento. ¿Cuáles son tus aspiraciones? ¿Con qué cuentas para alcanzar tus objetivos? ¿Qué necesitas para avanzar? Para reinventarte primero debes conocerte muy bien: saber tus fortalezas y debilidades, tus ambiciones y tus expectativas y principalmente conocer tu actitud y tu deseo de transformación. Nada se logra cambiar verdaderamente si no comienza por uno mismo. Las transformaciones exteriores son sólo apariencias que no se sostienen en el tiempo. Una actitud positiva y una firme determinación te permitirán mejorarlo todo.
  4. Comienza por dar pequeños pasos: Del mismo modo que de pequeño comenzar a caminar y sentirte seguro te llevó tiempo y esfuerzo, hacer un giro e iniciar un nuevo rumbo en lo personal o laboral para sentirte más a gusto, también lo demandará. No quieras cambiarlo todo de la noche a la mañana. Si, por ejemplo, te preocupa no sentirte suficientemente valorado en el trabajo, comienza por tener la iniciativa y solicitar una nueva responsabilidad. Algo pequeño pero que demuestre que deseas colaborar en la compañía podría ser ese primer paso necesario. Del mismo modo, en los demás ámbitos de tu vida un pequeño cambio puede ser el impulso necesario para transformaciones más grandes.
  5. Céntrate en las relaciones: Todo cambio necesita de la ayuda y la comprensión de los demás. No encares cambios radicales en soledad, ello hará todo mucho más difícil y cuesta arriba. Crea buenos vínculos con personas con quienes tengas intereses afines. Todos necesitamos un oído, una palabra y un sostén para poder avanzar. No te encierres ni te alejes. Rodéate de gente con quienes te identifiques y que puedan brindarte apoyo y compañía.

Fuente: http://www.adeccorientaempleo.com/reinventarse-en-5-pasos/