El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, recomendó la semana pasada a Siam Park que solicitara la calificación territorial para acabar con la nueva “duda” que le surgió al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ocho meses después de la solicitud de licencia para canalizar el barranco y hoy se la concedió, de modo que no hay justificación alguna para que el municipio no conceda el permiso.

Wolfgang Kissling manifestó su satisfacción por la concesión de este documento en una semana: “no hay obstáculo en el Cabildo para iniciar la obra, depende solo del Ayuntamiento”, por lo que esperó que no se demore más, si bien la posible tardanza es una incógnita. “Ojalá los plazos del Ayuntamiento fueran los del Cabildo”, apostilló el representante legal de la empresa, Jaime Rodríguez Cíe.

Morales explicó junto a la familia Kissling que la corporación insular, en este mandato y el anterior, ha trabajado para que esta instalación prevista en San Bartolomé de Tirajana se ejecute porque generará 600 puestos de trabajo, diversificará la oferta turística y dotará a Gran Canaria de una instalación de altísima calidad, tanto es así que el Siam Park de Tenerife ha obtenido por cuarto año seguido el premio al mejor parque temático del mundo y los Kissling aseguran que el previsto en Gran Canaria es aún mejor porque incluye nueva tecnología y nuevas ideas, de modo que ubicará la Isla en el mapa mundial del ocio.

En definitiva, sintetizó, hace ocho meses que el Cabildo de Gran Canaria desatascó todos los obstáculos y dio por su parte luz verde al proyecto, lo que permitió que la promotora solicitara al Ayuntamiento la licencia de obras para canalizar el barranco, lo que en principio debió concederse en un mes.

Sin embargo, a los dos meses, el alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, convocó casi in extremis una comparecencia la vísperas de Reyes para denunciar que la Institución insular obstaculizaba el proyecto por la aparición de unos restos arqueológicos que, desde el primer momento, el Cabildo insistió en que no obstaculizaban para nada el proyecto, si bien se empeñó en implicar al Gobierno canario, quien a su vez le confirmó que no había impedimento alguno para actuar.

Con todo, han pasado otros seis meses sin que el Ayuntamiento haya concedido la licencia para canalizar el barranco, una obra similar a la que se hizo en el Aeropuerto y en todos los polígonos para que el agua de lluvia llegue al mar, y todo bajo la “duda” de si hace falta o no calificación territorial a pesar de que dos informes técnicos del propio Ayuntamiento concluían que no era necesaria.

Ante esta situación, el presidente consideraba preferible que la promotora la solicitara y así el Cabildo pudiera concedérsela para no dar lugar a que las entidades interesadas en frenar este proyecto acudieran a los tribunales denunciando que sí era necesaria, una técnica de dilación que puede retrasar la ejecución porque, hasta que los tribunales también fallen que no es necesaria, pueden pasar años.

“Les recomendé que la solicitaron, lo valoraron, la pidieron y se la hemos dado hoy, en el plazo de una semana”, lo que significa que no hay justificación alguna para que la licencia no sea concedida, salvo sorpresas, apostilló el representante legal de la empresa, puesto que este último freno tampoco era previsible, y aunque la promotora la solicitó por “prudencia administrativa”, vaticinó que igualmente habrá denuncia de quienes pretenden obstaculizar el proyecto.

Rodríguez Cíe recordó que la declaración de interés general de una infraestructura no es una mera declaración de intenciones, sino que tiene consecuencias administrativas como el acortamiento de plazos y tramitación preferente.

Asimismo, explicó que una declaración de este calibre se basa en la generación de empleo que implica  -en este caso dará trabajo a 600 personas, 600 familias que podrán contar con estos ingresos-, en los gastos sociales que ahorra a la Administración por sacarlos del desempleo, en las cotizaciones a la seguridad social y en los impuestos. Solo por la licencia de obra, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana obtendrá dos millones de euros para el municipio.

La familia Kissling ya ha invertido 10 millones de euros y la inversión total ascenderá a cien millones de euros para construir en unos terrenos, hasta ahora en desuso y deteriorados, con incluso vertederos, en un “resort” que incluya el previsiblemente mejor parque temático del mundo y un hotel familiar de cuatro estrellas.

En cuanto esté concedida la licencia para canalizar el barranco, una obra de apenas tres meses de plazo de ejecución, la empresa presentará el proyecto básico para solicitar la licencia de obra del parque, que tendrá una ejecución de dos años y medios, detalló Christoph Kissling.


Fuente: Cabildo de Gran Canaria  y MARCAEMPLEO