En los tiempos que vivimos, la sociedad se ha alfabetizado digitalmente a una velocidad de vértigo. Sin embargo, en ocasiones se domina mucho un área y se desconocen por completo otras que son también principales en el mundo laboral. Dominar las cinco habilidades informáticas que destacamos siempre aportará brillo a tu perfil como candidato y te resultarán muy prácticas en el desempeño de tu labores. Recuerda incluir todos estos conocimientos en tu currículum o perfil online para que los reclutadores conozcan todo lo que puedes aportar.

Lo más clásico: nociones de ofimática

Empezamos por lo de siempre, lo que ya sabes que se necesita si vas a trabajar con un ordenador en un puesto de oficina. Desde un programa de procesamiento de textos hasta hojas de cálculo, bases de datos, gestores de correo electrónico e incluso herramientas de presentación. Tener un buen nivel de conocimientos de estas herramientas ya casi se le presupone al candidato.

Hay suites ofimáticas que recogen todas estas herramientas. Tienes versiones gratuitas, como Apache OpenOffice o las aplicaciones asociadas a Google Drive, o bien de pago, como Microsoft Office. Si esta última opción te interesa, echa un vistazo a los cursos para aprender todos los secretos del paquete Office.

Dentro de esta área de competencias digitales, también se valora la creación y modificación de PDF, con herramientas como Adobe ReaderFree PDF Reader o PDF Filler, entre otros muchos.

Algo más avanzado: diseño y creatividad

Para determinadas áreas profesionales te vendrá bien dominar programas de diseño y composición. No es necesario que te dediques a una profesión creativa. Te resultará de mucha utilidad si te encuentras en cualquier rama del márketing y la comunicación, por ejemplo. Te dará la posibilidad de realizar infografías o montajes con imágenes. También será muy práctico si tienes que presentar con asiduidad informes y resultados.

Dispones de herramientas más profesionales y complejas de manejar, como PhotoshopIllustrator InDesign, pero también hay en la actualidad muchas realmente sencillas. Suelen ser gratuitas y de código abierto; por ejemplo, Scribus Gimp. Además, las hay todavía más sencillas orientadas a una sola funcionalidad (gráficos, presentaciones, infografías, retoque, composición de páginas…).

Las imágenes en movimiento y el sonido son recursos muy útiles

Aprender a editar un vídeo nunca será un conocimiento que te vaya a estorbar; en cualquier momento lo puedes necesitar. Desde grabar unas jornadas profesionales y presentar un vídeo-resumen hasta enseñar una técnica a través de imágenes, o un proceso, o un proyecto… incluso minitutoriales. La imagen en movimiento se está convirtiendo en la forma de comunicación por excelencia, casi por delante del texto escrito. Como habilidad complementaria, la edición de sonido aportará un plus que puedes añadir al material audiovisual.

Puedes emplear herramientas que ya vienen instaladas en los sistemas operativos, como iMovie Windows Movie Maker, o bien emplear software gratuito como VideoPad Audacity. Si ya lo vas a montar de una manera más profesional, puedes atreverte con aplicaciones más complejas como Final CutAdobe Premiere Adobe After Effects.

Publicar, hacer publicidad y mantener

Las empresas cada vez más necesitan estar presentes en la red de una manera activa. Tener los suficientes conocimientos como para poder actualizar una noticia de un blog corporativo, subir un nuevo producto a la tienda on-line, publicar una novedad en redes sociales o contestar a los mensajes del chat de la organización o a los comentarios son actividades de mantenimiento. Si en tu perfil se observan algunas de estas habilidades siempre representará un extra muy valorado.

Aquí las aplicaciones son muy variadas, desde CMS como WordPress Blogger hasta las distintas redes sociales, pasando por soporte para tiendas on-line, como Prestashop.

Formar parte activa y colaborativa de la organización

En los últimos tiempos, una de las mayores revoluciones en el ámbito informático han sido las herramientas colaborativas. Que un grupo de personas puedan trabajar en una misma tarea, registrar datos de manera conjunta, compartir información y modificar documentos comunes ha redefinido las metodologías de trabajo. Al principio generaban muchos conflictos, pero cada vez se van reduciendo más los errores.

Una buena parte de las aplicaciones que hemos mencionado hasta ahora pueden emplearse de manera colaborativa. Más que aprender una herramienta en concreto, lo aconsejable es entender la filosofía del trabajo colaborativo, prever los posibles conflictos y definir buenas prácticas de uso. Mención especial merece el software de gestión del tiempo y de las tareas, que ya está instalado en multitud de empresas.


AUTORA: ESTER YERRO

FUENTE: vía @Infoempleo

VER + EN: http://blog.infoempleo.com/a/habilidades-informaticas-cv/