Los programas de prácticas para trabajar en el extranjero, dirigidos a los recién titulados, ofrecen un primer contacto con el mercado y funcionan como paso previo para desarrollar una trayectoria internacional.

Si estás dando tus primeros pasos en el mercado laboral y quieres saltar al escenario internacional, debes saber que para ello no hace falta que acumules una larga trayectoria. Los recién titulados o los estudiantes de los últimos años de carrera también tienen un hueco en empresas de diferentes países. Quizá no obtengas ningún resultado si solicitas un empleo a estas compañías por tu cuenta. Sin embargo, sí encontrarás más posibilidades si formas parte de programas de becas específicos para los perfiles júnior.

Las prácticas en el ámbito internacional aportan habilidades para trabajar bajo diferentes modelos

Los planes de movilidad que convocan los organismos públicos tienen un gran atractivo para aquellos que buscan su primer empleo. Implican un beneficio mutuo, tanto para la empresa como para el recién licenciado. “En un entorno global, las organizaciones pueden contar así con empleados de diferentes culturas y mejorar su imagen. Mientras, los jóvenes impulsan su proyección profesional y adquieren competencias que les permiten trabajar bajo modelos diferentes”, asegura Marta Villechenous, directora de recruitment de Ray Human Capital.

Elección

Antes de hacer las maletas, es importante que te asegures que de verdad esa beca va a suponer un avance en tu carrera profesional y no se va a tratar simplemente de una estancia temporal en otra empresa más. Tendrás que ver “si permite la adquisición de experiencias que complementen tu formación, si ofrece varias oportunidades en distintos sectores y si despierta nuevas inquietudes para el crecimiento profesional”, explican desde Injuve.

Las funciones que se van a desarrollar a lo largo de la beca, las posibilidades de mejorar otro idioma y cómo está valorado tu sector en el país en el que te gustaría instalarte son factores clave. Todo ello, te servirá para elegir el programa y el destino adecuados.

Antes de elegir un programa hay que estudiar la proyección que tiene el país de destino

“El área de bienes y servicios, así como los ámbitos de alto contenido tecnológico presentan muy buenas oportunidades para trabajar fuera”, explica Fernando Merry del Val, director ejecutivo de formación de Icex, entidad que cuenta con su propio programa de becas. Asimismo, los titulados en sectores que están en plena globalización, como el financiero, también encontrarán más posibilidades.

Tampoco te debes olvidar de que el proceso de selección que se realiza en este tipo de becas se asemeja al de los portales de empleo donde se presentan miles de candidaturas. Por eso, tendrás que ver cómo te vas a diferenciar del resto de candidatos. Un currículo adaptado a las particularidades del país, así como una carta de motivación en la que justifiques las razones de tu solicitud, jugarán a tu favor.

Algunas universidades funcionan como canal de información de estos programas para facilitar que los estudiantes accedan a ellas. Pero no sólo funcionan como intermediarias en la convocatoria de estas ayudas públicas, los júnior “también deben estudiar si el centro cuenta con su propio sistema de becas y si mantienen relación con empresas que fomentan las prácticas internacionales”, comenta Setefilla Oliveros, directora de carreras profesionales de la Universidad Europea. Organizaciones tan diferentes como Santander o Deloitte lanzan iniciativas de prácticas internacionales.

Sea cual sea el programa en el que te embarques debes estudiar las posibilidades de alargar esa beca, ya que estas propuestas funcionan como un paso previo para conseguir una trayectoria más larga en el ámbito internacional.

Programas para acceder a tu primer empleo fuera

Organismos públicos como el Ministerio de Eduación, Cultura y Deporte y el Ministerio de Economía y Competividad lanzan cada año convocatorias de sus planes de movilidad:

  • ‘Erasmus +’. Este programa se centra en estudiantes universitarios y recién titulados. La iniciativa, creada para el periodo 2014-2020, permite a los solicitantes desarrollar prácticas en empresas europeas durante un tiempo determinado que puede ir de dos a 12 meses.
  • ‘Faro’. Los estudiantes de de los últimos años que hayan superado el 70% de los créditos pueden realizar prácticas formativas en compañías de Europa, Asia, Estados Unidos, Canadá y Oceanía.
  • ‘Argo’. Las becas se pueden llevar a cabo en los mismos destinos que el caso anterior, pero este programa, que durará hasta 2017, es para los recién titulados.
  • ‘Leonardo da Vinci’. Son prácticas que se realizan en compañías o en centros de formación en otro país de la Unión Europea. Se dirige a alumnos de ciclos formativos de grado medio, recién titulados y personas que estén realizando cursos de formación ocupacional para incorporarse al mercado.
  • ‘Vulcanus’. Es un programa especializado en prácticas industriales para estudiantes de la UE. Tienen una duración de ocho meses en una empresa de Japón.
  • Becas Icex. El organismo cuenta con su propio sistema de becas. Tiene una duración de tres años y se estudia un máster sobre gestión internacional. Durante la primera parte, los alumnos trabajan en la red de oficinas de España, y después en empresas internacionales o en organismos multilaterales de los que España es miembro.

Fuente: EXPANSIÓN

http://www.expansion.com/emprendedores-empleo/empleo/2015/11/25/5655ff6946163ff2068b4634.html