Ya no basta con tener un gran currículum. De nada sirve una excelente formación e incluso experiencia si no se tienen algunas de las competencias que cada vez demandan más las empresas. Tener la mente abierta, ser flexible y poder trabajar con compañeros de diferentes generaciones y en entornos diversos son habilidades incluso más importantes que tener varios máster.

La tecnología ha irrumpido con fuerza en las compañías y también ha transformado la manera de buscar empleo. Si está pensando en cambiar de trabajo o busca una nueva oportunidad para reengancharse al mercado laboral, no se pierda los consejos de estos expertos con los que ha hablado MERCADOS. Así será el empleo en 2017.

Perfiles tecnológicos

Si en 2016 ha sido en los sectores tecnológicos donde más ofertas han surgido, en 2017 se continuará por la misma senda. «Las compañías seguirán buscando perfiles muy concretos el año que viene, como los profesionales STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). De hecho, más de la mitad de las ofertas de alta cualificación ya demanda alguna de estas disciplinas», asegura Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad. Las empresas se pelearán por este tipo de profesionales: ingenieros, expertos en ciberseguridad, desarrollo web, aplicaciones móviles, etc.

El déficit de talento es ya una realidad y esta tendencia se va a acentuar el año que viene. Los perfiles existentes en el mercado laboral serán insuficientes para satisfacer las necesidades de las compañías. Por eso, las empresas tendrán que trabajar para conquistar a estos trabajadores y lograr retenerlos. Aunque no sólo lo tendrán que hacer con estos profesionales más técnicos y especializados, subraya Jaume Gurt, director de Organización y Desarrollo de Personas Schibsted Spain, también deberán hacerlo con el resto si no quieren perder talento.

«Las nuevas generaciones esperan un tipo de relación determinada con sus jefes, con su entorno laboral y si no la encuentran, se marcharán a otra empresa porque cada vez se buscan entornos profesionales más humanos». Sin duda, la formación tecnológica será una de las más valoradas este año que está a punto de empezar. Y, en consecuencia, las carreras o estudios que aporten esos conocimientos serán los que ofrezcan mayores salidas laborales. «No sólo estamos hablando de formación universitaria sino también de formación complementaria [FP u otro tipo de estudios disponibles en el mercado y relacionados con la tecnología]», explica Susana Sosa, directora de servicio y calidad de Spring Professional, la consultora de selección del grupo Adecco. «No se valora tanto que alguien tenga o no una carrera como que sea un especialista en la formación tecnológica que interesa a la empresa que recluta talento», matiza esta experta en Recursos Humanos.

Poco a poco, la programación se está convirtiendo en un lenguaje transversal, y las competencias digitales son cada vez más valoradas por las empresas. «Se puede tener un currículum espectacular pero no acceder a un puesto por no tener las competencias adecuadas», sostiene Sosa. «Las empresas van a necesitar empleados que puedan aumentar su capacidad de generar negocio en áreas relacionadas con la digitalización y automatización de procesos», concluye Pérez.

Profesiones más demandadas

Como en 2016, las empresas van a necesitar empleados que puedan aumentar su capacidad de generar negocio en áreas relacionadas con la digitalización y automatización de procesos. Por eso, el año que viene las empresas seguirán demandando ingenieros industriales, de telecomunicaciones y matemáticos. Pero también comerciales, eso sí con amplios conocimientos técnicos del producto o servicio al que se dediquen y con idiomas. También surgirán oportunidades en el sector sanitario y farmacéutico. Y, además, según apunta Noelia de Lucas, directora comercial de Hays España, las compañías buscarán en 2017 líderes en innovación para encabezar sus departamentos de transformación. «Se trata de profesionales que tienen skills de Recursos Humanos, de liderazgo y con conocimientos en Transformación».

Competencias y habilidades

Y si tener un perfil tecnológico puede allanar bastante el camino para conseguir un empleo o cambiar de profesión en 2017, otras competencias o habilidades como la iniciativa, capacidad analítica, la visión estratégica y saber trabajar en equipo serán también muy apreciadas en los procesos de selección. Ahora bien, trabajar en equipo no es sólo colaborar con otras personas en un proyecto, el concepto va mucho más allá.

«Que el trabajador sea capaz de hacerlo en entornos diversos, es decir, por ejemplo un compañero desde la oficina y otro desde casa vía Skype; o que puedan colaborar juntas distintas generaciones y compartir conocimientos y experiencias», precisa Sosa. También se valorará mucho «la capacidad de comunicar de forma eficaz, sobre todo en roles transversales, que tienen que trabajar con distintos departamentos (comercial, márketing y tecnología); así como la innovación, la creatividad y la resistencia a la frustración», añade De Lucas. Y, por supuesto, contar con algunas habilidades blandas como «la actitud positiva, la capacidad de empatía y de adaptación a los cambios y la flexibilidad».

«Estas ‘soft skills’ están siendo cada vez más demandadas», explica Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo. Sin duda, remata Jaume Gurt, director de Organización y Desarrollo de Personas Schibsted Spain, «estas habilidades blandas son las que marcan la diferencia en un mercado donde cada vez hay más tendencia a clonar. Es aquello que resulta más difícil de adquirir, frente a una competencia técnica que se puede adquirir con formación. Es lo que te diferencia a ti como individuo y puede hacer, además, que tu entorno crezca contigo». Se prevé que en 2020 este tipo de competencias sociales sean las más demandadas, según un estudio del Human Age Institute, impulsado por ManpowerGroup.

Redes sociales

Y al igual que sucedió en 2016, el empleo el año que viene también girará en torno a las redes sociales. Aunque no se trata sólo de estar sino de participar activamente. «Los candidatos tienen que hacerse lo más visibles que puedan en las redes, actualizar sus currículum en las páginas de empleo, estar en LinkedIn y ser activo. Porque buscar trabajo también es un trabajo en sí mismo. Todos los días hay que dedicarle tiempo», subraya Sosa. «Solo mirar no sirve para nada, tu valor se despliega en cuanto tú eres parte activa de todo lo que sucede, se trata de compartir valor», añade Gurt.

Las empresas cada vez recurren más a las redes sociales para conocer un poco más a los candidatos y saber si se adaptan a la cultura de la compañía. Por eso, conviene usar las redes con cuidado y no poner nada que nos pueda perjudicar. Por su parte, las compañías también tienen que prestar atención a la imagen que proyectan en la red. Cada vez más los candidatos recurren a las redes sociales para conocer un poco más sobre la compañía en la que quieren trabajar. Una mala imagen puede espantar a posibles candidatos, con la correspondiente pérdida de talento.

Idiomas

Manejarse con soltura en inglés se considera un requisito prácticamente imprescindible, pero las empresas cada vez valoran más que se hablen otros idiomas. «La gente que sabe más de un idioma es gente curiosa, con la mente abierta, despierta e interesada por otras culturas», explica Sosa. «Además», matiza, «los idiomas te abren las puertas para trabajar en más sitios». «Pero no vale con hablarlo un poco, lo tienes que dominar», subraya De Lucas. Y si el inglés es fundamental para manejarse en el mercado laboral, el chino y el ruso comienzan a ser muy valorados, sobre todo, en zonas turísticas donde la presencia de ciudadanos de estas nacionalidades es cada vez más importante.

Salarios

En principio, todo apunta a que continuará la moderación salarial en 2017. «Están dándose pequeñas subidas, pero todavía estamos lejos de las remuneraciones que teníamos en épocas precrisis, sobre todo en cuanto a la retribución variable», explica De Lucas. Sin embargo, según apuntan los expertos consultados por este periódico, la subida del 8% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) podría influir en que el resto de los sueldos tiren al alza. No obstante, habrá que esperar a los primeros meses del año para ver si se cumplen las previsiones más optimistas.

Relaciones laborales

Cada vez se tenderá más a trabajar para varios empleadores y los cambios de empresa serán más frecuentes. Acudir todos los días a la oficina tampoco será imprescindible. El teletrabajo y la flexibilidad ganarán terreno frente al presentismo.


AUTORA: ISABEL MUNERA @Munerais

FUENTE: EL MUNDO  @elmundoes

VER + EN: http://www.elmundo.es/economia/2016/12/19/58528a24468aeb5c1e8b463a.html