La empresa está buscando localizaciones para abrir una nueva factoría en este municipio aragonés, desde la que trabajará para varios de los nuevos modelos que General Motors fabricará en Figueruelas. Cooper Standard prevé que podría llegar a emplear a hasta 500 profesionales en estas nuevas instalaciones.

La multinacional estadounidense Cooper Standard Automotive instalará en Tarazona una planta en la que trabajará para General Motors y en la que prevé crear hasta los 500 puestos de trabajo, 200 de ellos en una primera fase. Desde esta fábrica, la firma proveerá burletes para las puertas de la próxima generación del Meriva y del modelo que sustituirá al actual Citroën C3 Picasso, vehículos que se ensamblarán en Figueruelas previsiblemente desde finales de 2016.

Cooper Standard Automotive está especializada en el sellado de puertas y ventanas de automóviles, en tubos de combustible y en sistemas de frenado. Tiene su sede central en Novi, Michigan, y está presente en Aragón desde el año pasado, cuando adquirió una planta de la empresa Cikautxo -antes propiedad del Grupo Mondragón- en Borja. Antes de eso, la multinacional abrió también una planta en el polígono industrial San Marcos de Getafe (Madrid), que cerró en 2010.

La llegada de Cooper a Tarazona es una buena noticia para este municipio y su comarca, después de las deslocalizaciones de empresas en los últimos años.

FUENTE: http://www.portalparados.es/