Este año se prevé que sea la mejor campaña de Navidad de la historia en cuanto a puestos de trabajo se refiere. Randstad calcula que se creen 338.300 contratos – comercio, hostelería y logística y transporte – lo que significa un 11,5% más que en 2015, cuando se firmaron 303.345 contratos.

La estacionalidad de esta época del año genera un elevado volumen de contrataciones de carácter temporal, principalmente. Ante el aumento del consumo por las celebraciones navideñas, las empresas deben reforzar sus plantillas previendo los picos de producción. En este sentido, las incorporaciones suelen comenzar en el mes de noviembre y se alargan hasta finales de enero, ya que la campaña de rebajas es uno de los motores de la contratación durante este periodo.

Para Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, “la mejora del consumo, tanto interno como externo, unido al incremento de negocio por parte de las compañías, nos sitúa ante la mejor campaña de Navidad de la historia en términos de contratación”. Pérez explica que, en este periodo, “los contratos de duración determinada constituyen la solución adecuada tanto para las empresas, que necesitan incrementar su producción ante el aumento de la demanda, como para los trabajadores, ya que suponen una oportunidad idónea para aumentar su empleabilidad y allanan el camino hacia el empleo estable”.

COMERCIO, TURISMO Y RESTAURACIÓN IMPULSAN LA CONTRATACIÓN

Los sectores que impulsan la generación de empleo durante la época navideña son comercio, hostelería y transporte y logística, directamente relacionados con el aumento del consumo y del turismo en este periodo. Las vacaciones o días libres generan mayor volumen de desplazamientos, bien para pasar las fiestas en familia o para conocer nuevas regiones o ciudades.

Randstad detecta que la incidencia de las nuevas tecnologías en los hábitos de consumo de los usuarios está modificando tanto la experiencia de compra como las necesidades del mercado laboral. En este sentido, el crecimiento constante del comercio electrónico ha generado nuevas necesidades en el seno de las compañías, lo que deriva en un incremento de oportunidades de empleo en puestos como empaquetadores, carretilleros, mozos de almacén o transportistas, entre otros. Se trata de perfiles que cada Navidad son más demandados. En relación a este aumento del comercio electrónico, también se incrementan las necesidades de teleoperadores y profesionales de atención al cliente.

A pesar del auge del comercio electrónico, el comercio tradicional se mantiene como el principal dinamizador del empleo durante esta época del año. En esta línea, supermercados y grandes superficies buscan perfiles que refuercen sus plantillas ante el aumento de consumidores. Este incremento, además, favorece un clima óptimo para las promociones, pop up stores, presentaciones y eventos, entre otros. Para ello se buscan dependientes, promotores, azafatos y perfiles comerciales, principalmente, entre los que se valora el trato cercano con el cliente y sus dotes comunicativas.

El aumento del turismo es otro de los principales estímulos para el mercado laboral durante la campaña navideña. Los desplazamientos internos o de turistas extranjeros conllevan mayor ocupación hotelera, lo que aumenta la búsqueda de recepcionistas, camareros de piso y animadores para fiestas.

Por último, la restauración también es una actividad esencial durante esta época, principalmente por los eventos sociales, como comidas y cenas, bien sean de empresa o de amigos y familiares. Los bares, restaurantes y salas de fiesta necesitan incorporar cocineros, ayudantes y camareros para satisfacer el aumento de la demanda.

LAS EMPRESAS BUSCAN EXPERIENCIA PREVIA PARA UNA RÁPIDA ADAPTACIÓN

La estacionalidad de esta época del año y el aumento del volumen de negocio motivado por las fiestas genera en las compañías unas necesidades en materia de recursos humanos. Es decir, necesitan ampliar sus plantillas ante un pico de trabajo puntual, y para ello buscan profesionales con experiencia previa y capacidad de trabajo en equipo. El objetivo es conseguir una rápida adaptación al puesto para generar valor en la compañía en un corto plazo de tiempo y satisfacer las necesidades derivadas del aumento de consumidores.

En este sentido, los contratos que suelen firmarse en esta época del año son contratos de duración determinada, que suponen una opción idónea para acceder a un primer empleo por parte de los candidatos más jóvenes. De igual manera, este modelo contractual también resulta una opción adecuada para que los desempleados puedan volver al mercado laboral, independientemente del periodo de tiempo que hayan estado sin trabajo. Los contratos temporales son una vía determinante para aumentar la empleabilidad de los profesionales, con el consecuente incremento de la probabilidad de mantenerse en sus puestos o acceder a otro empleo en el futuro.