Como ya he dicho, y es algo que comparto con algunos expertos, el blog sigue siendo la herramienta principal para poner en valor nuestro trabajo en la red. Muy por encima de las redes sociales, de cuyas erráticas políticas dependemos, aunque el blog tiene el inconveniente de que exige mucho más trabajo y constancia.

Empezando

Si no lo piensas mucho, empezar con un blog puede ser lo más sencillo del mundo: entras en Blogger, te registras, eliges un nombre para tu blog, buscas una plantilla que te guste y te pones a publicar.

De hecho es lo que hemos hecho muchos durante mucho tiempo y lo que todavía continúan haciendo muchas personas que dan sus primeros pasos en el mundo del blogging.

Pero si tu objetivo es labrarte una reputación en tu campo profesional y, desde ahí trabajar tu marca personal para mejorar tus oportunidades profesionales, deberías tomarte un tiempo para planificar las cosas antes de lanzarte.

Elegir la plataforma adecuada

Una de las primeras dudas surge con la plataforma a emplear. No es una decisión de menor importancia.

Mucha gente prioriza la inmediatez y facilidad de Blogger. Yo mismo empecé usando esa plataforma cuando creé mi primer blog allá por el 2006 y con una visión terroríficamente 1.0, sin darme cuenta de las posibilidades que la plataforma ponía a mi disposición.

Sin embargo, creo que Blogger tiene demasiadas desventajas frente a otras plataformas (quizás más complejas inicialmente) como WordPress.

Por esta razón, si lo que buscas es una solución gratuita, suelo recomendar WordPress.com, porque aunque en principio es algo más compleja, abre mayores posibilidades de cara a un posible salto profesional.

Para tomar la decisión correcta hay buenos artículos en la red, y creo que éste es uno de los mejores y más claros que he encontrado. Te ayudará a decidirte por la plataforma que mejor se adapte a tus necesidades.

Si tuviera que darte un consejo te diría que pruebes y que no temas equivocarte: por más que metas la pata no va a haber muertes por ello.

Define tu objetivo

¿Para qué quieres crear un blog? ¿Para potenciar tu marca personal? ¿Para promocionar algo? ¿Para vender? ¿Para volcar en él tus inquietudes personales?

Piénsalo bien, porque definir un objetivo concreto te va a yudar a llegar de forma más precisa al público que te interesa.

Además, también te ayudará a elegir la plataforma de blogging que mejor se ajuste a tus necesidades.

¿Para quién escribes?

También es importante definir para quién escribes. Mi consejo es que te dirijas a un público muy específico, aunque sea muy pequeño. Te ayudará a focalizar el mensaje y siempre podrás ampliar más adelante el alcance de tu mensaje.

Además recuerda que, en la red, todos solemos buscar aquellas cosas específicas que no encontramos por ningún otro lugar. Cuanto más pequeño sea el público al que te diriges, paradójicamente más posibilidades tendrás de generar impacto, de diferenciarte.

¿Qué necesidad cubres?

Si sabes ya a qué público te diriges, piensa en qué necesidad cubres para ese público. No es lo mismo dirigirse a empresas que a personas. El mensaje cambia si escribes para norcoreanos aficionados al fútbol que si escribes para ingenieros de la NASA que hacen macramé en su tiempo libre.

Sus necesidades no serán las mismas, y te buscarán, en parte, por tu capacidad para resolverlas.

Promociona lo que escribes

El último paso es promocionar lo que has escrito entre el público que te interesa. De nada te sirve en este caso la humildad  o la vergüenza.

Y cŕeeme, nada terrible va a suceder porque empieces a compartir lo que sabes con el mundo.

Comparte en las redes sociales y participa en aquellos espacios en los que puedes encontrarte con el público al que te diriges.

Si lo que has hecho puede resultar útil a alguien, no promocionarlo no es un acto de humildad. Es un gesto egoísta.

AUTOR: by 

FUENTE: http://www.girodeenfoque.com/