Ford garantiza un millar de nuevas contrataciones para cubrir jubilaciones hasta 2018

El comité de empresa y la dirección de la planta de Almussafes sellan el nuevo convenio por cinco años, basado en el acuerdo laboral alcanzado hace un año y que ha permitido incorporar dos mil trabajadores con los nuevos modelos fabricados en la planta valenciana.

La planta de Ford Almussafes ha firmado hoy su convenio colectivo para el periodo 2014-2018, un texto que plasma los asuntos negociados en el acuerdo de competitividad de abril de 2013 y que recoge un plan de jubilaciones parciales con contrato de relevo que dará lugar mil empleos fijos en la factoría.
El convenio supone “un cambio cualitativo y cuantitativo” en las negociaciones entre la dirección de la planta y los sindicatos, y permite tener “un clima laboral estable”, según ha valorado el portavoz del sindicato mayoritario, UGT, Carlos Faubel.
El texto obtuvo el respaldo en abril del año pasado de UGT y CCOO, los sindicatos con mayor representación en la factoría valenciana, y fue ratificado por el 63 % de los trabajadores en un referéndum en el que participaron 4.179 trabajadores, el 72 % de un censo de 5.700 empleados.

Para UGT, el punto más importante de los recogidos en el convenio es la garantía de realizar 985 jubilaciones parciales en cinco años, que se traducirán en el mismo número de empleos fijos.
Cuando acabe la vigencia del nuevo convenio en 2018, la plantilla “recuperará prácticamente todas las condiciones salariales y el IPC más un punto”, ha destacado Faubel.

Sobre el IPC, se recoge una revisión semestral con efectos retroactivos al 1 de enero de cada año -salvo en 2014 que se congela- que se traduce en medio punto por encima en 2015, 2016 y 2017, y un punto en 2018.

El plus por jornada industrial se reduce a la mitad en el primer año, pero se va recuperando de forma progresiva hasta el cien por cien dentro de cuatro años, aunque este año no se aplicará la reducción dado que los cuatro días establecidos han sido disfrutados como vacaciones

Como contrapartida, ha explicado el representante de UGT, se cobrará en los dos últimos años de convenio una gratificación especial (como la paga de beneficios) con un aumento de 50 euros en 2017 y de 100 euros en 2018. La filosofía en la negociación de este acuerdo fue, según UGT, ceder los dos primeros años para recuperar después las condiciones salariales.
Para el portavoz de CCOO, Miguel Rosaleny, el acuerdo de competitividad ha conseguido “más de 2.000 puestos” de trabajo en 2013.

No obstante, ha advertido de que firmar el convenio no significa que terminen las reivindicaciones de los trabajadores ya que “siempre es una negociación abierta”, y de hecho el sindicato ha presentado una serie de puntos de mejora que se pueden negociar como convertir el empleo eventual (los 2.000 empleos) en fijos a lo largo de la vigencia del convenio.

Fuente: http://www.expansion.com/2014/04/04/valencia/1396612119.html?cid=SMBOSO22801&s_kw=twitter