Algunos aspectos positivos del confinamiento es que el trabajo desde casa se está normalizando y acabará por integrarse en las empresas una vez pase el aluvión. Sin embargo, puede que todavía no lo tengas bajo control y estés experimentando algunos problemas a la hora de establecer los límites.

Todo el tiempo que antes empleábamos en desplazarnos a la oficina y hacer otros recados se ha transformado en tiempo que dedicamos a estar operativos, la media indica que la jornada de trabajo ha aumentado hasta tres horas al día, ¿te sientes identificado?

A veces resulta difícil incluso hacer seguimiento de la semana y ya no sabes si es martes o domingo. Sin salidas, el día y la noche tienden a difuminarse ya que percibimos la luz exterior de otro modo, no soltamos los dispositivos para nada y respondemos emails a cualquier hora con la misma naturalidad que llamamos a un familiar, le echamos un vistazo a las noticias para no perder el hilo, o hablamos con un cliente pasadas las ocho de la tarde.

 

Si además, tu puesto de trabajo está relacionado con la gestión de personas o eres un líder de equipo, es posible que el flujo de correos electrónicos y mensajes fuera del horario habitual haya aumentado considerablemente; ¿hay forma de parar ésto? Ante semejante bombardeo, sentirse “quemado” está a la orden del día.

Para traer un poco de equilibrio a nuestras vidas es fundamental crear un sistema y plantear algunas pautas, tanto para nosotros mismos como para las personas con las que trabajamos, te dejo algunas ideas.

Organiza a tu equipo

Determina un horario para contactar con tu equipo, informa de ello y decide cuál es el mejor canal para las comunicaciones. Es bueno fomentar el contacto regular, pero no todo el tiempo, de ese modo será más fácil concentrar las reuniones, evitarás interrupciones innecesarias y todos optimizarán mejor las horas de trabajo.

Descansa

Tener espacio personal durante la jornada de trabajo mejora la energía y la concentración, especialmente si eres capaz de olvidarte de tus dispositivos por un rato. Puedes hacer un breve descanso a media mañana para salir a comprar el periódico y de paso dar un pequeño paseo. También puedes parar a meditar cinco minutos o hacer algunos estiramientos, cualquiera de estas actividades te ayudará a retomar el trabajo con más vitalidad y la mente despejada, algo básico para tomar perspectiva de los problemas, sentirte más creativo y acompañar a tu equipo de manera efectiva.

Desconecta

Cuando te sientas abrumado por lo que tú mismo, la empresa o la situación demandan de ti como líder, desconecta. Este consejo va más allá de hacer una pausa activa, consiste en soltarlo todo y poner el foco en realizar actividades que te hagan sentir muy bien, hablo de hobbies, desde una clase de baile online, a karate, cualquier deporte que te aporte un chute de energía, cocina o un curso de papiroflexia, ¡lo que sea! La mente necesita tiempo y espacio para hacer un verdadero reset y volver a estar lista para crear y resolver.

Sin duda es importante mantener abiertos los canales de comunicación para que tus compañeros se sientan cómodos a la hora de contactar contigo, pero informar con claridad de cuándo no se va a estar disponible, así como establecer un horario y un canal para posibles emergencias ayudará a dar más espacio personal y tiempo eficiente.

Como líder, es natural querer sacarle el máximo partido al día, aún corriendo el riesgo de quemarte por el camino. Por eso debemos hacer el ejercicio de priorizar, lo que  implica aprender a lidiar con la idea de que no se puede llegar a todo, sentir comodidad con las tareas incompletas y hacer el esfuerzo de tomarse el tiempo necesario para recargar baterías físicas y mentales, es lo que te permitirá volver al trabajo al día siguiente con la mente clara, ágil, creativa y preparada para lidiar con lo que se presente.

Te recuerdo que la plataforma The Holistic Concept está abierta de forma gratuita para todos. En ella encontrarás contenidos cortos en audio y vídeo ideales para integrar esos descansos activos mientras trabajas, darte un empujón de vitalidad cuando decaiga el ánimo, calmar emociones como el estrés y la ansiedad, así como cuidar de tu descanso adecuadamente.

 


AUTORA Y FUENTE: CARLA SANCHEZ –  vía @rrhhdigital

VER + EN:  http://www.rrhhdigital.com/secciones/bienestar/141542/El-burnout-del-confinamiento/ 

Imagen de Thomas Ulrich en Pixabay


 


El momento lo requiere | Puedes difundir en tus Redes Sociales
“compartiendo información y creando sinergia”