El Ministerio de Empleo cree que los sectores con mejores perspectivas para crear empleo en esta nueva etapa de recuperación económica son los tradicionales agrario y turístico, además del de las nuevas tecnologías y la investigación, ámbitos todos ellos que han aguantado mejor la sacudida de la crisis.

Empleo

Una oficina de los Servicios Públicos de Empleo.

A continuación, plantea un segundo grupo de actividades que, habiendo sufrido la crisis, están mostrando síntomas de invertir la tendencia. Es el caso de los servicios sociales y de la automoción. Por último, el ministerio que dirige Fátima Báñez también ve “algunas posibilidades” de empleo en la construcción.

Así lo refleja en un estudio prospectivo realizado en 2013 para determinar las áreas prioritarias sobre formación para el empleo y que resume en el proyecto de Real Decreto por el que se aprobará la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014-2016 al que ha tenido acceso Europa Press.

Esta estrategia es un marco normativo plurianual para la coordinación y ejecución de las políticas de activación para el empleo en el conjunto del Estado.

Dicho texto señala que este estudio se realizará de ahora en adelante con periodicidad anual y que, de momento, “todas estas actividades requerirán implantar programas de formación específicos que mejoren la empleabilidad de los trabajadores y mejoren la productividad de las empresas”.

Concretamente, el informe indica que el sector agroalimentario presenta buenas perspectivas gracias a la introducción de nuevos métodos y nuevos productos, a la búsqueda de nuevos mercados y a una nueva mentalidad más ecológica. En cuanto al turismo, Empleo señala que el sector se está centrando en nuevos productos (turismo de naturaleza, de aventura, de congresos, etc.), a lo que añade que a esta perspectiva positiva contribuye la consolidación de la demanda externa y una continua política de bajada de precios.

La I+D+i también muestra buenos resultados, según el proyecto de Real Decreto, debido a la ampliación de los mercados y a una mayor interacción con el resto de sectores.

Por otro lado, Empleo indica que los servicios sociales se están convirtiendo “en campo de acción también para iniciativa privada”, lo que les coloca como un nicho de creación de empleo, mientras que en el caso de la automoción considera que se está viendo favorecido por los planes de apoyo públicos y por el notable aumento de las exportaciones.

La construcción, principal ámbito de destrucción de empleo, especialmente en los primeros años de la crisis, también podría crear empleo a raíz de los programas de rehabilitación y mantenimiento y a las nuevas exigencias legales de certificación energética.

Por último, el comercio se perfila como un lugar de oportunidades para el emprendimiento y la puesta en marcha de franquicias solventes. “El reto principal al que se enfrentará el comercio al por menor en los próximos años es una alta tasa de reposición, a causa de la elevada edad de sus trabajadores”, matiza el documento.Por otro lado, la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014-2016 incluye dos tipos de objetivos. Los primeros son estratégicos o prioritarios y están enfocados a mejorar la empleabilidad de los jóvenes, parados de larga duración, mayores de 55 años y beneficiarios del Plan Prepara, mejorar la calidad de la formación profesional para el empleo, aumentar la vinculación entre políticas activas y pasivas de empleo e impulsar el emprendimiento.

Por otro lado, la estrategia incluye objetivos estructurales, de naturaleza más permanente, relacionados con la orientación a desempleados, formación, incentivos a la contratación, igualdad de oportunidades, emprendimiento y mejora del marco institucional del Sistema Nacional de Empleo.

Fuente: http://www.expansion.com/2014/05/15/economia/1400146726.html