Destinar más fondos públicos a la educación, bajar ratios en las aulas y reforzar la FP son algunas recomendaciones que el organismo considera necesarias para mejorar el sistema educativo español

España es uno de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que ha cerrado durante más tiempo los centros educativos y de formación debido a la pandemia, lo que puede pasarle factura a nivel social y económico en el futuro. Así lo indica el informe Education at a Glance.  OECD Indicators 2020, que este año incluye una publicación adicional sobre el impacto del COVID-19 en los sistemas educativos.

La OCDE ha recordado que los cierres de las escuelas y universidades españolas comenzaron en algunas regiones el pasado 11 de marzo y se extendieron hasta el día 16 de ese mes en todo el país debido al coronavirus. Si bien algunos centros reabrieron parcialmente el 2 de junio, a finales de ese mes el país registró casi 16 semanas de inactividad lectiva presencial, mientras que la media de los 46 países analizados en el informe fue de 14.

Cada semana que los centros españoles han permanecido cerrados supone la pérdida de 23 horas semanales de enseñanza en Primaria y 30 en Secundaria, según el organismo. En días de escolaridad perdidos, España registra 31,5 en todas las etapas educativas, frente a los 17,4 de Lituania, por ejemplo. Si bien la educación presencial se sustituyó por la educación en línea, no todos los estudiantes pudieron acceder a ella, incrementando así las desigualdades educativas ya existentes.

La OCDE, basándose en evidencias de un estudio realizado por economistas estadounidenses, señala en su informe que “la pérdida de aprendizaje conducirá a la pérdida de competencias, y las habilidades que tienen las personas se relacionan con su productividad, por lo que el Producto Interior Bruto (PIB) de los países podría ser un 1,5% menos de media durante el resto del siglo“. Para evitar que esto suceda resulta fundamental fortalecer el sistema educativo, “para recuperarse de esta crisis y brindar a los jóvenes las habilidades y competencias que necesitan para tener éxito”, ha señalado el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en la presentación del informe en París.

Así, el estudio pone de relieve algunos aspectos en los que el sistema educativo español se ha visto más afectado por el COVID-19 y en los que debe mejorar. Entre ellos destacan los siguientes, algunos más relacionados con la crisis educativa generada por la pandemia y otros con el sistema educativo en general.

1. Destinar más fondos públicos a la educación

El informe reconoce que existe incertidumbre sobre el impacto que la pandemia pueda tener sobre el gasto en educación, pero recomienda a España asignar más recursos al sistema educativo, ya que lo necesita para funcionar mejor y, de momento, la mayoría de la inversión del Gobierno se está dando en la economía y en el sector de la salud.

De hecho, el país ha invertido menos en educación respecto a la media de la OCDE en 2017: el país gastó el 4,3% de su PIB en los centros de educación primaria hasta la superior, lo que equivale a 0,6 puntos porcentuales menos que el resto de los países analizados en el estudio.

gasto educación

Recursos invertidos en las instituciones educativas en España, comparados con los de los países de la OCDE y de la UE. Imagen: OECD – Education at a glance 2020.

2. Bajar ratios en los centros, especialmente en Secundaria

La vuelta al cole será segura dependiendo de las medidas sanitarias que se adopten, especialmente de la capacidad de mantener una distancia de 1-2 metros entre alumnado y personal, según la OCDE. Esto implica reducir las ratios de las clases. No obstante, esta medida no ha podido ser aplicada en la mayoría de los casos en España, según sindicatos de docentes como Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores.Para los países que cuentan con clases más pequeñas (de menos de 20 niños y niñas por aula) resulta más fácil cumplir con el distanciamiento, según el informe, pero no es el caso de España. El tamaño medio de las clases en Primaria es de 22 estudiantes en instituciones públicas, frente a los 21 de la OCDE y 20 de la UE, mientras que en Secundaria hay 25 estudiantes, en comparación con los 23 que registran en promedio el resto de los países analizados en el estudio y los 21 de la UE.

No obstante, el informe advierte que “la necesidad de reducir el tamaño de las clases depende de factores como el espacio físico, la disponibilidad de aulas y personal, y decisiones personales del alumnado y el profesorado sobre si regresar a la escuela”.

Recomendaciones de la OCDE para la vuelta al cole

En la publicación adicional al informe Education at a Glance 2020, que se titula The impact of COVID-19 on Education. Insights from Education at a Glance 2020, su autor, el director de educación del organismo Andreas Schleicher, propone algunas medidas para un regreso al cole seguro, entre las cuales se encuentran:

  • Evaluar los riesgos laborales del profesorado
  • Desarrollar protocolos claros de distancia social y seguridad sanitaria
  • Asegurar una constante y adecuada formación para el profesorado
  • Realizar PCR al profesorado antes del inicio de clases para asegurar que no haya contagios desde el inicio

3. Mejorar la formación digital de los docentes

Una tarea pendiente del profesorado del sistema educativo español es mejorar su formación digital, según la OCDE.

En general, desde antes de la pandemia, los y las docentes de todos los países analizados han reconocido la necesidad de mejorar sus competencias digitales: el 60% recibió formación sobre las TIC aplicadas a la educación y el 18% expresó que le faltaba capacitación en esta área.

4. Renovar la plantilla de docentes en todos los niveles

En muchos países de la OCDE, una gran parte de los docentes alcanzará la edad de jubilación en la próxima década, mientras que se prevé que la población en edad escolar aumentará en algunos países en ese periodo.  Esta situación supondrá una presión para que los gobiernos contraten y formen nuevos docentes.En España, el 8% de los profesores de Primaria son profesores jóvenes (menores de 30 años), cifra inferior a la media de la OCDE (12%). Asimismo, en los países que conforman el organismo la proporción de profesores jóvenes disminuye en otros niveles de educación: al 10% en Secundaria y al 8% en Bachillerato y FP.

edad profesorado

En España, el porcentaje de docentes mayores de 50 años (33,2%) en Primaria es más alto que en el promedio de países de la OCDE (33,2%). Imagen: OECD – Education at a glance 2020.

5. Reducir el déficit de titulados de Bachillerato y FP

España sigue teniendo un déficit de jóvenes con estudios de Bachillerato o equivalentes, como sería la Formación Profesional: el 30,3% de la población de entre 25 y 34 años posee un título de Secundaria y no continúa los estudios postobligatorios, mientras que en la OCDE este porcentaje es solo del 15,5% y en la Unión Europea es del 13,2%.

Para animar a los jóvenes a seguir estudiando, la OCDE insta a España a realizar esfuerzos para hacer más atractivos el Bachillerato y la FP s para los y las jóvenes. Al respecto, el informe señala que el 22,7% de la población adulta española se ha titulado en estos estudios, mientras que el porcentaje es del 42,3% en la media de países de la OCDE y del 44,8% en la UE.

Incrementar el número de titulados de FP y Bachillerato resulta importante porque estos estudios pueden aumentar la empleabilidad de los y las jóvenes. Por ejemplo, en 2019, antes del inicio de la pandemia, el 23% de las personas de entre 25 y 24 años tituladas de Secundaria estaban desempleadas en comparación con el 12% que contaba con estudios de Bachillerato o FP.

Asimismo, invertir y promover más la FP puede ayudar a reducir el porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan, que es uno de los más altos entre los países de la OCDE. Los datos hablan por sí solos: en España, el 18,3% de jóvenes de entre 15 y 29 años no estudia ni trabaja, frente al 13% que registran el resto de los países de la OCDE.

6. Reforzar el aprendizaje basado en el trabajo

La pandemia ha afectado tanto a la educación como al empleo de los y las jóvenes. Para paliar la situación, la OCDE insta a los gobiernos a reforzar el aprendizaje basado en el trabajo y los vínculos con el sector privado en los estudios postobligatorios, en especial los de Formación Profesional.

Y es que casi en la mitad de los países de la OCDE la tasa de empleo para las personas de 25 a 34 años que completaron una práctica profesional obligatoria o estancia en una empresa como parte de sus estudios de FP es más alta que la de las personas que no obtuvieron ninguna experiencia laboral.

“Esto es más evidente en España, donde la tasa de empleo de las personas que hicieron prácticas profesionales obligatorias en una empresa es 28 puntos porcentuales más alta que la de los que no han tenido ninguna experiencia laboral mientras estudiaban“, apunta el informe.

7. Reinventar y digitalizar los centros educativos, universitarios y de formación

La crisis del COVID-19 ha reducido la inscripción de estudiantes internacionales a las universidades y centros de formación de los países de la OCDE, entre ellos España, lo que puede afectar los servicios educativos de estas entidades y el apoyo financiero que brindan a los estudiantes nacionales, así como a las actividades de investigación y desarrollo, según el informe.Por ello, el organismo insta a las instituciones universitarias y formativas a reinventar sus entornos de aprendizaje para expandir la digitalización de su oferta académica y que la educación en línea “complemente, pero no reemplace, las relaciones entre el propio alumnado y entre los estudiantes y el profesorado”.

¿Sabías que…?

  • La tasa de escolarización en España de niños de primer ciclo de Infantil (de 0 a 3 años) ha aumentado en más de 10 puntos en la última década, hasta alcanzar el 38,2% en 2019.
  • En España, más del 96% de los niños y niñas de 3 a 5 años están escolarizados, por lo que registra una de las tasas de escolarización más altas de Europa en 3 y 4 años.
  • El número de horas lectivas previstas en instituciones públicas en España es de 792 en Primaria, menos que la media de los países de la OCDE (805), pero más de las que registran en promedio los estados miembros de la UE (769). En Secundaria, el número de horas lectivas en España es de 1.054 frente a las 922 de los países de la OCDE y las 892 de la UE.
  • Las tasas de desempleo en España son más elevadas que en la media de países de la OCDE y la UE23. Un mayor nivel educativo supone una disminución en la tasa de desempleo.

Ficha técnica

En su informe anual Education at a Glance, la OCDE presenta estadísticas e indicadores de los sistemas educativos de los 37 países que conforman el organismo, así como de Arabia Saudita, Argentina, Brasil, China, Costa Rica, Federación de Rusia, India, Indonesia, y Sudáfrica.

Así, el estudio analiza la evolución de la educación en cada país, su financiación y el impacto de la formación en el mercado de trabajo y en la economía. En esta edición, la publicación analiza los programas educativos Formación Profesional, el impacto que el COVID-19 ha tenido en este curso académico, así como las repercusiones futuras que se derivan de la pandemia.


 

FUENTE Y AGRADECIMIENTOS:       EDUCAWEB 

VER + EN:     https://ticsyformacion.com/2018/08/18/10-caracteristicas-de-un-estudiante-de-diseno-grafico-infografia-infographic-design/ 

 

Imagen de bitsybricks en Pixabay