Experiencias de un HEADHUNTER – Lo que NO debes decir en una entrevista de selección y lo que SI debes decir

 

A pesar de existir mucha información publicada sobre lo que no es conveniente decir en una entrevista de selección, los headhunters y recruiters nos encontramos a diario en nuestras entrevistas con candidatos que comenten el error de preguntar o decir algo que les perjudica. Conviene por lo tanto hacer un repaso a lo que no es recomendable decir o preguntar en una entrevista.

LO QUE NO DEBES DECIR

“¿Cuál es el horario?”

Muchos opinaréis que un candidato que esté optando a un puesto de trabajo tiene todo el derecho a preguntar cuál es el horario del mismo y tenéis toda la razón, pero la realidad es que esta pregunta tiene connotaciones negativas y no será bienvenida por vuestro seleccionador a no ser que el horario sea un factor trascendental y diferencial (por ejemplo, horario a turnos, media jornada, etc.).

Cuando preguntamos por el horario trasladamos a nuestro interlocutor que de todo lo interesante del puesto y de la empresa lo único que nos preocupa es el horario y dejaremos una impresión negativa.

“Busco un sitio relajado y tranquilo donde trabajar”

Aunque todos valoramos contar con un buen ambiente de trabajo no podemos trasladar en una entrevista que buscamos tranquilidad y relax en el trabajo. Debemos de sustituir estas palabras por “valoro mucho el buen ambiente de trabajo y soy una persona que, en la medida de lo posible, trato de contribuir a crear un buen ambiente de trabajo”.

“Sinceramente no creo necesario responder a esa pregunta”

Aunque todos podemos ser críticos con ciertas preguntas en un proceso de selección, lo cierto es que si el entrevistador las formula, tendrá razones para ello por lo que lo mejor es contestarlas. Negarnos a proporcionar información puede trasladar al entrevistador falta de flexibilidad a la hora de adaptarnos a los requerimientos del puesto.

“Prefiero no decir cuánto gano actualmente”

No decirle a tu entrevistador cuanto ganas actualmente es una pérdida de tiempo y te descartará del proceso ya que necesita saberlo. Independientemente de cuál sea tu nivel salarial debes de indicarlo con sinceridad.

“Mi anterior jefe no era un buen jefe”

Como ya he indicado en otros artículos hablar mal de tu anterior empleador, incluso cuando tengas razón, únicamente te generará problemas. Se elegante y afronta ese tipo de preguntas sin faltar a la verdad pero sin dañar la imagen de tu anterior empresa.

“Realmente no estoy buscando trabajo pero siempre asisto a una entrevista cuando me llaman porque es bueno estar en el mercado”

Decir que no estás buscando trabajo cuando participas en una entrevista y que siempre es bueno estar en el mercado, incomodará a tu entrevistador ya que nadie tiene tiempo que perder, y tu entrevistador no querrá perder una hora de su tiempo con alguien que de antemano le dice que no está interesado.

Si efectivamente no estamos buscando trabajo pero nos han llamado y decidimos participar en la entrevista debemos de decir “la verdad es que no estaba buscando trabajo activamente pero cuando me habéis llamado me ha parecido muy interesante el proyecto y por ese motivo he venido”.

Por otro lado decir que es bueno estar en el mercado es un error porque trasladas a tu interlocutor la información de que “siempre” estás en el mercado y por lo tanto si aceptas su oferta seguirás participando en futuras entrevistas.

“Lo que me motivaría es un incremento de sueldo”

Nunca señales como primera motivación de cambio un incremento de sueldo. Lo primero que debes de señalar es el proyecto, la empresa, etc. y si lo consideras necesario podrás indicar cómo última motivación “y lógicamente también me motivaría una mejora salarial aunque esa no es mi principal motivación”.

LO QUE SI DEBES DECIR

“Muchísimas gracias por la invitación y por darme la oportunidad de participar en el proceso”.

“Si necesitáis cualquier información adicional estoy a vuestra entera disposición”.

“Si necesitáis referencias estoy a vuestra entera disposición”.

Y MUY IMPORTANTE, al final de la entrevista no formuléis una pregunta por el simple hecho de formularla. Es mejor no preguntar nada que preguntar algo trivial y sin contenido (como por ejemplo “¿cuál es el horario?…).

Cuando el entrevistador os pregunte “¿tienes alguna duda o pregunta? si no tienes una pregunta clara que formular, lo mejor es decir “la verdad es que no porque me ha quedado todo muy claro gracias a vuestras explicaciones. En cualquier caso, reiteraros mi interés por el proyecto y mi agradecimiento por la invitación”.