El secretario de Estado para la Sociedad de la Información y Agenda Digital, José María Lassalle, ha destacado la importancia de generar un marco normativo que genere confianza y favorezca el desarrollo de la economía digital. Estamos, en su opinión, ante una “oportunidad histórica”.

Lassalle ha pronunciado un breve discurso en el marco del 31 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, organizado por la patronal tecnológica Ametic y por Banco Santander, que se celebra estos días en la capital cántabra.

Para Lasalle, “España puede ser líder al plantear una reflexión que integre todas las facetas de la transformación digital”.

En concreto, su estrategia para la transformación digital del país se vertebra en cuatro grandes partes:

  1. Datos. “El dato es el gran protagonista. Es -parafraseando a la revista The Economist- el petróleo del siglo XXI (…). Pero hace falta una reflexión sobre la titularidad del dato, sobre su gestión y su posible monetización”. Para Lassalle, la clave está en huir del “big brother” (gran hermano” y en apostar por un “big team” (gran equipo), que beneficie al conjunto de la sociedad.
  2. Infraestructuras digitales, una “condición necesaria” para que se desarrollen todos los demás productos y servicios digitales. El lunes, también en el marco de este congreso, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, insistió en la necesidad de seguir invirtiendo en infraestructuras de telecomunicaciones fijas y móviles como la fibra, el 4G y, en un futuro próximo, el 5G.
  3. Ciudadanía digital. “No podemos construir un modelo de desarrollo de la transformación digital si no desarrollamos los derechos; si no hay protección jurídica”, ha defendido.
  4. Regulación “inteligente”. Se trata del “planteamiento fundamental para hacer posible que nuestra fiscalidad se alinee con la seguridad jurídica que tiene esa ciudadanía digital”, y que ofrezca ciertas garantías también “a quienes invierten en las redes”.
  5. Ecosistemas 4.0. En la era digital, los servicios se componen en torno a una serie de ecosistemas, en los que participan grandes y pequeñas empresas, administraciones públicas y la propia sociedad. En este último punto se incluyen todas las políticas de digitalización para empresas y administraciones públicas, incluyendo las políticas sobre smart cities, fomento de la emprendeduría, planes de digitalización para pymes y autónomos, etc.

FUENTE:  EXPANSIÓN VÍA @elenaarrieta

VER + EN: http://www.expansion.com/economia-digital/2017/09/05/59af0262e2704e57168b46cc.html