El sector digital-tecnológico, de las energías renovables y la salud contribuirán a la disminución del desempleo y el subempleo, según el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020

El sector digital, de las energías verdes y la salud contribuirán a la reducción del paro y el subempleo, que se incrementará en los próximos dos años en todo el mundo. Este es uno de los mensajes que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) transmite en su último informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020, que ha salido a la luz recientemente.

Y es que, si bien el desempleo mundial se ha mantenido relativamente estable durante los últimos nueve años, la desaceleración del crecimiento económico provocará que no se creen suficientes puestos de trabajo nuevos para absorber a las personas que se incorporan por primera vez al mercado laboral, lo que conllevará a mayor desempleo y subempleo.

Así, el estudio vaticina que el número de desempleados aumentará en alrededor de 2,6 millones de personas en 2020 a nivel mundial, de modo que la cifra de desempleados aumentará en números absolutos de 187,7 millones de personas en 2019 a 190,3 millones en 2020.

Para afrontar este panorama y hacer crecer el empleo, “se debería estimular la economía a través de la inversión en sectores clave de crecimiento, como la atención médica, las economías digitales-tecnológicas y las energías verdes. También es importante desarrollar las capacidades de las personas, centrándose en áreas como el aprendizaje permanente y la igualdad de género”, indica la OIT en su informe.

La subutilización de la fuerza de trabajo, uno de los principales problemas a resolver

La OIT asegura en su informe que el desajuste entre la oferta y la demanda de trabajadores y trabajadoras no solo provoca desempleo, sino también la subutilización o subempleo de las personas. Estos dos términos se refieren a las personas que trabajan menos horas de las que les gustaría, o las que buscaban empleo activamente y se han desalentado a continuar la búsqueda, o que tiene un empleo con un bajo nivel de cualificación que no corresponde a su formación, según el informe.

En este sentido, el estudio revela que, además del número mundial de personas desempleadas (188 millones), 165 millones trabaja en jornadas reducidas, aunque desean trabajar más horas remuneradas, y 120 millones han abandonado la búsqueda activa de trabajo o no tienen acceso al mercado laboral. Esto representa en total 470 millones de personas afectadas.

En el caso de España, la subutilización de la fuerza de trabajo de la que habla la OIT afecta en total a 5,4 millones de personas. Además, de los 3,3 millones de personas en el paro, existen 1,2 millones, la mayoría mujeres, que tienen un empleo a tiempo parcial, pero les gustaría trabajar con jornada completa. Asimismo, hay otras 900.000 que no buscaban activamente empleo, pero que aceptarían uno si se lo ofrecieran.

Este desajuste entre la oferta y la demanda de la mano de obra en España es más común entre los jóvenes, cuya tasa de subutilización se situó en un 48 % en el mismo periodo. Solo una de cada dos personas de entre 15 y 24 años que tenía interés en trabajar tenía un trabajo o suficientes horas de trabajo, según el estudio.

La OIT recomienda buscar soluciones al subempleo a través de cambios en las políticas, especialmente las fiscales, para estimular determinados sectores que tienen un alto valor añadido, tales como el sector digital, el de transición energética (“empleos verdes”), el de la formación y el de los cuidados.

Actualmente el sector servicios copa el trabajo en España

Entre los resultados del informe también destaca que la mayor parte del empleo registrado en España en 2019 provenía del sector servicios (76 %), mientras que la industria solo generaba el 20 % del trabajo, y la agricultura el 4 %. La OIT vaticina que el trabajo en estos sectores tendrá los mismos porcentajes tanto en 2020 como en 2021.

Las mujeres son las que más presencia tienen en el sector servicios, ya que, de todas las trabajadoras existentes en España en 2019, el 89 % ocupaba un puesto en este ámbito, mientras que en el sector industrial solo trabajaba el 9 % y en el agrario el 2 %. Se espera que estos mismos porcentajes prevalezcan en 2020 y 2021, según el estudio.

En 2019, los hombres trabajadores también tenían presencia en el sector servicios, pero en menor medida que las mujeres: solo el 65 % trabajaba en este ámbito. En tanto que el 30 % de ellos lo hacía en el sector industrial y el 6 % en el agrario.

Imagen: Informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020.

Las mujeres y los jóvenes enfrentarán más retos en el mercado laboral

Tanto en España como en el mundo prevalecen importantes desigualdades en el acceso al trabajo y en la calidad de este, especialmente en las relacionadas con el género y edad de las personas.

En 2019, la tasa de participación de la mujer en la fuerza de trabajo a nivel mundial era solo del 47 %, 27 puntos porcentuales por debajo de la tasa del hombre (74 %). En el caso de España, la fuerza laboral femenina representa el 51,6 % y la masculina el 63 %.

“Además del acceso al empleo, también persisten las disparidades de género en relación con la calidad del trabajo. Esto es cierto incluso en regiones donde las mujeres han hecho importantes avances en el mercado laboral”, indica la OIT.

La edad es otra característica indicativa de las desigualdades del mercado laboral: 267 millones de jóvenes de 15 a 24 años en todo el mundo (o el 22 % de ese grupo de edad) no tienen empleo ni educación.

Otra de las conclusiones del informe es que la disminución del crecimiento económico proyectado y la falta de inclusión en el tejido laboral perjudica la capacidad de los países de menores ingresos para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de trabajo.

Además, advierte que para millones de personas es cada vez más difícil construir vidas mejores y forjarse un futuro basándose en sus empleos porque persisten las exclusiones y desigualdades relacionadas con el trabajo.

Para mejorar la situación de esta población, la OIT propone impulsar el crecimiento económico a través de la transformación estructural de la economía, la modernización tecnológica y la diversificación de la producción.

Ficha técnica

El informe anual Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020 analiza los principales desafíos del mercado laboral, como el desempleo, la subutilización de la mano de obra, la pobreza de los trabajadores, la desigualdad de los ingresos y los factores que excluyen a las personas del trabajo decente.

Sus resultados y estimaciones se basan en la relación histórica entre las tasas de desempleo y el crecimiento del PIB de cada país. Consideran además el contexto regional, ya que los países que se encuentran en la misma zona geográfica muestran características del mercado laboral similares.

Para la elaboración del estudio también se han utilizado datos a nivel de país sobre la población, el empleo, el crecimiento y la pobreza, así como indicadores económicos provenientes de fuentes como las perspectivas de la población mundial de las Naciones Unidas, datos del FMI/Banco Mundial sobre los indicadores macroeconómicos, así como estimaciones de la pobreza provenientes de la base de datos PovcalNet del Banco Mundial.

 


FUENTE: EDUCA WEB

VER + EN:  https://www.educaweb.com/noticia/2020/01/21/sectores-reduciran-paro-futuro-segun-oit-19053/


 


Si te parece útil, puedes DIFUNDIR en tus Redes Sociales. Gracias!