Estas son dos preguntas fundamentales para conseguir nuestro objetivo: Encontrar trabajo. y en el diseño de nuestra estrategia de búsqueda. Según las necesidades y las forma de vida de estas personas vamos a elegir diferentes mensajes y diferentes canales de comunicación para hacerles llegar nuestra candidatura. Lo que en marketing se llama segmentación. Las preguntas que debemos hacernos son las siguientes. -¿Quiénes son? -¿Donde están? -¿Necesitan algo? -¿Qué necesitan? -¿Qué hacen para encontrarlo? -¿Dónde está su atención?

Tenemos varios tipos de personas objetivo de nuestros mensajes, puede ser que coincidan en algunas ocasiones pero muchas veces son personas distintas. Son las diferentes poblaciones meta de nuestros mensajes, cada población tiene sus particularidades y van a ser receptivas a diferentes tipos de mensaje acordes con las necesidades que tienen. Son los que los americanos llaman targets u objetivos. para cada población meta, debemos tener mensajes diferentes.

Objetivo 1. Empleadores, son los que te van a contratar, los que ponen la pasta, son sin duda alguna nuestro objetivo principal. Lo primero que tenemos que saber es dónde están. Seguramente están en sus empresas trabajando y no tienen ni tiempo ni ganas de ir leyendo blogs o currículums. Después del trabajo; cervecita y fútbol;  ¡Y lo mejor que hacen!.  Solamente cuando tienen problemas irresolubles levantan la cabeza y miran alrededor. -Haz un post con cada problema típico y tópico que tu empleador se pueda encontrar y dale una solución.

-¿Dónde están? ¿Están en las redes? ¿En el bar de la esquina? -Hazte amigo. ¿Correo electrónico? -Posiblemente sea la mejor toma de contacto. -¿Le mando un correo con mi currículum? -¿Por qué no le mandamos un pequeño post (un enlace a tu blog) que solucione sus problemas? -Seguro que te tira a la papelera como spam. -¿Qué tiene más posibilidades de acabar en la basura, tu currículum, o una posible solución a sus problemas diarios? ¿Cada cuánto necesita gente, cada cuánto tiene el problema?

Objetivo 2. Prescriptores, aquí entra una “fauna” muy diversa: Reclutadores, compañeros de profesión, de trabajos anteriores, responsables de recursos humanos, mi madre y cada uno tiene sus particularidades. Son aquellas personas cuya opinión es importante para conseguir un empleo.

 Familia y amigos, solo funcionan cuando tu trabajo es sencillo y todo el mundo lo conoce, albañil, fontanero, como seas algo más complicado, nadie sabe a qué te dedicas ni lo que haces y no se acuerdan de ti ni de coña, -Sí a algo de interné… pero es de guapo y trabajador… Buscar una frase simple y concreta: Ayudar a buscar trabajo, -Y tú en paro hijo mío, si no vales ni pa ti…  No le digas a tu madre orientador laboral porque la lías. Importante, recordárselo a amigos y conocidos, una y otra vez, tienen la memoria muy corta cuando no se habla de los suyo.

Los compañeros de profesión o antiguos compañeros, son los que mejor comprenden tus mensajes, conocen la jerga técnica del puesto, los problemas que surgen en el día a día y son unos buenos prescriptores. Cuando el jefe necesita a alguien suele dejarse llevar por su recomendación, por lo que tenemos que hacer especial hincapié en hablar en nuestro blog sobre temas que les interesen a solucionar sus problemas diarios.  ¿Qué hacer cuando un cliente llega cabreado como una mona? La forma de contacto ideal es tener un blog en el que hables sobre los entresijos de la profesión, aportes tu forma de hacer las cosas y soluciones que les puedan ayudar. Si son antiguos compañeros, tenemos que mantener el contacto,  quedar de vez en cuando  y conversar en las redes.

Reclutadores, generalmente no tienen ni idea de la habilidades técnicas del puesto así que nuestros mensajes estarán centrados en demostrar nuestras habilidades interpersonales y transversales a otros trabajos,como dicen en USA, the soft skills, actitudes, valores, comunicación, liderazgo, ética en el trabajo. Y también en logros objetivos, cuanto más espectaculares mejor.

Objetivo 3. Los clientes. Este es un apartado especial  para todos aquellos “puestos de frontera” aquellos que tienen contacto con el cliente externo.  El seguir aportando soluciones a los clientes pese a no estar trabajando, supone estar en activo, con tus capacidades funcionando al cien por cien, demostrando lo que sabes hacer, evitando la oxidación de tus capacidades y tu autoestima. Creando una comunidad una red, que va ha ser valiosa para cualquier empresa que te contrate. ¿Qué mejor que contratar a alguien que viene con una importante cartera de clientes?

-¿Se os ocurre algo más para llegar mejor a nuestra audiencia?

 

Una semana más muchas gracias, si os ha gustado compartidlo.

El enigma de la foto

                Este es un juego que os propongo cada semana, cada artículo tiene una foto y os pido una interpretación, (a responder durante la semana)  la que se os ocurra, nada está bien o mal, nada es incorrecto, yo a la semana siguiente os cuento, por qué razón la he puesto en el artículo: Estado de flujo o lo más parecido a la felicidad.

Interpretación:

Conducir es una de las tareas en las que más fácil es entrar en flujo. Una tarea que se automatiza y cuando te das cuenta ha pasado el tiempo y has llegado a tu destino, tu mente la puedes liberar y dedicarla a otra cosa.  Conducir no solo implica una tarea mecánica, sino una comprensión global del ritmo de la circulación, del pulso de la ciudad. Esa capacidad empática que hablábamos con el resto de participantes en la tarea.

¿Qué os sugiere la de esta semana, las nueces?

 

FUENTE: pereorienta.blogspot.com.es – Gracias a tu articulo @PereOrienta