Tener una idea de negocio y dejar tu trabajo para apostar por ella, puede ser una de las decisiones más difíciles de tomar. ¿Conseguiré sacar adelante mi propio negocio? ¿Mi idea gustara a los posibles clientes? Son muchas las dudas, pero si estás dispuest@ a convertirte en tu propio jefe, te contamos las ventajas que tiene:

  • Flexibilidad. Emprender te dará la oportunidad de ser tu propio jefe y, por tanto, de organizar el tiempo que destines al trabajo, y a otras actividades como estudiar o disfrutar de tu tiempo de ocio.
  • Control sobre los trabajos que realizas. Siendo emprendedor, serás el responsable de tomar todas las decisiones sobre tu negocio y podrás seleccionar los trabajos que te gusten. Nadie te obligará a aceptar aquellos que menos te atraiga.
  • Experiencia. Deberás hacer frente a las peticiones más variadas de tus clientes por lo que estarás constantemente aprendiendo nuevos conocimientos y habilidades que, quizás, nunca pensaste. Y lo más importante, aprenderás de los errores.
  • No hay límite de ingresos. Los inicios pueden ser difíciles, pero pasado el periodo inicial serás el responsable de que tu empresa gane lo que quieras. Serás administres los gastos y las inversiones.
  • Tu equipo de trabajo, lo eliges tú. Serás la persona que decida con quién quieres trabajar. Podrás seleccionar a aquellaspersonas con valores y formas de trabajar que sean similares a las tuyas y que aporten valor en el desarrollo de tu negocio.

Sin embargo, no todo son ventajas. Ser emprendedor también significa ser ordenado, es decir, tendrás que responsabilizarte de gestionar todo, y no solo a lo que trabajo se refiere. Como cualquier negocio, tendrás que estar al día de las tareas financieras y administrativas. Y por supuesto, y más importante, tendrás que sacar tiempo ¡para promocionar tu negocio y buscar nuevos clientes!

 


FUENTE:  @ObservatoriOIE

VER + EN: https://oie.es/es/quieres-emprender-damos-las-claves/