Según el estudio “Conciliación de la vida laboral y personal: igualdad y corresponsabilidad”, realizado por ARHOE antes de la crisis actual, el teletrabajo, la flexibilidad horaria y la jornada eran las medidas más demandadas por las personas trabajadoras. Ahora que, forzosamente, la mayoría de empresas han implantado sistemas de teletrabajo en remoto para el conjunto de sus colaboradores, surge el reto de optimizar al máximo el tiempo laboral para poder mantener un alto nivel de productividad, a la vez que podamos combinar el trabajo con nuestras tareas domésticas y de ocio.

¿Estás gestionando correctamente tu tiempo de trabajo? Esta es la pregunta que se deberían hacer todos los teletrabajadores del país, y especialmente hoy, Día en el que se conmemora al Trabajador. Ante las dudas en cómo enfocar nuestra jornada laboral confinados, desde ARHOE han elaborado un decálogo de medidas para gestionar adecuadamente el tiempo.

Respetar los horarios de inicio y finalización de la jornada, establecer unos límites, planificar, priorizar, evitar la multitarea y gestionar la autoexigencia son algunas de las recomendaciones que hace la entidad, teniendo en cuenta que la situación excepcional en la que nos encontramos requiere flexibilidad y adaptación según las circunstancias de cada persona.

José Luis Casero, presidente de ARHOE, explica que “es evidente que no hay fórmulas generales que sirvan de la misma manera a una persona soltera y sin personas a su cargo, que a una familia monoparental o a una familia numerosa. Tampoco las condiciones de las viviendas son iguales en todos los casos. Lo que sí que puede ser aplicable de forma general -añade el presidente- es el modelo de las 4 ‘D’, que promovemos desde la asociación, para distribuir la jornada”. Los 4 pilares de este modelo son:

  • Dedicación: realización de actividades concretas de trabajo y en estos momentos también de apoyo a las tareas escolares en el caso de los progenitores
  • Disponibilidad: posibilidad de contactar, por ejemplo, para videoconferencias, llamadas, etc.
  • Desenganche: desconexión total del trabajo
  • Descanso: Fundamentalmente el tiempo dedicado a dormir

 

En su conjunto, estas son las 10 pautas para gestionar adecuadamente el tiempo de trabajo desde casa:

 

1.Respetar los horarios de inicio y finalización de la jornada

Es conveniente seguir, siempre con márgenes de flexibilidad, un horario similar al que hacemos en nuestro lugar de trabajo. La perspectiva de finalizar nuestra jornada a una hora determinada nos proporciona una sensación de control sobre el tiempo y evita que nos relajemos al pensar que tenemos todo el día por delante para hacer las tareas, explican desde ARHOE.

 

2.Coordinar nuestros horarios con los del resto de la familia

En estas circunstancias excepcionales, y especialmente si se tienen niños, es importante establecer acuerdos con la pareja o con otros miembros con los que se conviva para organizarse en las atenciones y cuidados que puedan requerir.

También, en función de las edades que tengan los menores, se les puede hacer comprender que es esencial la concentración en el trabajo, así como en las tareas escolares, y que se deben acompasar en la medida de lo posible los tiempos de todos los miembros de la familia.

 

3.Establecer unos límites

Siempre y cuando las dimensiones y la disposición de la vivienda lo permitan, es recomendable delimitar una zona, destinada únicamente al trabajo. Ésta debe ser cómoda, esté bien iluminada y tenga todo lo que necesitemos a nuestro alcance (cuaderno, manuales de consulta, agenda, botella de agua, etc.).

 

4.Rebajar el ruido mediático

En estos momentos de gran preocupación e incertidumbre es normal querer estar informados, pero hay que evitar estar permanentemente pendientes de las noticias y de las múltiples notificaciones que recibimos, pues, de lo contrario, nuestro nivel de estrés irá en aumento día tras día y no podremos concentrarnos en nada más.

 

5.Planificar y priorizar

Según las recomendaciones de ARHOE, al inicio de cada jornada es importante anotar las tareas que se deben desarrollar en el día. Seguidamente, hay que diferenciar entre las que son importantes y/o urgentes y las que no, numerarlas según su prioridad e intentar hacerlas siguiendo ese orden.

Normalmente, en las dos primeras horas de la mañana tenemos una mayor concentración, por lo que puede ser la franja más apropiada para sacar adelante las tareas más difíciles. También, al planificar la jornada, es conveniente dejar un margen para atender los imprevistos que con toda seguridad surgirán.

 

6. Evitar la multitarea

Para mejorar la calidad de nuestro trabajo, es óptimo concentrarse en las tareas de una en una, abordándolas de principio a fin y tachándolas una vez que las hayamos realizado. Si lo hacemos de esta manera, ganaremos en perspectiva y en control de nuestro propio tiempo.

Intentar hacer todo a la vez no funciona. Además, hay que evitar caer en el exceso de perfeccionismo, uno de los mayores ladrones de tiempo que existen, y gestionar nuestra autoexigencia de manera positiva.

 

7. Fijar objetivos

Para que las tareas puedan desarrollarse con éxito en tiempo y forma, hay que tener claros cuáles son los objetivos que se persiguen con cada una de ellas y que estos sean realistas, medibles y alcanzables.

 

8. Tomar pequeños descansos

Es fundamental hacer breves pausas, cada hora y media o dos horas, en las que podemos aprovechar para dar pequeños paseos por casa, hacer estiramientos o tomar un tentempié.

Los descansos son fundamentales en la gestión del tiempo, ya que nos permiten desconectar en determinados momentos en los que estamos sobrecargados y reanudar las tareas con las energías renovadas.

 

9. Mantener el contacto con los compañeros

Ahora más que nunca es importante seguir trabajando en equipo y que la comunicación sea lo más clara y fluida posible. Para ello, en la mayor parte de los casos es preferible hacer videoconferencias y/o llamadas en lugar de correos electrónicos o mensajes, ya que si estos se han enviado de forma apresurada y no están bien redactados pueden dar lugar a malinterpretaciones y nos harán perder el tiempo innecesariamente.

 

10.Desconectar después de la jornada

Aunque estemos en casa y dispongamos de nuestras herramientas de trabajo, tenemos que intentar separar la parcela laboral de la personal y desconectar del correo electrónico, llamadas, etc., una vez que hayamos finalizado nuestra jornada.

 

Por su parte, José Luis Casero subraya que “además de lanzar un mensaje de apoyo y solidaridad a los millones de personas trabajadoras, cuyo puesto de trabajo se ha visto afectado por la situación de pandemia y la crisis laboral y económica que ha traído consigo, exigimos al Gobierno y a las fuerzas políticas un Pacto de Estado para la Reconstrucción y Reactivación Económica, que no olvide nunca que un modelo socioeconómico justo y equilibrado entre productividad y conciliación es posible”.

“Una vez superada la crisis, no se deben olvidar las ventajas que tiene esta modalidad de trabajo, tanto para las personas como para las empresas, cuando se hace bien, de forma voluntaria y organizada, a pesar de que ahora la experiencia no esté siendo positiva en todos los casos, ni se pueda aplicar en todos los sectores”, concluye el presidente de ARHOE.

 


FUENTE:   vía @EquiposyTalento

VER + EN:   http://www.equiposytalento.com/noticias/2020/05/01/10-pautas-para-gestionar-mejor-tu-tiempo-durante-el-teletrabajo 

Imagen de fernando zhiminaicela en Pixabay


 


El momento lo requiere | Puedes difundir en tus Redes Sociales
“compartiendo información y creando sinergia”