Estimados Emprendedores:

Si al comienzo de nuestra aventura empresarial alguien nos hubiera dicho qué no hacer, de qué huir, ¡cuántos disgustos nos hubiésemos ahorrado!

Como emprendedores nos preocupamos y nos ocupamos de tener clara la idea de nuestro proyecto, de cómo lo vamos a desarrollar, de qué forma jurídica va a tener, de cuántos empleados queremos, de qué inversión necesitamos, de qué gastos podremos soportar, y un largo etc.; sin embargo, casi siempre, se nos olvida la otra cara de la moneda: ¿qué debemos evitar hacer?, ¿de qué nos debemos alejar?, etc.  Por este motivo, os traemos este útil artículo, sobre las 13 situaciones que se deben evitar cuando te embarcas  en la aventura de crear tu Startup. Escrito por George Deeb,  Socio Director de Red Rocket Ventures, una consultora de Startups de Chicago y traducido por Legorburo Consultores.

Esperamos que no sólo os parezca interesante su lectura, sino que, además, os sea de utilidad por su contenido claro y conciso. 

 

<< 13 “banderas rojas” que deben evitar las Startups

La realidad es que la mayoría de las Startups fracasan. En los últimos años, he sido mentor  o dado consultoría a más de 500 Startups y he aquí un resumen de los problemas recurrentes que he visto en las Stratups que han hecho que éstas minimizasen sus probabilidades de éxito:

Una idea pequeña e inflexible

Los inversores tienden a tener prejuicios contra las ideas que arrojan el mayor beneficio posible en términos de clientes potenciales. Ellos preferirían respaldar al próximo Google, cuyo producto apela a todos y a cada uno de nosotros, que a un pequeño nicho de negocio que sólo atrae a un mercado muy estrecho.

Posicionamiento de Mercado Incorrecto

Muchas veces, los emprendedores  lanzan empresas que creen son buenas ideas, sin embargo,  nunca se han parado a hacer un estudio de mercado. A modo de ejemplo, los inversores no quieren apoyar a la décima Startup  dentro de una ronda de Startups,  sin duda,  prefieren respaldar a una de los primeras.

Sin estrategia de mercado

Los emprendedores suelen estar  tan centrados en el desarrollo de su producto, que no se anticipan lo suficiente hacia cual será su estrategia de penetración en el mercado, y cómo va a ayudar ésta a alcanzar la validación del producto con el fin de atraer capital de crecimiento.

Sin enfoque

Ya es bastante duro poner en marcha un negocio, cuanto más poner en marcha varios negocios al mismo tiempo. No quieras ser un aprendiz de todo porque acabarás  siendo un maestro de nada.

Saber cuándo hay que limitar las pérdidas

Si estás tratando de remar contra corriente, no importará  lo mucho que remes, la corriente te llevará hacia atrás. Los emprendedores tienen que saber cuándo en necesario dar un giro: mientras haya bastante capital en el banco y  tiempo suficiente para implementar cambios.

Sin pasión y sin tenacidad

Si un emprendedor no exuda pasión por su producto,  nunca amará su Startup lo suficiente para atravesar los buenos y los malos tiempos. Necesitas tener una mentalidad tenaz que, independientemente de lo obstáculos que encuentres en tu camino, te haga encontrar la manera de saltarlos.

Falta de liderazgo o liderazgo incompleto

No intentes meter en tu Startup un  equipo como el que tienen las grandes empresas, ya que, por lo general, no piensan como una Startup. Los inversores no quieren respaldar a una sola persona, quieren respaldar a un equipo completo, no vaya a ser que a ti, por lo que sea, te atropelle un autobús.

Equipo desmotivado

El equipo directivo necesita tener los mismos incentivos que el fundador, y poner el 15 o el 20 por ciento de la compañía en manos de tus empleados va a ser mucho más motivador e inculcará mucha más lealtad.

Sin mentores o sin asesores

Los emprendedores no deberían ser “lobos solitarios”.  Necesitan entender que no están en esta batalla solos. Muchas ciudades han creado viveros para Startups  con el fin de ayudarles a  acceder a  mentores.

Sin modelo de ingresos 

De acuerdo, entiendo que muchas Startups puedan no tener un modelo de ingresos el primer día. Pero, ten claro que, cuando llegue el momento, ese plan de ingresos deberás comunicarlo con claridad. Tu plan necesita estar los suficientemente fundamentado y basado en suposiciones creíbles, con el fin de que sea tan atractivo como para captar la atención del inversor y que justifique su valoración actual.

Menos capital del necesitado

En primer lugar, asegúrate de que consigues suficiente dinero desde el principio. Eso significa conseguir lo suficiente para desarrollar el producto y para alcanzar la prueba de validación del mismo. Preferiblemente, que esa cantidad sea lo suficientemente grande como para que, al menos, te puedas mantener durante 12 a 18 meses. Cualquiera que sea el capital que crees que necesitas, doblalo para tener un colchón, ya que las cosas siempre salen mal.

Sin plan de acción a largo plazo para el ROI*

Tanto si estás invirtiendo en tu propio negocio como si estás recaudando capital de inversores externos, necesitarás un plan de acción claro que por lo menos te devuelva 10 veces el capital invertido.

Mala suerte o mal momento

A veces, las empresas fracasan por causas ajenas a su voluntad (por ejemplo, debido a la economía). Durante los malos tiempos, a menudo es mejor ir a “hibernación”, y esperar a que las condiciones mejoren para que puedas vivir para luchar otro día.

Para más información sobre este tema, echa un vistazo a mi Lista de Control Definitiva para el Éxtio de las Startups>>

 

(*)Return On Investment: rendimiento sobre la inversión

Artículo extraído de la web entrepreneur.com, escrito por George Deeb, Socio Director de Red Rocket Ventures, una consultora de Startups de Chicago y traducido por Legorburo Consultores.  Red Rocket es, también, miembro fundador de Ensemble

Fuente: Entrepreneur – entrepreneur.com/article/231600

Traducción: Legorburo Consultores

 

FUENTE: legorburoconsultores.es