Recientemente animé a mi hija de 13 años, Maia, a iniciar un negocio de la magdalenas, y ha sido muy emocionante ver a su inicio.

Hablando con ella sobre cómo tenía que empezar, tenía algunas preocupaciones:

  • No sabía cómo.
  • No sabía qué tipo de negocio crear.
  • Tenía miedo si fracasaba.

¿Alguna de estas preocupaciones te es familiar? También eran mis preocupaciones cuando tenía un trabajo que dejé para iniciar mi propio negocio.

Las preocupaciones sobre qué hacer, cómo hacerlo y la posibilidad de fracasar hacen que mucha gente no intente empezar su propio negocio.

A continuación, una serie de consejos que no debes olvidar si vas a empezar tu propio negocio:

1. Busca oportunidades.

Mantén tus ojos abiertos en busca de oportunidades: ¿qué puntos de dolor tiene la gente?, ¿qué problemas necesitan ser resueltos?, ¿cómo se puede hacer que la vida de las personas sea mejor?

2. Si no puedes esperar a empezar, estás en lo cierto.

Cada vez que tengo mis mejores ideas, me emociono. Se las cuento a la gente. No puedo estar sentado mucho tiempo por la emoción.

 3. Empieza con algo pequeño.

Las personas tratan de construir su nuevo negocio con un lanzamiento masivo, pero esto es un error. Empieza lo más pequeño posible, mostrando un producto mínimo viable a unos pocos amigos, y deja que lo prueben. A continuación, a unas cuantas personas más. Cuando tratas de hacer algo masivo, te tomará una eternidad iniciar e iras hacia el fracaso, ya que estas construyendo algo masivo sin ninguna idea de si funciona o si a la gente le va a gustar. El lanzamiento es sólo un momento en la vida de un negocio, y ni siquiera es uno de los momentos más importantes.

4. No empezar es el error más grande.

Le dije a Maia que en el peor de los casos, si el negocio falla, ni siquiera es malo. Si empieza el negocio de la magdalena y falla, por lo menos ella tiene algo que hacer: comer unos deliciosos pastelitos y compartirlos con los amigos. Habrá aprendido algunas lecciones valiosas en el camino. Ella siempre puede empezar algo nuevo después de esto. De hecho, este es un escenario en el que se aprende algo y se divierte en el camino, incluso en el “fracaso”. Esta demostrado que es mejor que no haber empezado.

5. Empieza un blog

La mejor manera de promocionar un negocio es regalando información gratuita. Demuestra que es valiosa, que ayuda a la gente de forma gratuita. Después querrán más de ti.

6. No hagas SEO, ni marketing en las redes sociales.

No añaden ningún valor a tus clientes.

7. En su lugar, aporta mucho valor

Construye algo grande y el boca a boca es todo el marketing que necesitas (incluyendo a las personas que vistan tus mejores publicaciones en el blog). Sobre entrega. Ellos te amaran y no tendrás que hacer técnicas de SEO viscosas.

8. Empieza en modo “lean”

Empecé mis negocios con cero dinero utilizando servicios gratuitos o baratos para empezar. Sólo después de que empezar a hacer algunos ingresos empecé a pagar por servicios y a contratar. Haz  dinero tan pronto como te sea posible mediante la venta de algo valioso.

9. La publicidad es un modelo de negocio malo.

Cuando haces dinero con la publicidad, ¿qué estás vendiendo? La atención de tu audiencia. Esto es horrible y tus visitas y clientes no te lo agradecerán. En su lugar, haz todo lo posible para deleitar a tus espectadores y clientes y dales un valor increíble. Pagarán con mucho gusto.

10. Olvídate de los números.

Más específicamente, olvídate de superar ciertos objetivos. Un millón de páginas vistas, diez mil suscriptores, medio millón en ingresos. Estos son sin sentido y arbitrarios. En su lugar, preocúpate por la cantidad con la que estás ayudando a tus clientes. ¿Cuánto valor les estás dando? ¿Cómo les puedes hacer sonreír? Trata de poner algunos números en estas cosas.

11. La alegría no viene más tarde.

Muchas veces la gente se suicida tratando de llegar a una meta o realizando un lanzamiento increíble. Tienen la esperanza de que el logro de este objetivo va a cambiar sus vidas. Después llegan allí  y sus vidas no son diferentes. Se mueven hacia la siguiente meta. La alegría no viene cuando se llega a la meta o por tener un lanzamiento increíble. La alegría viene en estos momentos. Este es el momento de grandeza, de satisfacción con uno mismo en lo que estás haciendo. No más tarde.

12. Olvídate de la perfección.

Hay demasiadas personas que quedan atrapadas en el intento de hacer un producto, una web, un blog, un lanzamiento perfecto, etc. Nunca será perfecto. En cambio, haciendo lo que se puede, lo consigues por ahí, obtienes feedback, lo mejoras, lo repites.

13. No exprimas el Business Plan

La planificación, al igual que la perfección, es inútil y se interpone en tu camino. Claro, quieres pensar las cosas, pero la planificación se basa en información defectuosa (no podemos conocer el futuro). En lugar de ello, experimenta. Empieza. Haz. Después mira lo que sucede y ajusta. La flexibilidad es mucho más importante que un buen plan.

14. Empieza desde tu casa, con los amigos.

No no necesitas tener una oficina como la mayoría de los negocios. Incluso el negocio de la magdalena no necesita una tienda, por lo menos al principio. Deja que tus primeros clientes sean tus amigos pidiéndoles que sean brutalmente honestos. Después ya correrá la voz. Esto es un lanzamiento Zero-Dólar.

15. Céntrate en las cosas importantes.

Con demasiada frecuencia, las personas quedan atrapadas en las estadísticas, es las redes sociales o en un montón de pequeñas tareas que no tienen importancia. En su lugar, empieza a moverte en lo más importante: la producción de algo que agregue valor a tus clientes.

16. Rodéate de gente interesante.

Tener amigos que están haciendo cosas fascinantes es inspirador. Te darán buenos consejos y feedback. Las personas que te rodean  y sus actitudes positivas y estimulantes, importan.

17. Aprende a estar bien con no saber.

Tú no sabes qué va a pasar con el negocio. El mundo está cambiando. Tu negocio va a cambiar. Tú vas a cambiar. Tú no sabes nada, la verdad y eso está bien.

FUENTE: eureka-startups.com

Derechos de Imagen de Fotolia

Vía Zenhabits