Productividad

Poder administrar tu tiempo no es un lujo, es una necesidad para la supervivencia de tu negocio. La organización tiene menos que ver con hacer listas y poner cosas en tu calendario, y más con la energía.

La energía es una forma de poder. Cuando es alta, sientes que no hay tarea que no puedas abordar. Cuando es baja, te sientes disperso, quemado y agobiado. Implementar una estrategia de administración de energía en tu vida te ayudará a canalizar más tu impulso hacia tus objetivos laborales.

A continuación, te mostramos cómo concentrarte menos en llenar espacios en tu calendario y más en llenarte de energía para ser más productivo.

  1. Cierra bucles en tu cabeza

¿Hay algo que hayas tenido en mente durante semanas, meses o incluso años que no hayas terminado de hacer? Tal vez hay una cita con el médico que nunca llegas a pedir o una devolución a Amazon que aún no has enviado. Eso es lo que se llama un “circuito abierto”, y silenciosamente te drena mucha energía al ocupar espacio en tu subconsciente.

En lugar de malgastar el esfuerzo haciendo que tu cerebro te recuerde lo que no has hecho, tómate una hora, un día o una semana para cerrar el círculo y hacer eso. Tan pronto como hagas lo que tienes pendiente, sea lo que sea, te sentirás liberado y más motivado.

  1. Minimiza el cambio de tareas

Se necesita una gran cantidad de energía para pasar de hacer una atractiva presentación de PowerPoint a llamar por teléfono a los clientes y luego grabar un video, por ejemplo. Para preservar tu energía, concéntrate en comenzar un tipo de tarea y completar ese tipo de tarea antes de pasar a la siguiente.

Incluso puedes organizar tu agenda en días de “creador”, “entrenador” y “CEO” para repartir las tareas en los diferentes tipos de energía. Por ejemplo, organizar los lunes, miércoles y viernes para hacer llamadas y mantener reuniones, y los martes y jueves para tareas más creativas.

  1. Autoalimenta tu energía

La mayoría de las veces, cuando las cosas en nuestra vida van bien, tenemos energía. Pero cuando esas cosas no van bien, tendemos a dejar que nuestras circunstancias “roben” nuestro poder y, como resultado, nuestra preciosa energía.

Cuando autoalimentas tu energía, la mantienes bajo control. Para hacerlo, necesitas sacar tiempo para satisfacer tus necesidades físicas y emocionales. Para autoalimentar tu energía puedes desde ir al gimnasio a pasar una tarde con tu familia.

  1. Establece límites saludables

Cuando decimos “sí” a algo a lo que realmente queremos decir “no”, estamos gastando energía. Esto provoca una “fuga” de energía en nuestro sistema, y terminamos quemados.

Aprender a ofrecer un “no” cortés y respetuoso a cualquier cosa por la que no sientas un  “sí” categórico, es una de las formas más saludables de gestionar el manejo de tu energía.

  1. Haz una desintoxicación de las redes sociales

Muchos, cuando contemplamos el mar, nos sentimos increíblemente tranquilos. ¿Por qué? Porque hay muy poca “entrada de datos” en nuestros cerebros, solo el mar, un barco a lo lejos y el cielo.

Cuando estamos con nuestro smartphone, nuestra mente es bombardeada por muchos más datos de los que estamos acostumbrados a asimilar.

La solución: minimizar el tiempo de pantalla o hacer una desintoxicación de redes sociales.

  1. No pienses tanto y toma una decisión

¿Voy al gimnasio ahora o esta tarde? ¿Publico esto en Instagram hoy o espero unos días? ¿El vestido azul o el rojo? La energía requerida para tomar una decisión es otro sitio por donde se pierde energía.

En cambio, crea una rutina y síguela. Haz un programa de entrenamiento y ponte una hora para tu actividad física, planifica los días que publicas y lanza una moneda para decidir qué te pones. Al eliminar la decisión de si vas a hacer algo o no, eliminas las fugas de energía de tu vida. Como resultado, podrás lograr mucho más con el tiempo que tienes.

 


FUENTE: Redacción CepymeNews |

VER + EN: https://cepymenews.es/aumentar-productividad-gestionando-energia-no-tiempo/


 


Si te parece útil, puedes DIFUNDIR en tus Redes Sociales. Gracias!