Nuestra productividad depende mucho de cómo sepamos gestionar nuestros tiempos, algo que se puede complicar cuando trabajas desde casa, como hacen muchos emprendedores en sus inicios para ahorrarse costes de alquiler.

No obstante, algunos reconocen que, al pasar tanto tiempo en el mismo sitio, su productividad se ve resentida notablemente por no ser capaz de calcular bien sus tiempos. En un post anterior te dábamos las claves para planificar un horario adaptado a tus necesidades, pero en esta ocasión queremos ir un paso más allá y proponerte ocho hábitos que mejorarán tu productividad desde el primer día.

Son recomendaciones de expertos en la materia, profesionales que llevan años trabajando desde su hogar y que han compartido sus trucos con la revista estadounidense Fast Company. ¿Empezamos?

1. Equípate con todo lo necesario para trabajar

El hecho de desarrollar tu labor profesional desde casa no significa que puedas trabajar en cualquier sitio y de cualquier manera. Para aprovechar mejor el tiempo debes definir un espacio de trabajo y dotarlo con las herramientas necesarias para tu día a día.

2. Aplica la estrategia de los tres minutos

Seguramente cuando empieces tu jornada laboral tengas ante ti una lista de tareas pendientes. Esta técnica asegura que la mejor manera de completar todas ellas es dedicando tres minutos por cada hora a gestionar los asuntos urgentes e imprevistos, es decir, aquellos que no aparecen en esa lista.

3. Horarios prohibidos para las visitas

Muchos amigos y familiares creen que, al estar trabajando desde casa, tienes disponibilidad total para atenderles. Es importante que, desde el primer momento, sepas hacerles ver que estás trabajando y que durante tu horario de trabajo no puedes ser molestado por nadie que no tenga que ver con él.

4. Define tus pautas de interrupción

Si mientras trabajas hay gente en tu casa, lo mejor es que hagas un planning para que tus familiares o compañeros de piso sepan cuándo pueden entrar a tu espacio de trabajo y cuándo no.

5. Limita el uso de internet

Hay aplicaciones o extensiones de algunos navegadores que te permiten limitar temporalmente el acceso a ciertas páginas de internet. Si crees que las redes sociales pueden ser un problema para tu productividad, prueba a instalar una de estas herramientas y limitar su uso a 10 minutos cada dos o tres horas.

6. Incluye las reuniones en tu planning

A veces las reuniones surgen cuando uno menos se lo espera. Por eso, conviene que a la hora de diseñar tu horario semanal tengas en cuenta un tiempo extra, de 30 minutos por ejemplo, que llegado el momento puedas destinar a este fin.

7. Revisa los ingresos por trabajo realizado

Al menos una vez al año debes revisar el tiempo que dedicas a cada labor y los ingresos que percibes por ella. De esta manera, sabrás si tienes que revisar tus presupuestos o reducir el tiempo dedicado a una labor.

8. Crea una lista de objetivos

Además de las típicas listas de tareas pendientes, conviene que pienses a largo plazo y desarrolles una serie de objetivos que te gustaría cumplir en los próximos meses. Pueden ser de carácter estrictamente profesional, pero también personal. Ir viendo que cumples tus metas te ayudará a seguir adelante con tus proyectos y mejorar tu productividad.


FUENTE: ADECCO ORIENTA EMPLEO

VER + EN: http://www.adeccorientaempleo.com/productividad-habitos/