TranslucesLeo en Genbeta un artículo deMiguel López que presenta otro ejemplo más -la lista empieza a tender a infinito- de consumo colaborativo: Después del coche compartido, llega el maletero compartido: así es Shipeer. Así pues, otro sector que, si esto funciona, recibirá el varapalo de los nuevos tiempos: las empresas de mensajería.

De nuevo la lógica es aplastante: ¿dispones de recursos ociosos?, ¿quieres hacer dinero con ellos? Pues cada vez vas a tener más oportunidades. “Vende” tus recursos ociosos para que se ocupen con las necesidades de otras personas. En vez de recurrir a los servicios, siempre más caros, de la economía tradicional, va a haber mucha gente que en busca de un precio menor llegará hasta ti.

Hace ahora un año yo mismo escribía un artículo, Economía directa, a partir de las propuestas de John Robben The Direct Economay. La desintermediación (y su derivada, la reintermediación) es cada vez más simple de llevar a cabo. ¿Por qué comprar a una empresa cuando en esta nueva economía P2P puedo recurrir a un particular? Bienvenida a la nueva era de una renovada economía sumergida. Cuando las cosas van mal, he aquí una posibilidad de sobrevivir.

Claro que la economía tradicional se va a volver loca con esta explosión de servicios P2P. Albert Cañigueral, alguien referente en estas cosas del consumo colaborativo, ya ha escrito en varias ocasiones sobre lanecesidad de regular todo esto. Pero me temo que la regulación debería acabar afectando a cualquier recurso ocioso que un humano posea. Cualquiera. Porque a nadie se le escapa que si a mí me hace falta y tú lo tienes, ¿por qué no hablamos de que pueda comprártelo, siempre que sea más barato de como el comercio tradicional me lo ofrecería?

Y dicho lo anterior, ¿que postura debe tomar el comercio tradicional? Hablo de “comercio” en su más amplio sentido, sea online, a pie de calle o como queráis imaginarlo. Por “tradicional” hablo del que paga impuestos y se gestiona como empresa. ¿Deben aliarse o entablar una batalla contra el mundo? Se están jugando su futuro. Profesionales contra amateurs. Los unos viven de ello, los otros pudiera ser que… ¡también! Los unos dentro de la legalidad vigente, los otros en la alegalidad o en la ilegalidad.

Ya lo decía el otro día a cuenta del último libro de Rifkin: quizá el capitalismo ha bajado de tal forma pie de calle que ha conseguido embelesar a una inmensa mayoría de ciudadanas y ciudadanos. Sí, les ha dicho: No seáis tontos, podéis hacer negocio con vuestras vidas. En su más profundo sentido. Sea vendiendo tus córneas o tus riñones (cómo me acuerdo de Soft Power, de María ptqk) ofreciendo el maletero de tu coche o ese rincón inutilizado de tu casa. Contribuirás a un mejor uso de los recursos con que contamos en este planeta. Las generaciones venideras te lo agradecerán. Así de complicado está todo. ¡Reinventa en tu beneficio el biopoder!

Escrito por: 

FUENTE: http://blog.consultorartesano.com/