Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que el 36,6% de las personas con certificado de discapacidad eran activos en 2012, una tasa 40 puntos inferior a la de la población sin discapacidad (77%). En cuanto a la tasa de empleo, apenas alcanzaba al 24,5%, mientras que la de paro era del 33,1%. Estas cifras tan elevadas llevaron a poner en marcha estrategias para facilitar su acceso al mercado laboral y, en definitiva, su contratación. En este artículo se explican seis de esos proyectos que buscan fomentar la inserción laboral de las personas con discapacidad.

1. Sistema Nacional de Garantía Juvenil

El Sistema Nacional de Garantía Juvenil se dirige a jóvenes de entre 16 y 25 años que carecen de empleo y no están integrados en los sistemas de educación. A través de él, se conceden incentivos a las empresas que les contraten de manera indefinida o mediante contratos formativos. No obstante, la norma se muestra favorable a las personas con discapacidad, ya que para estas amplía la edad de participación hasta los 30 años, siempre que tengan un grado de discapacidad igual o superior al 33% y no hayan trabajado en los 30 días naturales anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Todos los requisitos se pueden consultar en la web del Sistema.

COCEMFE se ha congratulado de la decisión de elevar en cinco años la edad de los jóvenes con discapacidad que pueden beneficiarse de este plan ya que, según recuerda, “presentan mayores situaciones de exclusión laboral, tasas más elevadas de inactividad y también de paro, que el resto de jóvenes, por lo que requieren apoyos más enérgicos de las estrategias públicas de empleo que se ponen en práctica para su inserción profesional”.

También el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha celebrado esta medida. En un informe, el CERMI ha analizado el impacto de la reforma en las personas con discapacidad y destaca que estas se convierten en “protagonistas” de la citada iniciativa, así como de la Estrategia Española de Activación para el Empleo. Subraya así la transversalidad de la discapacidad en el acceso a los programas formativos y al trabajo y cómo las distintas bonificaciones previstas son incentivos muy interesantes para la contratación de estas personas.

2. Disismore, una red profesional para personas y empresas

Disismore es una red profesional dirigida a personas con discapacidad que buscan un empleo, mejorar el que tienen o realizar prácticas en empresas, así como un espacio para las compañías, asociaciones u organizaciones que seleccionan a los candidatos a puestos de trabajo. Es una página web donde unos y otros coinciden junto con profesionales y técnicos de orientación e inserción laboral, en un esfuerzo común por mejorar el nivel de empleabilidad y encontrar los candidatos idóneos para las empresas.

El objetivo es “dar visibilidad al talento”, destacar las aptitudes de las personas con discapacidad y facilitar el cumplimiento de la Ley de Integración Social del Minusválido LISMI, que establece que las firmas públicas y privadas con una plantilla superior a 50 trabajadores han de contratar al menos a un 2% de empleados con discapacidad. Se pretende, en definitiva, lograr una rentabilidad económica y social.

Para inscribirse en la red, las personas con discapacidad interesadas han de crear un perfil en el que indiquen sus capacidades, conocimientos y habilidades. En él se puede incluir contenido multimedia, invitar a otros contactos, acceder a ofertas laborales, seguir a las compañías y profesionales (recruiters o encargados de la selección de personal) que interesen e invitar o localizar a un orientador laboral para contar con su apoyo en los procesos de búsqueda y selección.

Los profesionales encargados de la búsqueda y selección de candidatos también pueden contar con su propio perfil con información de la empresa o asociación para la que trabajan, publicar ofertas laborales o buscar orientadores que asesoren en el proceso de selección. A estos últimos también se les da la opción de registrarse para facilitar la adaptación laboral, al elegir las ofertas que se adaptan mejor a los candidatos o identificar a las compañías a las que interesa la contratación de determinadas personas.

3. Adaptaempleo, un portal para fomentar la inserción en el comercio

La Asociación Empresarial de Centros Especiales de Empleo de COCEMFE (AECEMCO) y el Instituto de Biomecánica (IBV) son los impulsores de Adaptaempleo, un portal que persigue la promoción del empleo de personas con discapacidad en el sector del comercio. Los demandantes con discapacidad disponen de un asesor interactivo para la búsqueda del trabajo que se adapte mejor a su perfil, mientras que las empresas acceden a la información y el asesoramiento precisos para contratar a los demandantes con discapacidad que se ajusten a sus necesidades.

La labor de asesoramiento se detiene en la adaptación de puestos de empleo según el tipo de discapacidad e información para la selección de puestos o candidatos. Además, se pueden consultar buenas prácticas y tutoriales relativos a normativa, legislación y otra información de interés para las compañías y los demandantes de trabajo.

Adaptaempleo se enmarca en el Plan Avanza del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. De ahí que su objetivo sea servir de herramienta para técnicos de recursos humanos, intermediadores laborales y, en general, cualquier entidad o persona con discapacidad interesada en conseguir un empleo. Con este fin, se quiere crear una comunidad de empresas y personas con discapacidad que, entre otras cuestiones, intercambien experiencias de integración y abran grupos de discusión y opinión, explica el IBV.

4. Tutor-Dis, un software para el empleo de personas con discapacidad intelectual

El Instituto de Biomecánica ha participado también, junto con la Asociación FEAPS para el empleo de personas con discapacidad intelectual (AFEM), en el desarrollo del software Tutor-Dis. Este se instala en tabletas o móviles con sistema operativo Android y se administra a través de Internet.

Su objetivo es fomentar el empleo de personas con discapacidad intelectual mediante la adaptación al puesto de trabajo, la autonomía y la productividad de los empleados. Con este fin, diseña actividades de refuerzo y aprendizaje para el trabajador, gestiona sus tiempos laborales mediante alarmas, citas y avisos, facilita su proceso de comunicación, realiza un seguimiento de su evolución y le localiza espacialmente.

El software se presentó en el Torneo de Innovación Social, en Budapest, organizado por el Banco Europeo de Inversiones (EIB), la Universidad de Tecnología y Economía de Budapest y la Fundación Europea por el Espíritu Empresarial. El investigador Alberto Ferreras defendió esta nueva herramienta, que premió esta iniciativa, junto con otros cuatro proyectos, de un total de 224 propuestas de 24 países de la Unión Europea.

5. Proyecto Vulcano II para personas con discapacidad intelectual

La Federación de Organizaciones a favor de personas con discapacidad intelectual (FEAPS Madrid) impulsa el Proyecto Vulcano con el fin de mejorar su inserción sociolaboral. La segunda fase del proyecto ha atendido ya a 125 personas con discapacidad intelectual “interesadas en acceder al mercado laboral y mejorar sus competencias y destrezas para la búsqueda de un empleo“, explica la entidad. De ellas, 70 forman parte del proyecto: 27 mujeres y 43 hombres.

Pueden beneficiarse de esta iniciativa mujeres y hombres con discapacidad intelectual, en situación de especial desventaja social por ser madres, haber cumplido condena o proceder de familias desestructuradas. Las personas seleccionadas asisten a cursos formativos semanales, donde se les dan herramientas para la búsqueda activa de trabajo, el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, así como formación en habilidades sociales.

6. Videocurrículum

El currículum vítae reduce a una o dos hojas toda la información formativa y laboral de una persona. ¿Por qué no proponer una alternativa en la que contar de primera mano estos y otros detalles interesantes? COCEMFE Castilla y León puso en marcha a comienzos de año el programa “Promociona2”, para la promoción de videocurrículums en su canal de YouTube.

Con una duración de seis meses, desde enero hasta junio, esta iniciativa pionera en la comunidad autónoma ha pretendido ayudar a buscar trabajo a personas con discapacidad con titulación universitaria. Todas ellas tomaron parte en un proceso de coaching “para mejorar su autoestima y empoderamiento y proponer una nueva estrategia para la búsqueda de empleo a través de las TIC”, explica la entidad.

A su vez, se ayudó a 65 personas con discapacidad de la provincia de Palencia que carecían de confianza en sus posibilidades, contaban con un bajo nivel educativo y, en consecuencia, un bajo nivel de empleabilidad. El objetivo es mejorar el acceso al mercado laboral de las personas con discapacidad de la comunidad, a quienes se ofrece también apoyo al autoempleo y asesoramiento.

Página web: Fundación Eroski

FUENTE: www.afundacion.org