Cuando crecemos, muchas veces, la rutina, los “deber ser” y las obligaciones nos llevan a olvidarnos de quién realmente somos: aquel niñ@ que soñaba y creía que todo era posible. Es un cuento de Peter H. Reynolds. 

 

FUENTE: http://www.capacity.es/