Los expertos pronostican un crecimiento de las contrataciones de entre el 1,6% y el 1,8%, por lo que terminaremos 2020 con una cifra de entre 300.000 y 350.000 personas que conseguirán un nuevo empleo. Aquí se citan los nuevos puestos y dónde podrá encontrarlos.

Desaceleración económica, incertidumbre internacional y política y un menor crecimiento de las contrataciones, que baja por primera vez desde 2014 del 2%. Ese es el resumen básico del panorama del empleo para este año.

Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, cree que “para 2020 no se espera un incremento del PIB superior al 1,7%, y la tasa de desempleo se mantendrá, previsiblemente, por encima del 13,5%. Ante este escenario, se anticipa que continúe el frenazo en el empleo durante el primer semestre de 2020, momento en que las economías de nuestro entorno crecerán a mayores niveles que en 2019”.

Blasco añade que el menor crecimiento de la economía se está traduciendo en problemas en el mercado de trabajo. Esos se resumen en el flojo desempeño de los contratos indefinidos, así como en el crecimiento del paro en colectivos vulnerables, y añade que “la suave desaceleración económica aún continúa siendo compatible con la creación de empleo y la reducción del paro registrado. La clave será en qué punto se estabilizará esa desaceleración, porque de eso dependerá que el paro pueda continuar en descenso o no”.

Jesús Araújo, CEO de Cegos España, no espera crecimiento del empleo, sino estancamiento, y asegura que “cualquier movimiento puede generar subidas y bajadas, porque estamos hablando de porcentajes muy pequeños de crecimiento de empleo”.

Manuel Solís, director general de ManpowerGroup, pronostica un crecimiento moderado de las contrataciones en torno al 1,6% o 1,8%, alineado con la previsión de crecimiento del PIB; y Valentín Bote, director general de Randstad Research, coincide en un crecimiento en torno al 1,7% o 1,8%, por debajo del umbral del 2%, del que no se bajaba desde 2014.

Si esto se materializa, la previsión de Bote de crecimiento interanual de nuevos empleos es de unas 350.000 personas, mientras que Javier Blasco cifra este incremento en 300.000 personas. En todo caso, ambas cifras se alejan de lo visto entre 2015 y 2018, por encima de las 500.000 personas que obtienen un nuevo empleo.

Christopher Dottie, presidente de Hays, asegura que “España se consolida como un país tecnológico en el que se seguirán demandando perfiles digitales”. Añade que los sectores industriales dedicados a la fabricación y producción se consolidan y cree que habrá oportunidades si el nuevo Gobierno apuesta realmente por el mercado laboral: “Se necesita una visión conjunta del munmdo del trabajo en España, y que consigamos preparar el escenario laboral para un futuro más productivo, dinámico y estable”.

Jesús Araújo considera que “más que de sectores, hay que hablar de áreas. No hay un sector que lidere de forma clara la creación de nuevos puestos. La digitalización, por ejemplo, hace que surjan áreas transversales que generan nuevos empleos”.

Javier Blasco cree que “el empleo va a ser de servicios (fundamentalmente consumo, márketing y ventas), que es el motor de nuestra economía y que ocupa el 65% de los empleos”. Añade que industria y construcción se comportan mejor y se siguen demandando profesionales en estos sectores. Se refiere también al empuje de las TIC, el márketing digital, la ciberseguridad y el blockchain como impulsores de nuevos empleos.

Valentín Bote, que coincide con Blasco en la pujanza del sector servicios, recuerda que “otros, como el de la construcción, han crecido en los dos últimos años, aunque éste se ha desacelerado de forma significativa, aunque sigue por encima de la media, y se espera un crecimiento para este año”.

Araújo destaca el impulso que tendrá la ingeniería robótica y algunos aspectos de la inteligencia artificial en la creación de nuevos puestos. Y añade a esta lista la gestión de datos, el ecommerce y la ciberseguridad.

Blasco fía las oportunidades de crecimiento a la posibilidad de que se aclaren algunas incertidumbres, como la guerra comercial entre China y Estados Unidos, las consecuencias del Brexit o la situación política en España: “Hay que esperar a que el nuevo Gobierno mueva ficha en cuestiones que afectan al empleo. Una de ellas es el hecho de que se puedan elevar los costes a las compañías, o que el aumento del salario mínimo pueda afectar a la cuenta de resultados de las pequeñas empresas”.

Blasco insiste en la necesidad de una seguridad jurídica que no cambie la estructura de costes, porque esto afecta a la creación de nuevos empleos”.

Valentín Bote añade que “algunos sectores como el de la hostelería corren peligro de desaceleración en 2020, entre otros factores por lo que pueda ocurrir en torno al Brexit y el impacto que éste puede tener en la depreciación de la libra esterlina, y cómo afectará a los turistas británicos”. Añade el riesgo geopolítico de la reciente crisis Irán-Estados Unidos, con efectos en el precio del petróleo y que influyen en una economía dependiente como la nuestra. Esto impacta en el empleo.

Bote conviene con Blasco en el posible impacto negativo que puede tener el incremento del salario mínimo, y se pregunta cómo puede impactar una posible contrarreforma laboral.

Por lo que se refiere a nuevas subidas del salario mínimo, Manuel Solís también cree que puede afectar a la creación de nuevos empleos, y asegura que “hay empresas que ya adelantan la toma de decisiones frente a posibles medidas del nuevo Gobierno”.

Hechas las predicciones, éstas son las oportunidades laborales que se abren este año:

Turismo y hostelería

Los servicios de comidas y bebidas suponen el grueso del sector turístico, ya que tres de cada cuatro empleados (1,4 millones) pertenecen a esta actividad.

Los empleadores solicitan en este sector determinadas habilidades comunes a sus candidatos. Una de ellas es el conocimiento de idiomas, no sólo inglés, francés o alemán. Se demandan otras lenguas como chino, ruso o árabe, por la diversidad de orígenes que tienen nuestros visitantes, y por el incremento del poder adquisitivo de los turistas procedentes de estos países.

Asimismo, resulta determinante la orientación al cliente -muchas de estas posiciones son de cara al público-, por lo que a los candidatos se les exigirán habilidades al respecto, como empatía o capacidades comunicativas.

Dada la estacionalidad y la temporalidad de estos trabajos, en muchas ocasiones se apreciará especialmente la experiencia en posiciones similares. Por último, se demanda cada vez con mayor frecuencia que los candidatos cuenten con aptitudes digitales o dispongan de conocimientos de nuevas tecnologías, ya que es habitual que los profesionales se tengan que desenvolver con ellas en su día a día.

Los empleos de base, como camareros, mozos de habitación, camareros de piso, guías turísticos, ayudantes de cocina o cocineros, son los más solicitados, aunque cada vez es más frecuente la búsqueda de perfiles intermedios o directivos, como gerentes, jefes de sala o directores de hotel, por la alta especialización y profesionalización de este sector. Destaca sobre todo el perfil de camarero de banquetes.

Además, la proliferación de herramientas digitales, como las redes sociales y su analítica, la inteligencia artificial o el big data, está provocando la demanda de perfiles especialistas en este tipo de tecnologías.

Sigue habiendo demanda de channel manager (responsable de canal) o de ecommerce manager en hotelería, así como de responsables de operaciones.

Banca y finanzas

El gestor comercial es uno de los perfiles más cotizados en este sector. Se le encomiendan tareas de atención al cliente y venta de productos financieros.

No se puede olvidar la necesidad de responsables de administración, dirección financiera, controller financieros y controller de negocio. También hay gran demanda de científicos de datos, los desarrolladores de big data y especialistas en ciberseguridad.

Habrá oportunidades asimismo para analistas en banca privada, o managing director en banca de inversión. Y también existe una necesidad creciente de agile coach, capaces de desarrollar una innovación permanente, gestionar el cambio y la transformación digital.

Cotizan los consultores de cloud, con amplios conocimientos técnicos, capaces de diseñar las mejores soluciones en la nube para cada organización.

Además, hay oportunidades para ingenieros de cloud, dedicados a la gestión de datos en la nube y que tengan amplios conocimientos técnicos para poder trabajar con diferentes plataformas, y garanticen el acceso, la privacidad y la seguridad.

Logística

En el sector logístico el crecimiento sostenido del ecommerce provoca una necesidad de dar soporte a la venta online. Los expertos detectan oportunidades laborales para el nuevo año para los representantes de desarrollo de ventas, capaces de investigar, desarrollar y comercializar productos y servicios; de analizar y conocer las necesidades de los clientes, orientarse a las ventas, definir modelos de negocio que maximicen las ventas y la generación de valor para los clientes.

Se siguen demandando ingenieros de software, responsables de transformación digital, desarrolladores de aplicaciones, programadores web, arquitectos de sistemas y especialistas en big data para la cadena de suministro. Sin olvidar a los expertos en blockchain, ingenieros de software logísticos y arquitectos de sistemas.

Y cotizan al alza los mozos manipuladores, encargados de atender a la recepción, reparación y expedición de las mercancías adquiridas por los clientes a través de internet.

Ecommerce

En este sector en continuo crecimiento se mantiene la demanda de KAM ecommerce, profesionales encargados de gestionar y negociar cuentas críticas dentro de una empresa.

Crece además el sector de contact center, y la figura capaz de aunar ambas necesidades y darles solución es la de teleoperador, pero emerge el perfil de teleoperador croselling. Hay que tener en cuenta que los teleoperadores puros de atención al cliente se han ido transformando en este otro tipo de profesionales, donde de forma transversal existe la venta de un producto.

La evolución de este perfil nos llevará a la aparición del experto en experiencia del cliente por el canal digital, que trabajará en la experiencia con el cliente y en diferentes canales digitales, no sólo con el teléfono. Hablamos de chatbots, inteligencia artificial o speech analytics. El 80% de las operaciones de call center es hoy de simple atención telefónica, pero la actividad del futuro teleoperador implicará la venta de más productos y servicios a los clientes, y esto provocará una mejora de los ratios de fidelización y retención de éstos. Ya no sólo se tratará de gestionar enfados, y el hecho de conocer mejor a las personas implicará una actividad diferente y mucho más cualificada.

Se mantiene asimismo la demanda de especialistas en programática para la optimización de la inversión en medios digitales y análisis de la audiencia, y la proliferación de herramientas de análisis, automatización de márketing o machine learning impulsa la necesidad de contar con profesionales de análisis y automatización con un claro perfil de negocio.

Y no se puede olvidar la figura del digital manager (CDO), que integra la estrategia digital, comercial y de márketing con todos los canales de venta, y transforma los modelos de negocio.

Márketing y ventas

Las actividades comerciales siguen dinamizando el mercado, y esto provoca una demanda creciente de customer success en el área de márketing, con un conocimiento técnico y buenas capacidades relacionales, estratégicas y comunicativas, que resultan clave para posicionarse de manera diferencial en el mercado. A estos profesionales se les exige el dominio de castellano, retención de clientes, Software as a Service, Salesforce.com, CRM, satisfacción de clientes, estrategia de negocio y márketing digital.

Siguen siendo determinantes las figuras del shopper marketing manager o el export area director, muy identificados con el consumidor y con una vinculación a las actividades internacionales. El proceso de globalización continúa generando la necesidad de export area directors.

Y a esto se añade un perfil ya necesario como el del key account manager, especializado por canales, tipología de cuentas y zona geográfica, para permitir una mejor penetración en el territorio.

‘Retail’

Hay una gran demanda de dependientes especializados, dedicados sobre todo a la atención al cliente y con orientación a las ventas o resultados. Hay que tener en cuenta que la implementación del ecommerce lleva a que muchas empresas de distribución y retail se enfrenten a la imposibilidad o dificultad para visualizar la afluencia de público a sus establecimientos. Las compañías necesitan personal capaz de aportar flexibilidad a las plantillas en momentos de campaña.

Se mantienen las oportunidades laborales para ecommerce manager, area manager y retail manager, responsables de coordinar, liderar y dirigir las operaciones de la red de puntos de ventas.

IT y Telco

La ciberseguridad, el Internet de las cosas (arquitecto de soluciones de internet de las cosas), el big data, la inteligencia artificial o la nube de Internet continúan siendo líneas con un gran crecimiento en este sector que demandan profesionales altamente cualificados.

Por lo que se refiere a la ciberseguridad, se necesitan big data architect, ingenieros de software, de preventa y soluciones telco.

Hacen falta matemáticos o ingenieros dedicados al machine learning y se demandan también ingenieros técnicos o superiores en informática o telecomunicaciones.

También son necesarios los especialistas en inteligencia artificial con habilidades específicas de machine learning o ciencia de datos. Estos profesionales son también muy apreciados en las tecnologías de la información o en la programación informática.

Además, hay gran demanda de customer success, consultores de cloud, desarrolladores de Python, desarrolladores de big data, ingenieros de datos o representantes de help desk, que se encargan de asegurarse de que los dispositivos digitales funcionen con normalidad para que el tráfico de datos que viaja por las organizaciones no se interrumpa.

Medicina, farma y ciencia

Higienista dental, nutricionista, consejero genético, técnico quirúrgico, enfermera, ingeniero biomédico, científico de materiales, geocientífico, epidemiólogo, bioquímico o científico atmosférico son algunos de los perfiles profesionales científicos que se señalan como más exitosos por el momento.

En la industria farmacéutica, el auge de las terapias avanzadas, los genéricos y los biosimilares provoca una amplia demanda de sales representative. Y continúa la necesidad de directores médicos y MSL, KAM y delegados hospitalarios, responsables de producción o responsables de turno.

También destaca el perfil de técnico de cualificaciones y validaciones, que se responsabiliza de asegurar el cumplimiento de las normas de buenas prácticas en el entorno farmacéutico. Y aumenta asimismo la demanda de perfiles de Medical Science Liaison (MSL), que participan en todos los procesos del ciclo de vida de un producto y facilitan la correcta utilización de los fármacos.

En la “S” de las profesiones STEM (la ciencia) se generan perfiles cada vez más cotizados como los bioquímicos o biofísicos, químicos, científicos y técnicos ambientales, conservacionistas, científicos forenses, geocientíficos, o hidrologistas.

Ingeniería e industria

Metidos de lleno en la necesidad de profesiones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), hay que tener en cuenta que en España las carreras técnicas más demandadas por las empresas son la ingeniería informática, ingeniería industrial, ingeniería mecánica, ingeniería en electrónica industrial y automática e ingeniería de telecomunicaciones.

En ingeniería informática las oportunidades son para ingenieros informáticos y de telecomunicaciones, pero también para expertos en aplicaciones móviles, programación y big data.

La automatización y robotización de los procesos productivos y logísticos siguen provocando la demanda de perfiles técnicos para cubrir necesidades de diseño de los flujos de producción, layouts automatizados, programación de robots, simulación de los procesos automatizados, implantación de la nueva metodología, o gestión y mantenimiento de máquinas y robots.

Existe una gran demanda de ingenieros de software, que son un claro exponente de algunas características que marcan el futuro del empleo, como la facilidad para trabajar de forma deslocalizada o el empleo por proyectos.

También se necesitan expertos en big data, data scientist y data analyst, así como especialistas en ciberseguridad capaces de prevenir, preparar y actuar contra los ciberataques.

En el sector de automoción es clave el perfil del técnico superior en automoción, encargado de realizar la diagnosis de incidencias en un vehículo, tasaciones y presupuestos de reparaciones de elementos, del mantenimiento de flotas y de la gestión de equipos en los centros de trabajo. Además hay que tener en cuenta las oportunidades laborales que la ingeniería de automoción sigue ofreciendo a project managers y expertos para el departamento de calidad.

Se demandan ingenieros de robótica en servicios y tecnologías de la información, ingeniería mecánica e industrial, automoción y movilidad, industria del automóvil, consultoría de gestión, investigación, aviación e industria aeroespacial.

También se requieren ingenieros de datos en sectores como tecnología y servicios de la información, internet, industria del automóvil, programación informática, consultoría de gestión, ingeniería mecánica e industrial y telecomunicaciones.

Y en banca y servicios financieros o salud, tecnología y servicios de la información, programas informáticos, internet, telecomunicaciones, o consultoría de gestión hacen falta ingenieros de cloud.

Construcción

Continúa moderándose la aportación de la construcción al incremento del empleo, ahora con la creación de 29.600 puestos de trabajo en los últimos doce meses (+2,4% interanual; un 7,7% del total de los nuevos empleos creados en el último año, la proporción más baja desde diciembre de 2016 y que se compara con el 13,2% de hace 12 meses).

La construcción en España cuenta con 1,3 millones de ocupados y actualmente no es fácil encontrar perfiles cualificados. Las profesiones tradicionales (albañiles, encofradores, soldadores, electricistas o fontaneros) siguen siendo muy demandadas. Hay que recordar que hasta 2008, el boom de la construcción provocó una demanda ingente sin exigencia de cualificación. Los años de crisis generaron la necesidad de recolocación de todos esos profesionales: diez años de travesía del desierto, y ahora resulta complicado encontrar perfiles aptos.

Se requieren además profesionales vinculados a las tecnologías y al 3D. La escasez viene por lo nuevo. Se necesitarán expertos en modelado para arquitectura y construcción que sean capaces de pasar de las soluciones constructivas en dos dimensiones al 3D.

Sigue habiendo una importante demanda de profesionales para puestos como jefe de obra de construcción modular, project manager, BID manager (elaboran ofertas para responder a los clientes), export y country manager, delegados de suelo o directores comerciales.

Legal

En 2020 se demandarán expertos legales en el área de fusiones y adquisiciones, junto con la de impuestos, derecho procesal, bancario y laboral.

El Derecho fiscal es también un campo atractivo para los abogados y puede abarcar muchas especialidades, sobre todo las relacionadas con la fiscalidad de grandes patrimonios y el tratamiento de pleitos con Hacienda.

No se puede obviar la importancia que tiene la llegada de las tecnologías digitales y de nuevos fenómenos como la inteligencia artificial, con el uso de software y algoritmos que influyen en la toma de decisiones. Las nuevas tendencias cambian la función legal, que deja de ser un soporte y está cada vez más próxima al negocio, convirtiéndose en un área estratégica en las organizaciones.

Así, por ejemplo, el machine learning, que puede ser predictivo, impactará en el negocio del sector legal con herramientas de productividad que influirán en la efectividad de los procesos. La comunicación con los clientes cambia, y también la gestión de los despachos.

Aparecen asimismo ciertas figuras de profesionales que ofrecen buenos resultados: la más destacable es la de los professional support lawyers (PSL), abogados con más de cinco años de experiencia que se encargan de estructurar la información que necesitan los abogados y socios de la firma que están pegados al cliente. Crean precedentes y modelos para las operaciones que están permanentemente actualizados.

Esta información está elaborada con las opiniones de Christopher Dottie, presidente de Hays; Manuel Solís, director general de ManpowerGroup; Javier Blasco, director del Adecco Group Institute; Valentín Bote, director general de Randstad Research; Jesús Araujo, CEO de Cegos España y Latam; y con los datos de informes de Adecco, Hays, LinkedIn ManpowerGroup y Randstad.


AUTOR:  TINO FERNÁNDEZ @tinofernande

FUENTE:  vía @expansioncom

VER + EN: https://www.expansion.com/expansion-empleo/empleo/2020/01/11/5e188eee468aeb5c018b45b4.html 

Imagen de Dani Géza en Pixabay


 


Si te parece útil, puedes DIFUNDIR en tus Redes Sociales. Gracias!