Son muchas las pequeñas firmas que desaparecen cuando el propietario se jubila, se traslada de ciudad o simplemente tira la toalla. Iniciativas como Reempresa ayudan a encontrar personas que cojan el testigo.

Todos merecemos una segunda oportunidad, incluidas las empresas. Ya sea porque el propietario se jubila, por problemas de salud, porque se traslada de ciudad, encuentra otro trabajo o simplemente tira la toalla. Son muchas las pequeñas firmas perfectamente viables que, al no encontrar a alguien a quien ceder el testigo, acaban echando el cierre.

Expocom El anterior propietario de Expocom, una pequeña empresa dedicada a la radio comunicación y seguridad electrónica, quería jubilarse. En 2013 empezó a buscar candidatos a los que traspasar su negocio a través de Reempresa. Finalmente dio con Eduard Oltra, ingeniero técnico de telecomunicaciones. En febrero de este año se firmó la compraventa del negocio, con dos condiciones: que se mantuvieran los 14 puestos de trabajo y que el dueño, que había dedicado a Expocom sus últimos 34 años, acompañara a Oltra durante un mínimo de un año, para ayudarle en su nueva etapa.

En algunos casos, es un familiar, un empleado o un socio quien se queda con el negocio. Pero no siempre es así. En este contexto, a finales de 2011 la patronal catalana Cecot puso en marcha, en colaboración con la Fundación CP’AC, el Centro Reempresa de Cataluña. Ante la buena acogida de la iniciativa, Cecot empezó a colaborar en 2013 con la Dirección General de la PYME (dependiente del Ministerio de Industria), lo que ha permitido abrir puntos de atención de Reempresa en otras regiones como Murcia, Cádiz, País Vasco o Galicia.

Reempresa es una iniciativa sin ánimo de lucro, gratuita tanto para el cedente como para el re-emprendedor. Se financia, en exclusiva, con fondos públicos.

Desde su puesta en marcha, el programa de Reempresa ha ayudado a dar continuidad a 262 compañías, lo que supone el mantenimiento de algo más de mil puestos de trabajo y una inversión inducida de 12 millones de euros. Sin el soporte del programa, probablemente, muchas habrían desaparecido.El ‘re-emprendedor’…“La crisis ha provocado que muchos empresarios y personas con experiencia en gestión se encuentren ahora mismo desocupados. Para este tipo de perfiles, montar una nueva start up no siempre es una opción, pero quizá sí lo sea tomar el relevo de una firma ya existente”, comenta Antoni Abad, presidente de Cecot. El re-emprendimiento es una fórmula válida para empresas de pequeño tamaño, incluso unipersonales, y start up. “Quien compra una firma –ya sea a través de Reempresa o de una asesoría– hereda sus clientes, sus proveedores y su marca y la fortalece con nuevas ideas”, comenta Abad.

Grupo Interofer En un traspaso, el grupo Interofer no busca ocupar el puesto del anterior comerciante. Este grupo se hace con negocios –en la actualidad es propietario de cinco; una tintorería, 2 lavanderías, un horno pastelería y una carnicería– y “profesionaliza su gestión”, explica Enric González, uno de sus propietarios. “Nosotros nos encargamos de seleccionar al personal para cada tienda. No los consideramos empleados al uso, sino compañeros que pueden enriquecer el negocio con su conocimiento y su ‘feedback’. Nuestra función es negociar mejores precios para ellos, por ejemplo, de suministro eléctrico, además de encargarnos de la contabilidad o el márketing. Contar con varios comercios nos permite obtener sinergias”, agrega su socio Javier Rebollo.

El súper online Tudespensa.com es un ejemplo de ello. La start up se constituyó en el Registro Mercantil en el año 2005 y daba servicio fundamentalmente a la zona de Levante. Ya en 2012, el empresario manchego Juan Domingo Ortega (ex-Forlasa) adquirió la compañía, con la ambición de reimpulsarla por toda la geografía española.

Grupo Interofer es otro caso. Dirigido por Enric González y Javier Rebollo, son propietarios de cinco negocios locales del sector alimentación y servicios de tintorería –algunos de ellos, adquiridos a través de Reempresa–, a los que ofrecen servicios comunes y sinergias en campos como el márketing, la contabilidad y la relación con proveedores. “La profesionalización en la gestión de estas pequeñas empresas puede ayudarlas a ser mucho más rentables”, señalan González y Rebollo.… Y el que se vaDesde el punto de vista del que se va, desprenderse de un negocio, sobre todo cuando él lo creó, es siempre difícil. “Después de tantos años, el cedente siente una profunda relación emocional con la empresa, y de hecho suele ser el primer interesado en que vaya bien tras el traspaso. Por eso muchas veces proponemos una fórmula de transición, en la que el antiguo encargado acompaña al nuevo durante unos meses”, afirma Abad.

Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en Expocom, una firma de Barcelona que realiza proyectos de ingeniería de radiofrecuencia y seguridad. El acuerdo de compraventa se firmó el pasado febrero, e incluía dos condiciones: que el cedente, que se iba a jubilar, acompañara al nuevo propietario, Eduard Oltra, durante un periodo mínimo de un año, y que se conservaran los 14 puestos de trabajo de la compañía. “Desde un primer momento nos entendimos. Él aporta su experiencia de 34 años y yo las ganas de seguir adelante. Hacemos un buen tándem”, considera Oltra. “La presencia del antiguo dueño aporta tranquilidad a los clientes”, agrega este re-emprendedor.

Mozzakimozza, por su parte, es una pequeña distribuidora de quesos y embutidos italianos. Su fundadora, de 31 años, decidió cambiar por completo de vida, pero únicamente estaba dispuesta a traspasar el negocio a personas dispuestas a continuar su legado. “Al ser una empresa pequeña, la figura del propietario pesaba mucho. Por eso, establecimos un periodo de acompañamiento de 4 meses, que agradecen mucho clientes y proveedores, y estamos seguros de que en el futuro seguiremos colaborando”, sostiene Juan Bofill, que junto a su esposa Ana Llàcer hoy regentan la compañía.

Cecot estima que, en diez años, 650.000 pymes y micropymes cambiarán de manos en España, lo que equivale a 1,4 millones de puestos de trabajo. Recientemente, la patronal ha firmado una alianza con CaixaBank, por la cual la entidad ha impulsado una línea de crédito de 175 millones y prevé formar a 3.000 de sus comerciales para que actúen como prescriptores de Reempresa. El objetivo es, en un año, ayudar a 3.500 personas y contribuir a mantener 7.000 puestos de trabajo.Otra forma de autoempleoRe-emprender consiste en adquirir un negocio en funcionamiento, de forma que el nuevo propietario pueda continuar con la actividad utilizando todos los recursos de la empresa: empleados, instalaciones, clientes, proveedores, marca, etcétera. Esta fórmula, especialmente válida para microempresas, comercios y autónomos, tiene un impacto inmediato en la economía, pues favorece tanto la transmisión de modelos empresariales de éxito como el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Para el programa Reempresa, iniciado en Cataluña en 2011 y ahora extendido a otras regiones, el objetivo es acabar con los carteles de ‘se traspasa’. “La realidad es que muchos no encuentran a un nuevo dueño a tiempo”, dicen.Más historias exitosas de traspasos* Mozzakimozza es una distribuidora de quesos y embutidos Italianos. La cedente, de 31 años, decidió poner a la venta su empresa para cambiar de vida. Joan Bofill y Ana Llàcer se encargan ahora del negocio, con la ayuda, durante meses, de su predecesora.

* En 2011 Marc Ardanuy, de 25 años, se hizo a través de Reempresa con un quiosco en Lleida por 10.000 euros, cuyo dueño iba a jubilarse. Hoy, Ardanuy ofrece a los vecinos, además de prensa o otros artículos, servicios como la organización de escapadas de fin de semana.

* En 2012 Juan Domingo Ortega Ortega compró Tudespensa.com, un supermercado online fundado en 2005 por los hermanos Gutiérrez y sus socios Víctor Domínguez e Ignacio Rivas. Ortega y su socio Adolfo Gil han modernizado la logística y extendido el servicio de la ‘start up’ a toda la Península.

FUENTE: http://www.expansion.com/