No cabe la menor duda que vivimos tiempos apasionantes, desconcertantes, diferentes, pero sobre todo tiempos de transformación. ¿Qué hay que transformar? La lista sería interminable. Sin duda habría que empezar por la educación… La necesitamos como el comer. Vivimos en una sociedad chabacana, sin gusto, ramplona, dejada… Si echamos un vistazo a la moda… ¿Qué vemos? Jóvenes, y no tan jóvenes, que visten ropas rotas, sucias, sin estética… y lo peor es que las grandes firmas incluyen en sus desfiles y catálogos este tipo de prendas como algo novedoso, atractivo, actual…

La empresa tampoco se libra de la transformación. Hay organizaciones caducas, poco ilusionantes, estancadas, con poca “gracia”, que se creen estar en la “ola”, pero están en las “antípodas”. Necesitan un cambio radical, una metamorfosis. Vemos compañías que se dicen modernas, pero que siguen con procedimientos de tiempos pasados.

Estas organizaciones todavía no han caído en la cuenta de que:

01.- Los clientes son cada vez más exigentes y están mejor preparados.

02.- La competencia es más dura e implacable.

03.- Los mercados avanzan por un mundo globalizado.

04.- Los  productos y servicios son cada vez más difícil de diferenciar.

05.- Las nuevas tecnologías seguirán imparables.

06.- Las estrategias de conquista ya no valen. Ahora hay que ir a estrategias de retención.

07.- Un incremento del 5% en la retención de los mejores clientes supone un incremento de rentabilidad de hasta un 75%.

08.- La verdadera fidelización de los clientes comienza por la propia organización, por las personas que conforman la empresa.

09.- Si entras en una guerra de precios, perderás la batalla.

10.- La velocidad es un factor determinante de primer orden.

11.- Los trabajadores  han dejado de ser “recursos” para pasar a ser “personas”.

12.- La correcta dirección de personas en una empresa no sólo evita la consecución de un producto de inferior calidad, sino que se convierte en el activo intangible capaz de convencer a un consumidor de que compre ese producto y no otro de la competencia.

13.- Los cambios personales periódicos no suelen se frecuentes.

14.- No se puede esperar al fracaso para reaccionar.

15.- Se toman más acciones correctivas que preventivas.

16.- Es necesario inventar un nuevo estilo de liderazgo.

17.- El principio “si está bien no lo toques”, ahora es: “si está bien es una buena base para mejorarlo”

18.- Si no cambias, los elementos de tu éxito inicial serán la semilla de tu propio fracaso.

19.- Salir de la rutina es incómodo, pero es el mejor camino para triunfar.

20.- Mantener un cierto grado de estrés es sano. Tener excesivo es muy malo.

21.- Desaprender es más importante, pero más difícil que aprender.

22.- No se puede no cambiar, pero necesitas un cierto grado de estabilidad.

23.- Sin objetivos es imposible alcanzar la meta.

24.- Cambiar es disponer de una gran dosis de análisis personal.

25.- Si la organización no aporta cosa nuevas, acabara “sentenciada”

26.- Decir que un objetivo estratégico es el “Servicio al Cliente” y ponerle un 902 para atenderle, es una mentira.

28.- Si la única manera de ahorrar costes es reducir personal, no tienes ninguna imaginación.

29.- Si la cultura es de “reunionitis”, estás perdiendo el tiempo.

30.- La conciliación, murió. Hoy hay que enseñar y aplicar el “Arte de vivir”

31.- La comunicación tiene que ser honesta, frecuente, importante y amigable.

32.- Si das confianza a la plantilla, la mayoría te devolverá compromiso.

33.- La cultura de innovación permite que la gente dé lo mejor de sí misma.

34.- La única manera de alcanzar los objetivos de una organización es a través de las personas.

35.- La mente humana es la principal fuente de creación de valor.

36.- Solo habrá buen ambiente cuando cada trabajador esté en el lugar que le corresponde.

37.- Las personas que integran la organización influyen de forma determinante en la percepción que los clientes tienen de la compañía.

38.- Las compañías que tratan de forma honesta a sus empleados se caracterizan por una mayor lealtad de los consumidores, y viceversa.

39.- Los programas de marketing y de RRHH deberán estar en línea con la estrategia de la compañía.

40.- El “Big Data” no es una moda, es una fuente de información de valor incalculable.

Como ves, hay bastante trabajo por hacer. Muchas organizaciones van por muy buen camino. Otras, más de las que podamos imaginar, aun no se han trazado la ruta. Aquí les dejo algunas reflexiones para darle vueltas a la cabeza. Suerte.



fuente: http://jaimepereira.es/40-ideas-para-hacer-el-plan-de-negocios/