Adaptar el currículum hacia la transición de una sociedad sostenible y formar al profesorado en educación ambiental son algunas de las sugerencias que aporta un manifiesto de Ecologistas en Acción

El sistema educativo no está adaptado a los retos que se avecinan para afrontar la crisis climática, según la confederación de grupos ecologistas de España, Ecologistas en Acción. Es por ello que esta organización ha difundido el Manifiesto por una educación que afronte el estado de emergencia climática y planetaria, en el que propone cambios profundos que se deberían realizar en la educación.

“El sistema educativo y el sistema cultural dominante no sólo no están adaptados a los tiempos que se avecinan y a los cambios que se necesitan, sino que nos conducen a más velocidad hacia el colapso”, asegura la organización ecologista, que hace un llamado a las administraciones y a la comunidad educativa para sumarse a las personas, organizaciones, comunidades y alumnado que lucha por que haya un giro radical en la sociedad y la economía actuales. “El sistema educativo, en la parte en la que también puede ser proactivo, no se puede quedar atrás”.

Y es que, según este organismo, la sociedad ha aprendido a producir y consumir más, “a que el desarrollo de los países ricos traerá el de los países empobrecidos, que sólo trabajan quienes tienen empleo y que la tecnología nos traerá las soluciones necesarias. Estos aprendizajes son ahora contraproducentes”.

El texto se ha dado a conocer recientemente en el marco de la celebración del Foro de Educación para la emergencia climática y planetaria, que se ha realizado en la Cumbre Social del Clima, un evento que se ha desarrollado de manera paralela a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019, COP25.
En el documento, la organización ecologista sugiere transformar el sistema educativo poniendo en marcha las siguientes acciones:

1. Adaptar el currículum a la necesaria transición a una sociedad ecológica y justa

Ecologistas en acción asegura que el currículum educativo debería cambiar adecuándose a las necesidades de una sociedad ecológica y justa. Esto significa que se deben revisar en su conjunto las asignaturas y adaptarlas de tal manera que el profesorado y el alumnado puedan desarrollar proyectos específicos relativos a la transición ecológica y a la emergencia climática, y adquieran las competencias que les ayuden a responder a estas.

Para ello, la organización ecologista sugiere que se incorporen en el currículum asignaturas adaptadas a un conocimiento más profundo sobre la sostenibilidad, como “una Física, una Química y una Geografía de la sostenibilidad, una Economía ecológica y de los cuidados, una Historia del territorio, una comprensión del metabolismo de materiales y de la energía, una Biología más centrada en la ecología, una alimentación agroecológica, unas tecnologías compatibles con la sostenibilidad, unas Matemáticas que estudien las cuentas de la tierra y de la equidad, una comunicación de la sostenibilidad y la justicia, una ética social y medioambiental, etc.”, señala el manifiesto.

2. Formar al profesorado para la emergencia climática y la transición ecológica y social

Resulta clave que los docentes estén preparados para educar al alumnado en temas de sostenibilidad, por lo que resulta indispensable que se formen adecuadamente “para la emergencia climática y la transición ecológica y social, tanto en las escuelas de magisterio como en los másteres de capacitación del profesorado o en las carreras que van a impartir docencia”, señala el manifiesto. Asimismo, se debe considerar que estas temáticas ecologistas formen parte de la formación permanente del profesorado y se contemplen como requisito en los sistemas de acceso a la función pública docente.

3. Educar en el territorio: fuera de las aulas

Para entender las consecuencias de la acción humana en el planeta es necesario que el alumnado tenga contacto directo con la naturaleza y la explore, que se eduque en el territorio, es decir, que salga de las aulas y se vincule con el medio ambiente. De esta manera podrá defenderlo y considerarlo “como la base material que sustenta la vida”.

4. Cambiar las infraestructuras educativas hacia la sostenibilidad

Otra de las propuestas del organismo es modificar las propias infraestructuras educativas, así como la accesibilidad a éstas. Esto significa transformar los centros educativos tal manera que sean ecológicamente sostenibles, que permitan el aprendizaje de la sostenibilidad en las propias instalaciones de las escuelas, institutos y universidades, “y sirvan de referencia para el resto de la comunidad”.

5. Desarrollar metodologías inclusivas que favorezcan el aprendizaje colectivo y la solidaridad

El sistema educativo debe poner el énfasis en que el alumnado aprenda y experimente la solidaridad, la organización de la comunidad y la vinculación responsable con el territorio del que depende. También es importante implantar “sistemas de aprendizaje individual y colectivo, para sobrevivir y vivir con dignidad”, señala la organización.

6. Construir soluciones y proyectos educativos que contribuyan a la sostenibilidad

Ecologistas en acción sugiere también que entre las administraciones y los propios centros se construyan y promuevan soluciones prácticas que contribuyan a que el sistema educativo y sus actores sean más sostenibles. Algunas de ellas serían “implantar comedores ecológicos y amables con la naturaleza, la movilidad sostenible en torno a los centros educativos y formativos, los huertos escolares, los proyectos de rehabilitación ecológica del territorio, el abastecimiento de productos ecológicos y locales, la articulación de redes vecinales y comunitarias, entre otros”.

7. Facilitar la creación y distribución de materiales didácticos centrados en cómo realizar la transición ecológica

Para que el profesorado y la comunidad educativa puedan preparar al alumnado hacia la sostenibilidad, se requiere que se desarrollen y se difundan entre los docentes materiales y recursos centrados en la transición ecológica.

8. Denunciar las falsas soluciones e implicar a toda la comunidad educativa

Ecologistas en acción considera que es necesario comprender desde el sistema educativo la magnitud de la emergencia climática y que los verdaderos responsables de esta son: “las políticas de extracción-producción-distribución- consumo-desecho, el agronegocio, la hipermovilidad motorizada, las reglas del mercado, los intereses de las grandes corporaciones, los grandes medios de comunicación y las formas de vida insostenibles”.
Por ello, se requiere denunciar las falsas soluciones a la crisis climática y “del ‘lavado verde’ que acaban siendo más despilfarro de energía y de materiales y más desigualdades sociales”, sostiene la organización.

Asimismo, el manifiesto afirma que el cambio de rumbo hacia una sociedad más sostenible requiere de la implicación de toda la comunidad educativa y en todas las etapas “desde la Educación Infantil hasta la Universidad, incluyendo la Formación Profesional”. También hay que establecer sinergias con la educación no formal (asociaciones, colectivos comprometidos con el cambio social) y en especial con la educación ambiental, aprovechando y dinamizando su red de equipamientos y recursos.

El cambio educativo también debe implicar un cambio cultural, en el que los medios de comunicación, los agentes de creación de opinión, las comunidades educativas, las instituciones y los movimientos sociales, tienen un papel primordial. Todos ellos, asegura el manifiesto, deben tomar conciencia de que hay una emergencia climática, social y ecológica.


FUENTE: EDUCAWEB

VER + EN: https://www.educaweb.com/noticia/2019/12/16/8-propuestas-afrontar-emergencia-climatica-educacion-19028/


 


 

Si te parece útil, puedes DIFUNDIR en tus Redes Sociales. Gracias!