ENAMORA A TU AUDIENCIA EN LOS PRIMEROS TREINTA SEGUNDOS
Carter recomienda hacerlo en los primeros diecisiete, pero, sinceramente, creo que el número exacto no es lo relevante. Es fundamental, sin embargo, recordar que tu audiencia empezará a juzgarte en su fuero interno en el mismo segundo en que pones pie en el escenario. Tomarán como referencia elementos que quizá tú consideres intrascendentes, como tu pelo, tu vestimenta, tu sexo o tu edad. Pero el hecho es que te evaluarán para decidir rápidamente si convendrá seguir escuchándote o si, por el contrario, les resultará más útil ponerse a responder correos electrónicos.

¿Qué puedes hacer para enamorarlos? Hay muchas opciones. Aparte de presentar un aspecto adecuado (recuerda que también comunicas con tu vestimenta), puedes comenzar tu presentación con cualquiera de las aperturas que recomendamos en nuestros libros y cursos, a saber: una pregunta cautivadora, una anécdota e, incluso, un toque de humor a costa de ti mismo; identifica un rasgo personal que pueda resultar curioso o llamativo para tu audiencia, y ríete de él nada más empezar. Pocas cosas son tan eficaces como esta clase de humor para conectar con la audiencia desde el primer minuto.

ELABORA UNA LISTA DE TUS LOGROS
Este será el primer paso para desarrollar el contenido de tu presentación motivacional. ¿Qué has logrado a lo largo de tu vida? No descartes nada. Remóntate a tu infancia, a tu adolescencia, a tu primer empleo, da igual. Aunque puedan ser hechos que te parezcan irrelevantes, quizá no lo sean para tu audiencia. Por ahora, sólo haz una lista.

DESCRIBE LOS PUNTOS DE PARTIDA
Junto a cada uno de tus logros, anota cuál fue la situación de partida que te llevó a actuar. No escatimes en detalles. ¿Por qué decidiste cambiar? ¿Por qué diste el primer paso en la nueva dirección? ¿Tenías un problema de salud? ¿Sufrías una inseguridad que te paralizaba? ¿Vivías en casa de tus padres sin oficio ni beneficio?

EXPLICA CÓMO PASASTE DE LA INSATISFACCIÓN AL LOGRO
Describe ese viaje personal que te llevó desde una situación negativa que querías abandonar, a triunfar sobre las circunstancias y alcanzar lo que te habías propuesto.

EXPLICA TRES COSAS QUE HICISTE (Y QUE MUCHOS NO HABRÍAN HECHO)
Si sigues este blog, ya sabrás que los números mágicos son el tres y el cuatro. Al hablar en público, menos es más. Más vale contar bien pocas cosas que contar muchas deprisa y corriendo. Elige tres cosas que te ayudaron decisivamente a alcanzar tu objetivo. Procura que sean cosas extraordinarias, fuera de lo normal; el tipo de cosas que no todo el mundo se atrevería a hacer.

ETIQUÉTALAS
Pon un nombre a cada una de esas cosas. Quizá, refiérete a ellas como pasos en un proceso de tres etapas. Plantéalas como si se tratase de una fórmula, de una secuencia que también podría funcionar para otras personas. A los oyentes les encantan las «fórmulas mágicas». Son la clase de cosas que todo el mundo anota y difunde en redes sociales. Nos gustan las «palabras mágicas». Tómate tu tiempo y encuentra la mejor forma de sintetizar en una o dos palabras lo que hiciste. Después, utilízalas para confeccionar mensajes memorables que tu público quiera recordar y compartir.


FUENTE: EL ARTE DE PRESENTAR

VER + EN: https://www.elartedepresentar.com/2018/07/como-crear-tu-propia-charla-motivacional-en-6-sencillos-pasos/