Las personas se apresuran a compartir sus historias de éxito. Pero lo que seguro que no conoces son las cosas menos “glamurosas” que implica el hecho de emprender.

La gente a menudo comenta que si haces durar tu negocio más de cinco años, estás por encima de lo que dice la estadística. Pero lo que esta gente no suele compartir contigo son las casas que suceden durante los primeros cinco años.

Estoy aquí para explicaros sobre las dificultades personales que probablemente te enfrentarás cuando inicies tu propio negocio. Si alguien me lo hubiera contado antes, seguro que podría haber evitado algunas lágrimas y alguna arruga temprana. Estos consejos provienen directamente de mis experiencias personales tras haber iniciado varias compañías en los últimos años:

1. Estarás solo

Independientemente de si vas a tener un socio, será solitario. Tus horas se convertirán en horas no tradicionales. Puede que estés trabajando fuera de tu casa o en una oficina pequeña y  centrarás toda tu atención en el trabajo. Ninguno de estos factores te permitirá tener una gran vida social. Has de darte cuenta de que esta etapa es temporal y trata de pasar tiempo con personas que hayan estado en esta situación anteriormente. Pueden demostrarte que es mejor y ayudarte a llevar tu mente fuera del trabajo.

2. Los partnerships son difíciles

El hecho de que sois los “mejores amigos” o tenéis “habilidades opuestas” no significa que vayas a tener los socios de trabajo ideales. (¡Yo trabajo con mi hermano gemelo, que necesita su propio libro guía!) Al final del día, trata los acuerdos de colaboración con el respeto que le darías a una asociación romántica. También considera un “acuerdo prenupcial.” Este debe ser un acuerdo en la forma de operar. Por encima de todo, has de ser cauteloso antes de comprometerte con un socio de negocios. En el futuro no querrás gastar tu tiempo valioso, energía y dinero de la empresa para romper la alianza más tarde.

3. Vas a ser pobre durante un tiempo

A menos que tengas una cuenta de ahorros enorme o un socio rico, hay muchas posibilidades de que estés malviviendo durante un tiempo. A la larga, esto te ayudará a tomar las decisiones financieras de forma inteligente. Pero mientras estés en esta situación, no te será fácil. Te darás cuenta de que no podrás ir a cenar con tus amigos, tomarte unas vacaciones o ir de compras. Incluso tendrás que cancelar tu cuota en el gimnasio y suscripciones a revistas (yo lo hice). Todo esto es un gran campo de entrenamiento para cuando hagas dinero. Espero que recuerdes estos tiempos difíciles y seas cuidadoso con tus ganancias.

4. Es mucho menos sexy de lo que crees.

Vemos una gran cantidad de imágenes fantásticos emprendedores que se han hecho grandes. La mayoría de estas celebridades han pasado por tiempos difíciles, pero no tienen la oportunidad de hablar sobre ello en los medios de comunicación o no quieren que sepamos los obstáculos que tuvieron que superar.

5. Dudarás de tus habilidades

Tu negocio será un desafío. Te enfrentarás a bifurcaciones en el camino que nunca podrías haber predicho. Cuando pierdas el primer (o el décimo) gran cliente, o que tus empleados te abandonen, o te divorcies de tu pareja o no puedas conseguir financiación, es probable que empieces a dudar de ti mismo. En última instancia, tienes que ser tu mayor animador.

6. Pensarás que eres la única persona que está pasando por esto

Déjame ser el primero en asegurarte que muchos ya han pasado por esto antes. Muchos de ellos han fracasado. Espero que regresaran y volvieran a intentarlo con algo nuevo. Muchos han tenido éxito, también. Nada de esto importa si no trabajas duro para ello, por lo que hay que mantenerse en movimiento y tirar hacia adelante y encontrar a alguien que sea más experimentado en el negocio para que sea tu mentor.

7. Llorarás

La gente a menudo compara su negocio con los niños. Cuando tu bebé tiene un buen día o un mal día, puede ser que te encuentres llorando. Está bien. Siéntelo y continua adelante.

8. Nunca sabes a qué atenerte

Piensa en la vida de tu negocio como si fuera el mercado de valores. Habrá altibajos, pero con la esperanza de que tenga una trayectoria ascendente positiva con el tiempo. Aborda los problemas, haz un plan y ejecútalo. Napoleón Hill dijo una vez: “La mayoría de las grandes personas han alcanzado su mayor éxito dando un paso más después de su mayor fracaso.” No tengas miedo de dar el siguiente paso.

9. Los errores son inevitables

Si tienes miedo a los errores, nunca vas a progresar. Haz tu mejor esfuerzo en confiar en tu instinto, en pedir orientación a fuentes de confianza cuando lo necesites y mantenerte en movimiento. No cometas el error de la inactividad.

10. Te sentirás a veces desorientado

Es imposible que sepas todo acerca de tu negocio. Cuando tienes contabilidad, informática, temas legales u otras preguntas inevitables, obtén referencias de expertos de confianza de la gente de tu red.

11. No te compares

Es natural querer comparar el éxito con otros negocios. Ten cuidado al hacer esto. Independientemente de lo exitosos que sean, no pierdas energía en comparar.

12. Puede que no funcione en absoluto

Hay una gran posibilidad de que tu empresa pueda fallar. Esto es simplemente una realidad estadística. Si no tienes miedo a fracasar, sigue adelante. Si es así, puedes desear reconsiderar el autoempleo.

13. Las palabras de lujo pueden encubrir los verdaderos problemas

La gente tiende a inventar palabras de moda para encubrir problemas inevitables. Si te enfrentas a un problema, pivota. Siempre es bueno tener una actitud positiva. Pero no dejes que la capacidad que tienen las personas de pasar por alto sus problemas hagan que te sientas desmoralizado porque usan palabras elegantes para ocultar los suyos.

14. Vas a tener miedo de no ser capaz de pagar tus cuentas (de negocios y personales)

 ¿Alguna vez has sentido miedo de perder tu nómina? Mientras estás tomando decisiones financieras inteligentes en línea con tus previsiones e ingresos actuales, tienes que empujar estos miedos a un lado y seguir vendiendo. Esta es la única forma de pagar estas facturas, después de todo.

15. Tu familia y amigos pueden dudar de ti

Te estaría mintiendo si te dijera que nunca recibí una llamada de un amigo cercano o de un familiar preguntándome “con amor” si estaba seguro de que estaba haciendo lo correcto. Si no eres lo suficientemente fuerte como para creer en ti mismo y en tus ideas cuando estas críticas constructivas se crucen en tu camino, puede ser que debas reconsiderar tu elección.

16. Ya no trabajarás más de 9 a 5

Si lo que estás buscando es la libertad del tiempo trabajando para uno mismo lo más probable es que no sea el caso en las primeras etapas.

17. Di adiós a una buena noche de sueño

Vas a estar pensando en tu negocio todo el tiempo. Se reducirán tus horas de sueño, el relajarse y disfrutar con tus amigos y seres queridos. Me gustaría enviarme a mí mismo correos electrónicos o escribir notas en mi mesita de noche para que pueda conseguir sacar fuera de mi cerebro la vorágine de pensamientos y conseguir dormir lo que necesito.

18. Si lo construyes, es posible que no vengan

Este es el pecado capital de los minoristas y de las tiendas de comercio electrónico que crean una tienda y esperan a que la gente encuentre la puerta o encuentre el sitio. Tienes que tener un plan de marketing y ejecutarlo todos los días para asegurarte de que los clientes te están encontrando.

19. No se puede tener negro sin blanco

Sin lo malo, es difícil apreciar lo bueno. Toma los momentos duros y recuérdalos en los buenos momentos. Te ayudará a tener perspectiva y estar agradecido por los éxitos, sean grandes o pequeños.

20. No hay nada como el éxito de la noche

No importa cómo lo enmarques, se necesitan años de duro trabajo para convertirse en un “éxito de la noche.” El hecho de que el negocio de alguien fuera vendido en dos años de existencia por mil millones de dólares no significa que fuera un camino fácil.

Si no te da miedo, felicidades: Lo más probable es que estés destinado a ser emprendedor. Sólo acuérdate de devolver los favores a otros emprendedores y compartir con ellos tus historias.

FUENTE: eureka-startups.com