¿Qué datos personales pongo en el Currículum Vitae?.

Continuando por la línea de la elaboración del Curriculum Vitae, mi post de hoy lo voy a dedicar a la elaboración del apartado de los datos personales, que generalmente suele estar en el encabezado del Curriculum Vitae.



¿Por qué asocio un encabezado con los datos personales?

Lo hago porque éstos deben de ir colocados ahí: ser visibles, localizables a simple vista y muy fácil de encontrar para el reclutador.

¿Cómo debe ser un encabezado? 
 

  • Debe de llamar la atención y destacar por encima del resto de apartados.
  • Debe ser claro y fácil de leer.
  • Puedes incluir una letra bonita y diferente al cuerpo del CV porque la intención es que resalte y resulte atractivo.
  • Si  incluyes iconos para indicar “el teléfono”, “la dirección” o la “dirección de Linkedin” queda más ligero y muy elegante. Hay muchas webs donde te puedes descargar iconos gratis; una de ellas es www.flaticon.es (puedes pinchar aquí para acceder a los iconos aptos para el CV).
  • Hay personas que optan por ser originales y lo cambian de sitio para hacerlo más llamativo. Suelen ser profesionales donde la creatividad juega un papel importante.

¿Qué entendemos por datos personales?.

Son los datos referentes a nuestra identidad.

Tradicionalmente, se incorporaban excesivos datos, algunos referentes a la vida personal e información confidencial  que podía provocar el descarte de la candidatura por prejuicios o estereotipos.

En la actualidad, algunas personas siguen incluyendo datos en exceso u omiten otros que podrían serles  de mucha utilidad, por lo que el objetivo de este post será analizar la información que aporta cada uno de los datos y, ayudarte a decidir, si son indispensables o prescindibles en tu CV.


CARACTERÍSTICAS DE LOS DATOS PERSONALES.

Nombre y apellidos.

Es el dato personal indispensable y, lógicamente, esencial.

Hace unos años, existía la tendencia de colocar en el encabezado “Curriculum Vitae” en una letra enorme y llamativa. El nombre se colocaba debajo en mismo el tamaño de letra del texto y muchas veces pasaba muy desapercibido.

Este es un error que se comete cada vez menos. No hace falta indicar qué tipo de documento es porque la propia estructura nos  indica que es un CV.

En lugar de eso, el nombre puede estar en una fuente diferente al cuerpo del documento y con un tamaño superior, que resalte. El tamaño es libre y hay que elegirlo para que sobresalga, pero que no quede exagerado.

 

Puesto de trabajo.

 
Si se desea, se puede incluir  debajo (o al lado) del “nombre y apellidos”, porque puede ser un reclamo para  empleos técnicos, especializados o de dirección.

Teléfono.

Es imprescindible indicar el teléfono móvil personal.

No hace falta indicar varios teléfonos y, bajo ningún concepto, hay que indicar teléfonos que sean de otras personas de nuestro entorno (os lo digo desde la experiencia orientadora…).

Correo electrónico.

Es imprescindible. Como orientadora, siempre he recomendado que se utilice un mail exclusivo para buscar empleo (para enviar candidaturas, utilizar en bolsas de empleo o en las webs de algunas empresas que lo piden) y que éste sea profesional.

En ocasiones me he encontrado con mails como: patri_bonita@xmail.com,
pepitoperez@xmail.com,
angel_realmadrid@xmail.com,
chelo1971@xmail.com,
elargentinitoangel@xmail.com

Estos correos están muy bien para enviar correos personales (a los amigos o a la familia), pero si sólo tienes uno así, es recomendable que crees uno nuevo exclusivo para el entorno laboral, que tenga un aspecto más profesional y que tenga relación con tu nombre.

Un ejemplo sería “Maria José Pérez García”, que es un nombre muy común, puede buscar combinaciones como:
mjosepg@xmail.com,
mariajoseperezg@xmail.com,
mariaj.perezg@xmail.com,
mj_perezgar@xmail.com,
mj.garcia.perez@xmail.com,
maria.j.prz.gcia@xmail.com.

Como ves, se pueden hacer múltiples combinaciones en diferentes servidores de correo (MSN, gmail, yahoo…), evitando siempre: motes, años de nacimiento, equipos de futbol, etc. para no dar información que te pueda descartar directamente.

Foto.

La foto es un dato que suele generar controversia.
Muchos profesionales piensan que es un dato imprescindible para poder asociar el contenido del documento con una cara y para facilitar al reclutador identificar al candidato.

Otros profesionales no recomiendan poner foto, para priorizar la experiencia a la apariencia física.

Yo pienso que, en la actualidad, nuestra imagen también es “digital” y si pones foto es más fácil que asocien ambas imágenes.

Puedes decidir  no poner foto en el CV, pero creo necesario incluir tu foto en:

  • El perfil del correo electrónico (así podrán verte si envías un correo).
  • El perfil de LinkedIN.
  • Tu tarjeta de visita virtual.
 

Dirección o lugar de residencia.

Hay personas que indican su dirección y hasta el número de piso. En mi opinión es un dato confidencial que no deberías poner.

Puedes indicar el municipio dónde vives, pero si estas disponible para desplazarte a cualquier punto, no hace falta indicar nada. Por ejemplo: si vives en la periferia y no tienes vehículo,  te puede interesar indicar tu municipio, si ves que puedes invertir mucho tiempo para desplazarte a algunos puntos de tu Comunidad.

Lugar de nacimiento.

Es un dato confidencial que no indicaría.
Existe una excepción que tiene que ver con los idiomas. Podría  ser de ayuda para alguien que se llame “Antonia Pérez” y haya nacido en “Alemania” (ya que con ese dato puede indicar que su nivel de alemán es nativo, aunque también lo indique en el apartado de idiomas).

Fecha de nacimiento.

Es otro dato confidencial y, especialmente, delicado, ya que la edad no debería ser la condición por la que se descarte a los candidatos. 

Nunca lo indicaría a menos que la “oferta” o “el tipo de trabajo” a la que te vas a presentar, la edad sea una clara ventaja (por ejemplo, en una oferta donde especifiquen la edad).

Estado civil o número de hijos.

Afortunadamente es un dato que ya no aparece. Es confidencial y nunca debería de estar presente, ni en el documento ni en ninguna de las fases del proceso de selección.

Links a: redes sociales, página web o a tarjetas de visita virtual.

Es un dato imprescindible, a día de hoy, y con la entrada de las nuevas tecnologías.

Hay personas que tienen un nivel avanzado e incluyen el enlace a su web o a su blog.

Si no los tienes, el enlace debería de ser a LinkedIn  para que permita el acceso a más información profesional.

En mi opinión, el enlace lo haría a una tarjeta de visita virtual para enlazar perfiles sociales. En esta tarjeta te recomendaría incluir una foto, si no lo has hecho en el CV vitae.

En la actualidad, la tarjeta de visita virtual es tan fácil de hacer y tan estética, que la recomiendo en todos los casos porque nos permite ampliar información y añadir un link de todas las redes sociales que utilicemos de forma profesional.
Haré una descripción más detallada de ella en mi próximo post.

Permisos especiales.

En algunas posiciones son muy útiles determinados carnets especiales como son los de: “transportes”, “conducción de vehículos especiales”, o “de manipulación”, que puede ser interesante que incluyas por su exclusividad.
En estos casos, es conveniente darle un espacio en este apartado.

También hay puestos dónde conducir y tener vehículo propio es indispensable, por lo que también debe de incluirse aquí.

En resumen, estos son los datos personales  que suelen aparecer en el CV. 
Tú tienes que valorar qué datos te pueden beneficiar hacerlos más visibles.

Los datos mínimos e indispensables serían los de contacto: nombre completo, teléfono y correo electrónico.


PUEDES VER SU PERFIL DE LINKEDIN: https://www.linkedin.com/in/heidimorap/

FUENTE: EL BLOG DE HEIDI MORA 

VER + EN: https://heidimorap.blogspot.com/2018/04/que-datos-personales-pongo-en-el.html