• ¿Crees que existe el trabajo ideal? Quizá no sea de este mundo

  • No te hagas ilusiones… El trabajo ideal no existe

  • Por qué decir ‘no’ a un trabajo que estabas a punto de aceptar

No caigas en la frustración ni te dejes llevar por el pesimismo. Por muy hastiado que estés de tu trabajo, hay motivos para la esperanza. Precisamente la aparición de nuevas profesiones casi cada día en un entorno laboral de incertidumbre es una fuente de oportunidad para que aparezca la posición soñada o el empleo en el que por fin encajas. Pero debes estar preparado para ese momento.

La incertidumbre que genera un mercado laboral en constante transformación, en el que surgen nuevas profesiones y mueren otras a un ritmo vertiginoso, podría ser una oportunidad: en ese entorno de cambio podría llegarte el trabajo de tu vida. Aquello que sabes hacer y de verdad te gusta, convertido en una nueva necesidad, valorado por los empleadores… No importa el tiempo ni la edad. En cualquier momento puede llegar. Lo que no puedes hacer es quedarte parado esperando a que suceda. Igual que la inspiración debe pillarte trabajando, esa oportunidad laboral ha de pillarte preparado para responder a sus exigencias.

Silvia Leal, asesora de la Comisión Europea y directora académica en IE Business School, recuerda un estudio de la Universidad de Oxford realizado por Michael Osborne y Carl Frey que analiza más de 700 trabajos actuales, y concluye que el 47% de los empleos pueden considerarse de alto riesgo de ser automatizados en los próximos 10 o 20 años.

No dejes nunca de buscar trabajo, como si fuera el primero, como si estuvieras en el mercado

Leal explica que casi la mitad de las profesiones que hoy conocemos desaparecerán, pero las que se mantengan cambiarán radicalmente. Por eso cree que “si hay una renovación de estas profesiones, mucha gente que no tuvo la oportunidad de estudiar una carrera o de dedicarse a una actividad, tendrá una segunda oportunidad por caminos formativos y profesionales diferentes a los tradicionales”.

Montse Ventosa, socia directora de Grow, añade que “no sólo desaparecen profesiones de toda la vida, y emergen otras nuevas sino que el mismo concepto de trabajo cambia. En nuestro país, uno de los lastres del crecimiento tal vez sea la creencia limitante de que hay que tener un empleo para toda la vida. No hay nada peor que estar en un trabajo en el que ya no se aprende, y en el que uno se apalanca en la zona de confort. La posibilidad de tener diferentes ocupaciones en distintas empresas, lejos de ser algo malo para el currículo, está siendo cada vez más valorado, al fomentar la capacidad de adaptación, y empuja el crecimiento de las personas al estimular su capacidad de aprendizaje”.

Para Leal, la formación ofrecida hoy a los profesionales que apuestan por reciclarse no está adaptada a los nuevos tiempos. Aporta para ello cifras procedentes del informe New curricula for e-leadership skills, de la Comisión Europea, que muestra que de 1.091 programas analizados, tan solo 21 cumplían los requisitos de empleabilidad. La experta concluye que “en 2020 tendremos una escasez de más de 825.000 profesionales del sector de las nuevas tecnologías en Europa”.

Segunda oportunidad

Leal insiste en que se abren segundas oportunidades para aquellos que no han tenido la opción de estudiar una carrera universitaria y están preparados para ciertos puestos y perfiles profesionales: “Las tecnologías ofrecen puestos de trabajo especializados que requieren formación concreta. Se abren nuevos huecos y posiciones por efecto de un proceso de renovación natural. Cada vez más candidatos pueden dirigir su formación hacia ámbitos complementarios, y se presentan muchas oportunidades para aquellos que quieran completar su desarrollo. Así, un médico que no pudo ejercer en su día ahora puede especializarse en una nueva actividad, como puede ser la impresión de órganos. Valen las segundas oportunidades, pero podrás ejercer en aquello que estudiaste si te posicionas entre los mejores, entre aquellos que están tuneados”.

No sólo desaparecen profesiones de siempre y emergen otras… El concepto de trabajo cambia

Según Nekane Rodríguez, directora general de Lee Hecht Harrison, “lo más complicado es cómo mantener la motivación y que sigas pensando que esa oportunidad ideal llegará finalmente”. Se refiere a la importancia que tiene estar a la vanguardia de las tendencias (analizando las profesiones emergentes y los pronósticos del mercado que nos ofrecen datos objetivos que hablan de nuevas oportunidades profesionales); saber lo que quieres e imaginar tu vida con 50 años cuando tienes 20; y reflexionar acerca de tu futuro laboral.

Preguntarse qué estaremos haciendo dentro de cinco años resulta fundamental. Es evidente que la incertidumbre y las dudas acerca de tu carrera profesional en el próximo lustro tienen consecuencias en tu vida profesional. Estar seguro de lo que harás dentro de cinco años es una ventaja competitiva clara en el mundo laboral cambiante.

Parece claro que conocer ese futuro es una ventaja, porque de este modo desarrollamos nuevos conocimientos y competencias encaminados a acercarnos donde queremos llegar. No sabemos cómo van a cambiar las posiciones ni cuáles serán éstas. Las empresas adecuan sus necesidades cada día para ser competitivas y, por tanto, debemos ser conscientes de que tenemos que ser muy flexibles… Y formarnos.

Ovidio Peñalver, socio director de Isavia, opina que “aunque es difícil, nunca es tarde para cambiar y conseguir ese trabajo soñado. Los empleos se transforman y el ideal puede llegar, porque quizá hay uno que ni siquiera está inventado. Busca y trata de estar preparado para cuando llegue. En esa búsqueda, debes centrarte en algo que esté basado en tus fortalezas; con lo que vibres”.

La incertidumbre convertida en oportunidad lleva a Peñalver a recordar que incluso la crisis ayudó a mucha gente a encontrar su vocación. Para muchos profesionales, lo mejor que pudo pasar es que les despidieran o jubilaran, porque eso supuso un cambio radical en su manera de vivir, y un nuevo trampolín para una nueva carrera reinventada.

Nekane Rodríguez añade que, en ocasiones “no se trata tanto de reinventarse como de saber qué quieres dejar, continuar y maximizar. Cómo quieres continuar tu carrera; qué te gustaría hacer si tuvieras otro jefe, en otro sector; qué te falta para poder hacer todo eso (en términos de formación o de nivel económico). Y tendrás que moverte en esa dirección, buscando otro trabajo, o emprendiendo”. Se refiere asimismo a la necesidad de “analizar dónde quieres aportar más valor; qué quieres hacer; qué pretendes maximizar… Porque puedes querer maximizar incluso algo dentro de la compañía en la que ya trabajas. Si es así, habla con tu jefe; haz otro tipo de cosas; plantéate tener otro tipo de carrera”.

Montse Ventosa concluye que “el trabajo perfecto no existe. El que es perfecto para ti sí existe, pero no está creado. Tú debes generarlo a tu medida”.

Ventosa ofrece algunos consejos para conseguir esa excelencia: lo primero es dedicar tiempo de calidad para preguntarse qué significa para uno el trabajo, qué se pretende conseguir, dónde se quiere llegar, qué papel juega en nuestra vida, en comparación con otros aspectos.

Recomienda no ser absoluto: “El trabajo ideal para ti es relativo y depende del contexto. No tengas una visión de blanco o negro, sino más gris, más relativa, y no te preguntes solamente qué te va a aportar a esa actividad, sino qué vas a aportar tú”.

Otro consejo de Ventosa es “pensar en positivo y evitar las etiquetas que te limiten. No te dejes seducir por las apariencias (unas oficinas estupendas y modernas). Busca más allá y fíjate en lo que de verdad importa: la cultura, los compañeros, el trabajo en equipo, los jefes; la comunicación; la confianza; o tu función. Y no dejes nunca de buscar trabajo, como si fuera el primero, como si estuvieras en el mercado”.

El nuevo empleo para los sénior

Hoy las oportunidades para los solicitantes de empleo mayores son menos sombrías que en el pasado para la llamada ‘Generación U’, los ‘Unretired’, que no se jubilan porque no pueden, o porque no quieren. Un estudio del Boston College sobre las nuevas oportunidades laborales para los senior explica que “las políticas tradicionales de personal cambian en una economía basada en el conocimiento. A esto se añade que el envejecimiento de la población también afecta a los entrevistadores. Así, los solicitantes de empleo que pertenecen a la generación de los ‘Baby Boomer’ son evaluados por reclutadores más senior, que tienden a dar un valor mayor a las capacidades de las generaciones mayores”. La investigación del Boston College confirma además que las oportunidades laborales para los candidatos de 50 o más años empiezan a ser razonablemente similares a las oportunidades que se encuentran aquellos que buscan su primer empleo. También ‘The Wall Street Journal’ citaba recientemente otro estudio de la Harvard Medical School que concluye que “los profesionales sénior con formación y experiencia son más competitivos para buenos empleos, especialmente por su experiencia” El análisis de la Universidad de Harvard insiste en que, “simplemente, cuando hay escasez de profesionales cualificados, son los senior con experiencia quienes obtienen empleo”. La conclusión es que los senior ya no deben esperar sólo ‘trabajos para mayores’, que están mal pagados y que no requieren demasiada formación. Ahora se exige y se valora la experiencia, y la retribución de esos ‘trabajos para mayores’ tiende a equilibrarse con los de las demás generaciones.


AUTOR:  TINO FERNÁNDEZ  @tinofernandez

FUENTE: EXPANSIÓN

VER + EN: http://www.expansion.com/emprendedores-empleo/empleo/2016/12/12/584ef664ca474167728b4656.html