El Programa PICE de la Cámara de Comercio de España, cofinanciado por el Fondo Social Europeo, ayuda a la inserción laboral de los jóvenes entre 16 y 29 años mediante formación y prácticas remuneradas en el extranjero.
La historia personal de Andrea, Ricardo y Carlos tiene un denominador común: el de tres jóvenes que, pese a las dificultades que supone asomar la cabeza al mercado laboral, nunca se dieron por vencidos. Gracias a su tesón y a la ayuda de la Cámara de Comercio de España, los tres consiguieron romper un muro casi inaccesible al acceder a su primer trabajo.
En estas tres historias con final feliz ha jugado un papel fundamental el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE) que la Cámara de España desarrolla a través de las cámaras de comercio territoriales. Enmarcado dentro del Sistema Nacional de Garantía Juvenil (SNGJ), su objetivo es favorecer la inserción laboral de los jóvenes entre 16 y 29 años a través de la formación específica y becas remuneradas.
A los 24 años, y recién licenciada en Administración de Empresas, Andrea Castro decidió completar su formación con cursos especializados en banca. Pese a su buen currículum académico, Andrea apenas encontraba ofertas de trabajo. Pero no desistió. “A base de buscar y buscar”, recuerda, dio con el Programa PICE que ofrecía la Cámara de Comercio de A Coruña. “Me inscribí al Plan de Capacitación, y durante dos meses recibí cursos de inglés y me enseñaron a afrontar con garantías un proceso de selección”, explica Andrea.
El Plan de Capacitación es una de las dos patas que forman el Programa PICE, y su objetivo es facilitar orientación y formación para que los jóvenes desarrollen sus habilidades profesionales. En una primera fase (Formación Troncal), el alumno trabaja la adquisición de competencias básicas como idiomas, habilidades personales y competencias digitales. En la segunda fase se ofrece una Formación Específica, adaptada al perfil profesional del joven, que le ayuda a insertarse en el mercado de trabajo.
Al poco tiempo de cursar la Formación Troncal, la Cámara de Comercio llamó a Andrea para comunicarle que una empresa quería contactar con ella. De aquello hace tres años y medio. Desde entonces, trabaja en Transportes Marítimos y Fluviales, y está encantada con su puesto trabajo. “El Plan de Capacitación me ayudó a encontrar un empleo en mi ámbito. Mi experiencia fue muy positiva porque me ayudó a cumplir un sueño”, admite.
Algo parecido le ocurrió a Ricardo Jorge Nascimiento, de origen portugués y residente en Badajoz desde hace 18 años. A finales de 2016, Ricardo se enteró, a través de la Junta de Extremadura, del Plan de Capacitación que ofrecía la Cámara de Comercio de Badajoz. Realizó la Formación Específica de Monitor Polivalente de gimnasio y, desde entonces, trabaja en el sector. Lo mismo le pasó a su hermano Bruno. “Aquellos cursos fueron muy útiles, porque en nuestro campo hay mucho intrusismo y nos sirvieron para abrirnos paso en el mundo laboral. Desde hace más de un año tenemos un contrato de trabajo en dos gimnasios y estamos muy contentos”, apunta Ricardo.

Prácticas en el extranjero con el Plan de Movilidad

El Programa PICE también brinda a los jóvenes que lo soliciten y superen los requisitos exigidos la posibilidad de realizar prácticas remuneradas y de trabajar durante una temporada en países de la Unión Europea a través del Plan de Movilidad. La Cámara de Comercio imparte, como complemento a la estancia en el extranjero, una formación en competencias lingüísticas y profesionales, así como talleres formativos y Ferias de Movilidad, en las que se realizan actividades de networking con empresas.
El pasado mes de septiembre, Carlos Redondo regresó a su ciudad, Granada, después de tres meses de prácticas en una empresa de diseño y animación digital en Alemania. La Cámara de Comercio de Granada le gestionó las prácticas y la estancia en el extranjero, y le proporcionó una ayuda de 2.300 euros.
“Tenía claro que quería salir de España y completar mi formación en otro país, y me enteré de las posibilidades que ofrecía el Plan de Movilidad”, cuenta. Tras superar una serie de pruebas y facilitar su perfil profesional, la Cámara de Granada contactó con Carlos. Una empresa estaba muy interesada en él. La entrevista de trabajo fue bien y este joven puso rumbo a Karlsruhe. La experiencia fue muy positiva. “Mi idea es volver a Alemania. Al acabar las prácticas me ofrecieron la posibilidad de seguir allí pero preferí volver a Granada para terminar mis estudios en 3D. Quiero especializarme en rigging“, explica.
Según los datos disponibles del Programa PICE hasta el 30 septiembre, la comunidad autónoma donde más inserciones laborales ha habido es la Comunidad Valenciana (866), seguida de Andalucía (671) y Madrid (351). Un total de 3.594 jóvenes entre 16 y 29 años han conseguido empleo gracias a este programa en los nueve primeros meses de 2018.
Los requisitos para poder optar al Programa PICE son:
  • tener la nacionalidad española o ser ciudadano de la UE o de los Estados que forman parte del Acuerdo Económico Europeo o Suiza, o personas que se encuentren en España en ejercicio de la libre circulación y residencia
  • tener entre 16 y 29 años de edad
  • estar empadronado en España
  • no haber trabajado ni haber recibido acciones educativas en el día natural anterior a la fecha de presentación de la solicitud
Si quieres más información sobre el Programa Integral de Cualificación y Empleo, pincha aquí.

Fuentes: APRODEL Y  elpais.com